Italia - Día 3 (16/07/15)

jueves, julio 16, 2015

Hoy me despierto a las 9:00. Ducha y para el Crotto. Ahí ya está Ale en plena actividad cocinando...


...y Katia que se va a hacer la compra. Katia me encargó ayer que recogiera los "cornetti" (judías verdes) del huerto. Ale me pide también que recoja unas hojas que llama "cicorino" y que gracias a Google averiguo que es achicoria. Lo usan para ensalada.

Antes de ir al huerto, Stefano me pide si le puedo ayudar a bajar unas sillas de su desván. Aprovecho para tirar algunas fotos.



Al lado de se casa descubro un árbol de kiwis!


Finalmente voy al huerto, que tienen cubierto para protegerlo de los granizos...



...y me pongo a recoger en plan granjero.


Recojo la achicoria y una buena cosecha de judías verdes.



Sobre las 13h Ale cocina algo de pasta con tomate y nos sentamos a comer.


Después de la sobremesa Ale me anima a cruzar el lago hasta Moltrasio, así que emprendo el camino de bajada hasta Torno. Está vez cojo bien el sendero.


Aprovecho para hacer las mismas fotos que hice en Febrero...









Llego a Torno y doy una vuelta. Paso por la iglesia del cementerio.



Y bajo hasta el lago.






Busco el embarcadero para tomar el barco.


Hay varios barcos que recorren todo el lago cruzando de una orilla a la otra. El billete son 2,5€ hasta Moltrasio, 5€ ida y vuelta.




Me doy una vuelta por Moltrasio. Desde allí se ve Torno, pero no acabo de encontrar Piazzaga, que está muy escondido en la montaña.


Encuentro una piscina natural montada en el lago con trampolín y todo... y por 5€. Es tentador, pero la cierran en breve. Así que me conformo con fotografiarlo. Pero ese trampolín me estaba llamando!


Cojo el barco de vuelta...


...y encuentro el comienzo del camino a Piazzaga.


A las 17:55 empiezo a subir escalones y a contarlos. Aprovecho también la subida para recordar la que hice en febrero y donde fotografié la llegada al Crotto.









Llego sobre más 18:30. Han sido 1.528 escalones, sin contar las cuestas arriba sin peldaños. Estoy completamente empapado, así que me voy directamente a la casa a darme una ducha.

Luego voy al Crotto a ayudar a preparar la cena de la noche. Me presentan a Melania, la novia de Ale, con la que, por cierto, me había cruzado en mi bajada. Poco después llega por fin Vero. Ya están los tres juntos:


Finalmente llegan los clientes. Son la familia de noruegos que viven en el palacete (aquí lo llaman castillo) que está en el punto más alto de Piazzaga (se ve en una de las fotos de esta mañana). Son 4 adultos y 4 niñas. Hay bastante actividad. Yo me dedico a ir fregando lo que van recogiendo.

Después Ale prepara cena para nosotros. Va a hacer pasta, pero como no quiero abusar del gluten (y para que puedan hacer una salsa no vegetariana) me prepara a mi una tortilla de queso espectacular.



Y por fin nos sentamos a cenar. Uno de los noruegos nos hace la foto.


No sale Vero, porque ya ha cenado y está atendiendo el negocio. Ahí estamos, de izquierda a derecha, Katia, yo, Ale y Melania.

Hay algo de sobremesa en inglés con los noruegos y después ayudo a recoger y fregar todo. Ale se marcha con Melania y Vero y Katia marchan pronto a dormir. Ahora son las 23:10. Estoy disfrutando de este momento de soledad y silencio (y confianza al dejarme aquí sólo).

Hoy me he sentido mucho mejor. La soledad y el esfuerzo físico del paseo me han venido muy bien para aclarar mis ideas.

Tengo la sensación de que en general, en la vida, funcionamos por inercia. Hacemos lo que creemos que queremos hacer, pero es sólo porque no nos hemos parado el tiempo suficiente a pensarlo. Cuando por fin te paras de verdad, no sólo físicamente, sino mental y emocionalmente, empiezas a darte cuenta que quizá el camino sicuwes no es el que tú querías. Pero no pasa nada. Nunca es tarde para nada. Al contrario, se siente mucha alegría ante la enorme puerta que se abre ante ti.

...buenas noches.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.