Australia / Tasmania - Día 23 (13/01/16) - Planeando unas minivacaciones


Día 27.

Hoy me levanto tardecillo, a las 7:45. Creo que ya se me ha pasado el jet lag y el cuerpo empieza a pedirme no madrugar.

Hago mis saludos al sol y desayuno. Café (con cacao y crema de coco, ofcurs) y una tortilla de mozzarella, con medio aguacate. Hoy hace un día espectacular, completamente despejado. 


El tiempo aquí funciona de esta manera: Si hace sol, hace mucho calor. Si está nublado, hace bastante fresco. Es simple. Hoy, pues... ¡calor!

La tarea de hoy es quitar la tierra del lado izquierdo y del frente del cobertizo lo más profundo que pueda. Por ambos lados está lleno de piedras, por lo que la cosa se pone complicada y con la pala no hay manera. Como no tienen pico, utilizo el hacha para aflojar la tierra y romper las rocas. Me estoy haciendo un experto en esto de excavar, pero las fosas aún no me salen con esquinas, como en las películas. ;-)

Hoy tengo un pequeño ayudante... que pone su mejor voluntad, pero no aguanta más de 15 minutos, como es natural. 


Las piedras que me voy encontrando las amontono a un lado por si queremos usarlas para hacer un murete. La verdad es que son unas cuantas...


El trabajo con el hacha rompiendo piedras es cansadísimo. Me siento como un preso en trabajos forzados. Sólo me falta el traje a rayas y la bola enganchada al tobillo. No consigo terminarlo, pero avanzo bastante.



Para comer me hago un arroz/quinoa/lentejas rojas, aprovechando que tienen tiempos parecidos de cocción. ¿Cómo? Pues...

En un poco de aceite de coco, frío un ajo laminado, cuando empieza a dorarse le añado cebolla (pimiento sería también ideal, pero no hay), y después las verduras. En este caso pongo sólo zanahoria y calabaza en trocitos, y lo rehogo todo bien. En este momento echo las especias. En mi caso le he puesto, sal, pimienta, jengibre en polvo, cúrcuma y comino. El Laurel le queda muy bien, pero no tienen.


Mientras, lavo muy bien el arroz, la quinoa y las lentejas.


Cuando está relativamente rehogado, le añado el arroz/quinoa/lentejas bien escurridas, y lo rehogo todo junto brevemente, para que cojan bien todo los sabores. En este momento le hecho pimentón de la Vera (smoked paprika), lo rehogo un pelín (que se quema enseguida) y le añado agua. Un poco más del doble que la mezcla de arroz y quinoa. Dejo que hierva...


...lo tapo y lo dejo a fuego medio hasta que se consuma el agua. Cuando está casi consumida le añado un huevo por encima (esto es un capricho personal para añadir proteínas), apago el fuego, lo tapo y le pongo un trapo por encima para (como dice Arguiñano) que "sude".


A los 5 minutos ya lo tenemos. El huevo está poco hecho, pero a mí me gusta así. Si gusta más hecho, hay que echarlo antes de apagar el fuego.


Y ya tengo una comida rica y sana en menos de media hora. 


Después de comer aprovecho que Sarah tiene que ir a Hobart para irme con ella. He quedado con Shio en la casa de Sandy Bay. Estamos planeando alquilarnos un coche y hacernos un viaje de una semana por el noreste de Tasmania a final de mes, donde los parques naturales y las playas espectaculares. Compartiendo gastos sale baratito y con ella me entiendo muy bien. Así que hoy hemos quedado para planificar.

Nos encontramos en el garaje de la casa de York Street, que tiene WiFi.


Estamos buscando Couchsurfing por la zona. A ver si sale. Después de planificar, nos damos un paseo hasta el centro de Hobart para pillar nuestros respectivos buses de vuelta. Aprovecho para tirar algunas fotos por la zona de Sandy Bay, que tiene unas casas espectaculares.






Finalmente nos despedimos y me cojo el bus a Fern Tree. Por fin me he comprado la Green Card.


Me ha costado 5$ (unos 3€), pero hace que los viajes salgan sensiblemente más baratos. 

Me bajo en la parada de la Taberna y me quedo ahí escribiendo un poco y esperando a que pase la lluvia, que por cierto, se siente de maravilla aquí...


Cuando llego, paso por la huerta, me cojo algunas hojas de lechugas varias y me hago una ensalada con ellas, tomate, zanahoria, remolacha, una manzana, semillas de calabaza y girasol, vinagre de manzana, de coco y aceite de oliva.


Ahora es por la noche y se ha desencadenado una tormenta de viento y lluvia que da miedo... Pero parece que es bastante normal aquí.

Hoy, mientras paseaba por Hobart, pensaba... realmente es un lujo estar aquí. Tengo tanto por qué dar las gracias. Esta sensación de libertad, esta posibilidad de conocer tanta gente y aprender tantas cosas, y a la vez poder estar más tiempo conmigo mismo... intentando abrir este cofrecillo que tengo por corazón...

Porque cuánto más trabajo en conectar, más me doy cuenta de lo desconectado que estoy... pero no pasa nada. Es sólo que consigo ser más consciente de ello y del trabajo que me queda por hacer. Pero estoy teniendo muy buena ayuda y poco a poco sé que iré encontrando el camino.

Cuando era muy pequeño mi madre me contó un cuento. Estaba el niño Jesús haciendo gorriones de barro, cuando llegó otro niño y empezó a pisarlos. Entonces Jesús dio unas palmadas y los que quedaban salieron volando. Luego he sabido que el cuento en realidad era una versión libre de parte del Evangelio Apócrifo de Santo Tomás

La cuestión es que esa noche, muchas horas después de haberme contado el cuento, estando sólo en mi cama, no podía dejar de pensar en los pájaros que fueron aplastados y no pudieron salir volando... y me eché a llorar. Desconsoladamente. Mi madre estaba preocupada porque no sabía que me pasaba, y a mí me era muy difícil explicarlo.

Lo que quiero decir es que entonces tenía una sensibilidad a flor de piel que siento que ahora he perdido...

...y me gustaría recuperarla. :-)



4 comentarios:

  1. Me encanta ese final, falso hombre de hierro :)

    ResponderEliminar
  2. No sé qué te habrán hecho creer de tí mismo o qué te has hecho tú creer de tí mismo, pero como puedes ver, eres maleable, tú puedes hacerte y rehacerte. Puedes ser quién quieras ser. Y lo eres y lo eras y lo serás.
    En este viaje nos estás dando algunas lecciones a algunos.

    Y tambien quiero decirte que ¡me encanta tus recetas! ¿donde las has aprendido? ¡Voy a empezar a copiarmelas todas! Graciaaaaaaaaas

    ResponderEliminar
  3. por cierto, qué interesante lo de los Evangelios Apócrifos, siempre tuve curiosidad por leerlos y ¡aquí pones un enlace! Aplaaaaaaaaaausoooooooooos jajajaja

    ResponderEliminar
  4. Me acuerdo, me acuerdo, y sí llegaste a decir que llorabas por los gorriones. Qué lindo! 😘

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.