Australia / Sydney - Día 1 (19/12/15) - Mi llegada a Sydney

domingo, diciembre 20, 2015

Y ya estoy en Sydney. Es una ciudad increíble. Para mí es una especie de mezcla entre Nueva York y Londres con lo mejor de cada una. Tiene la arquitectura variada de Nueva York sin sus agobios y el ambiente cultural de Londres sin su mal tiempo. 




Dejo mi mochila en la consigna de Central Station y paso la mañana recorriendo la parte más turística: El parque (curiosos los pájaros que se ven por aquí y el hecho de que dejen acampar en un parque)...


...el puerto... 


...The Sydney Opera House...



...el jardín botánico...



Para comer, y dentro de mi criterio de "gasto mínimo", busco en Google "eat cheap Sydney" y veo The 50 Cheap Eats In Sydney Under $10. Me decido por Ramen Zundo (adoro el Ramen, esa sopa japonesa de fideos gruesos) ya que me pilla de camino a Central Station, así que me doy un paseo hasta allá.


Pero cuando llego veo que no tienen ningún plato vegetariano, pero no hay problema porque prácticamente al lado está Dragon Boy, otro japonés de Ramen donde por 10$ (unos 6,6€) me sirven una sopa vegetariana de ramen y un bol de arroz integral.


Otra cosa que me encanta de Sydney es que, como en Nueva York, siempre te ponen agua para comer, sin preguntar, y luego, si quieres otra bebida, te la pides. En España la hostelería depende tanto del margen de la bebida, que esto es impensable. Esto permite comer sin el gasto extra de la bebida. 

Es cierto que Australia es un país caro, pero, como en todas partes, hay formas de gastar poco.

Después de comer voy a Central Station, donde recojo mi mochila (10$ por la consigna)...


...y, siguiendo las indicaciones de Google Maps, me cojo un bus a Newtown, el barrio hipster de Sydney, donde he quedado con Josh, mi couchsurfer, que viene directamente de trabajar en el desierto con comunidades aborígenes. Utilizo la tarjeta de transportes recargable de Australia (La Opal) que me regaló mi couchsurfer australiana, Sara (Mil gracias otra vez). 

Llego antes que Josh, así que me tomo un café en ĺa cafetería de enfrente.


Cuando llega Josh nos encontramos en su casa con sus primos y algunos amigos y nos tomamos unas cervezas en su terraza. Y esto es lo bueno de Couchsurfing. Es mucho más que no pagar un hotel. Nada más llegar y ya conozco a un montón de gente estupenda como Ale, de Chile (con quien puedo hablar en español!), Kiri y Roland, de Sydney, etc...


Y entiendo lo que dicen de la forma de vida en Australia. Se respira tranquilidad. La gente en general es simpática, amable, divertida y de buen rollo. El tráfico es tranquilo (nadie pita), la vida en general es tranquila. No se ve violencia (malas caras, malos gestos), no se ve gente agobiada por la calle... es una gran diferencia, la verdad.

Por la noche nos vamos a cenar con los amigos al Charles Thai... 


...donde me pido un estupendo (aunque demasiado picante para mi delicadito gusto europeo) curry de vegetales.


Después de cenar me invitan a acompañarles a la fiesta de cumpleaños de Paula, una amiga chilena de Ale, donde conozco a dos españoles, ambos llamados Sergio. 



Uno de ellos me cuenta cómo vino a estudiar a Sydney y se quedó por el nivel de vida y la facilidad de ganar bastante dinero. Sólo conduciendo un camión ya gana 26 $/hora (32$ los sábados). La vivienda también está cara, pero comparado con los sueldos, él gasta sólo un 25% de lo que gana en vivienda... igualito que en España, vamos.

Acabamos tarde y perjudicados y terminamos durmiendo 5 en casa de Josh. A mí me ceden el sofá del salón. Los mosquitos me comen, pero curiosamente al día siguiente no tengo apenas marcas de ellos... 

...hasta los mosquitos con majos aquí

Buenas noches.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.