Australia / Tasmania - Día 36 (26/01/16) - Vuelta a la rutina


Día 40...

Me levanto algo tarde, así que hago sólo mis saludos al sol. Sarah se va a dar un largo paseo y yo preparo el desayuno. Tortilla de calabaza.



No muestro el resultado final, porque al pasarla al plato se me deshace bastante... ;-)

Ayer se me olvidó contar la escena que nos encontramos Sarah y yo por la tarde en el jardín. ¡Mi primer canguro! (que no Wallabi. Se nota la diferencia en la forma de la cabeza). Y para colmo es una familia.


El papi va un poco salidorro y la mami no está muy por la labor... :-D

Voy a darle de comer a las gallinas y me encuentro que en una semana los pollitos han crecido una barbaridad.


El resto de la mañana lo dedico a limpiar el cobertizo porque mañana viene Alex a poner una puerta nueva. Me centro sobre todo en el suelo y las paredes por dentro.

Para comer me hago un arroz integral con lentejas rojas y un poco de la crema de calabaza de ayer.

El resto de la tarde lo dedico al blog. Escribir los 6 días de viaje me lleva varias horas.

Para cenar hago una pequeña ensalada y Sarah cocina un curry de verduras y judías (con arroz integral) que le queda impresionante. 


Se nota que trabajó de Chef.

Hoy ha sido un día tranquilo de vuelta a la rutina. También me quiero volver a centrar, volver a mis meditaciones, al yoga, a cuidarme...

Durante el viaje he tomado muchas cosas con gluten y tengo claro que no me sienta bien, así que he decidido que a partir de hoy voy a probar a ser estricto con el gluten. Sarah me ayuda con una lista en la pizarra de los cereales que lo contienen.


Voy a probar a estar un mes sin nada de gluten (además de nada de carne, ni pescado, claro), a ver qué tal me va.

Durante la cena Sarah y yo nos tiramos como dos horas hablando sobre espiritualidad y nuestras visiones de la vida, que son sorprendentemente cercanas...

...o no tan sorprendentemente, porque como comentamos, atraemos a gente que vibra en la misma frecuencia o que tiene un nivel de conciencia similar. Es algo que ha ido ocurriendo a mi alrededor de un tiempo a esta parte.

Me acuerdo que hubo un tiempo en que me atraía la masonería por la idea de una sociedad secreta de gente con una visión similar de la vida, que se dedican a ayudarse unos a otros.... y resulta que la espiritualidad está resultando algo muy parecido. Una filosofía basada en el amor universal (y no sólo amor carnal o familiar), en la que intentas hacer felices a los demás...

...y en la que nos reconocemos unos a otros casi inmediatamente.



1 comentario:

Con la tecnología de Blogger.