Australia / Tasmania - Día 8 (29/12/15) - Tarde de paseo por Hobart con Shio

miércoles, diciembre 30, 2015

Hoy le toca el desayuno a Shio, que nos prepara unos crepes hechos (hay que evitar el gluten) de harina de trigo sarraceno (buckwheat) y arroz.


Con miel y plátano están para morirse.


Después de dar de comer a las gallinas, me aseguro que Rustytrorry siga en su sitio...


... y doy de comer a los conejos.


Volvemos con la faena de vaciar el pozo de carbón vegetal, pero vemos que las zarzas y matojos que pusimos a quemar no se han quemado del todo.


Probablemente se debe al exceso de agua entre la lluvia y la que echamos luego. Hacemos un par de viajes más con el carbón que sacamos, y lo que queda lo dejamos ahí para que se seque al sol y en unos días volveremos a quemarlo.

Nos tomamos un merecido descanso con unas cervezas artesanas que hacen aquí.


Unas son con limón y otras con ruibarbo. Muy frías están para morirse.

Después nos ponemos de nuevo con las piedras hasta que conseguimos moverlas todas. El plan de Mike es hacer una especie de pasillo que rodee todo un lado de la granja y que acabe en un cercado donde estamos creando una montaña de rocas, así las cabras tienen por dónde correr, por dónde comer y a dónde subirse, ya que es bueno para sus uñas. Al final de la mañana conseguimos terminarla!

(Foto de Shio)
Después de comer Mike tiene que ir a Hobart a recoger los bidones de desperdicios. Tiene un acuerdo con 4 cafeterías a las que, todos los martes, les lleva bidones vacíos y limpios, y se lleva otros con los desperdicios orgánicos que generan (restos de comida, posos de café, mondaduras de todo tipo, cáscaras de huevo...). A la cafetería le viene bien como forma de deshacerse de basura y para Mike es alimento gratis para gallinas y patos.

Como también tiene que hacer otras gestiones y hoy es fiesta especial en Hobart, se ofrece a llevarnos a Shio a mi para que le ayudemos con los bidones y luego dejarnos en Hobart para que podamos dar una vuelta y disfrutar del festival. ¡Fiesta!

Después de recorrer un par de cafeterías, recoger los bidones y dejar otros vacíos, Mike nos deja en el puerto.

Hoy es día especial porque empiezan a llegar los primeros barcos de la regata Sydney-Hobart (al parecer famosísima) que salieron el 26 de Diciembre. Y lo hacen coincidir con el festival de la comida: The Taste of Tasmania. 


Nos damos una vuelta por el puerto...



Éste es el barco ganador, el Comanche:


Y éste el segundo... creo.

(Foto de Shio)

Y después nos damos una vuelta por el centro...




El teatro de Hobart:


(Foto de Shio)


La zona más comercial... Es curioso como no me atrae nada en este momento los centros comerciales ni las tiendas. De hecho se me hace muy extraño.



La oficina de correos...



Y volvemos al festival para tomarnos una cerveza.

(Foto de Shio)

Es una especie de feria de comida donde solo se puede ir a comer. Es un poco agobiante, la verdad...


Al final optamos por las carpas exteriores y nos pillamos dos cervezas (7$ cada una!!), pero el venezolano que me la vende, me pilla enseguida el acento español... mecachis! 


Nos pillamos una tempura de champiñones para acompañar...



Y pasamos el rato. Hemos quedado con Mike a las 17h.


Cuando Mike nos recoge, nos propone llevarnos hasta la playa de Hobart a ver si vemos llegar a alguno de los regatistas. Y para allá que vamos...


Primero probamos en una de las calas, pero los barcos se ven muy lejos...



Así que vamos hasta la playa principal. Cerca de la capilla roja.




Cuando volvemos me toca recoger los huevos, y se produce una de esas escenas de dibujos animados, en la que estoy agachado recogiendo los huevos y cuando me giro, me siento observado.


Luego Shio y yo vemos que se han vuelto a escapar las cabras y se han colado en el huerto. Les gusta mucho más las tomateras que las ramas de manzano, dónde va a parar. 


Toca llevarlas de vuelta y reparar el cercado. En eso Shio es una experta. Ha estudiado todo el tema de granjas en Japón y lleva años de prácticas. Es toda una maestra de quien estoy también aprendiendo mucho, además de compartir muchas risas.

En el Taste Festival de Hobart, había un stand con "Free Sunscreen" (Protector solar gratis). En Tasmania hay una auténtica alarma con el tema del agujero de ozono que hay sobre la Antártida y que, al parecer, alcanza el sureste de Australia, es decir, Tasmania. En la casa de Mike y Amy, hay un expendedor tamaño familiar que usan a todas horas, ya que trabajamos bajo el sol.

Curiosamente (¿casualmente?) mi maravillosa amiga Mer, me pasó un vídeo hace muy poco que se llamaba precisamente "Use Sunscreen".


Y con el que, curiosamente, estoy de acuerdo en todo (muy recomendable), menos en la frase que le da título.

Y es que tengo la teoría (y en esto mi amigo Roberto me va a matar) de que usar protector solar no es bueno. Como muchos dicen, la piel es el segundo intestino. Todo lo que ponemos en ella se absorbe y pasa al cuerpo, y eso incluye todos los productos químicos que llevan los cosméticos. De hecho sólo uso cosméticos y jabones naturales hechos por mi amiga Vicky Zazo, con su Cosmética Tal Cual (y juro que no me paga comisión... aunque molaría). Hice un buen acopio para el viaje. 

¿Y para el sol? Hago tres cosas que creo fundamentales: 

1) Tomar mucha zanahoria (antes tomaba un zumo de zanahoria recién hecho todas las mañanas. Viajando eso es más complicado, pero intento comer toda la que puedo.

2) Evitar la exposición prolongada (que no total, porque necesitamos la vitamina D que se sintetiza con el sol y es una vitamina de la que ahora mismo hay mucha carencia con tanta protección), es por eso que en todas las fotos salgo con sombrero y camisa de manga larga, ya sea trabajando o de paseo. 

3) Mantener la piel muy hidratada, por eso llevo una crema natural que me aplico todas las noches, especialmente en las zonas más expuestas: cara, cuello y manos.

Esto, al igual que todo lo que escribo, son ideas propias que muchas veces se basan más en la intuición que en el conocimiento y que compruebo mediante la experimentación propia. 

Es decir, hago lo que me parece y pruebo a ver qué tal. :-)

Es por eso que nunca suelo aconsejar de casi nada, porque siempre existe el riesgo de equivocarme. Yo estoy probando esto, pero no puedo garantizar que funcione. Lo que sé es que, hasta ahora, no me he quemado absolutamente nada.

Y es que creo que en general aconsejamos con una valentía acojonante. Una cosa es opinar, pero otra muy diferente es decirle a alguien "lo que deberías hacer es..." ¿De verdad tenemos tanta seguridad en algo como para asumir la responsabilidad de decirle a alguien que lo haga?. Yo creo que no tengo esa seguridad en absolutamente nada.

...pero voy probando. 


2 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.