Australia / Tasmania - Día 11 (01/01/16) - Año nuevo de alambradas y coladas


Día de año nuevo. Aquí. En España aun queda poco más de una hora para que llegue.

Mientras contesto las decenas de felicitaciones que me llegan por guasap, Shio prepara el improvisado desayuno que ha traído.



Y es que está en todo. Shio es la eficiencia personalizada. La voy a echar de menos.

Para volver cogemos un autobús, pero nos deja sólo en Kingston por ser festivo, y ya no hay buses a Margate hoy. Intentamos hacer autoestop pero hoy está imposible. Creo que siendo dos es mucho más difícil. Al final llamamos a Mike y nos viene a recoger.

Aunque llegamos a la granja a la hora de comer, toca dar de comer a los animales. También aprovecho para comprobar las semillas. Las de brócoli han germinado casi todas.


Después de comer algo, Mike nos pide que terminemos de poner la valla del pasillo para las cabras. Me toca poner 6 postes más. Shio se ofrece a grabarme para que en España se vea como se clavan los postes en Tasmania.


Para poner la alambrada y tensarla se utiliza una herramienta específica muy interesante. La verdad es que ya soy un experto en poner vallas.


Al final nos queda precioso.


Como es mi último día en la granja, el resto de la tarde la dedico a hacer una colada con mi ropa para preparar la mochila, limpiar la cabaña y descansar un poco.

Cenamos una tarta de quinoa con guisantes que nos ha preparado Amy.


Mientras estoy doblando la ropa (aquí se seca superrápida), veo paseando tan campantes por fuera de la casa a...


Shio sale a por las cabras y se dedica a jugar con ellas un rato. Son como perritos. Le tienen un cariño especial y la siguen a todas partes. Y se dejan hacer de todo.




He quedado con Sarah mañana a las 10:30 en el Salamanca Market de Hobart para comprar algo de comida y llevarme a su casa. Vuelta a comenzar de nuevo. Pero la verdad es que me apetece mucho.

Con el inglés estoy cada vez más relajado. Aún me cuesta, pero cada vez lo entiendo mejor y voy estando más suelto al expresarme. Aunque aún supone un esfuerzo de concentración. ¿Cuándo llegará el momento en que sea tan natural que no suponga ningún esfuerzo? Lo estoy deseando.

Por otra parte, después del shock inicial, realmente tengo la sensación de que podría estar haciendo esto durante mucho tiempo. Esta sensación de lo desconocido, de volver empezar cada poco tiempo, de conocer nuevas personas y convivir con ellas... es algo tan lleno de emoción, que me veo haciéndolo bastante tiempo.

Pero no hago planes...

...de hecho, eso es lo mejor.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.