Australia / Tasmania - Día 40 (30/01/16) - Navegando en peace and love


Día 44...

Nuevo día. Saludos al sol (si me funcionara el despertador me daría tiempo a hacer algo más :-/) y café.

Sarah tiene que llevar a Max a su clase de vela y hoy le toca quedarse a ayudar (siempre se quedan algunos padres con los chicos para echar una mano y se van rotando), pero la veo tan estresada que me ofrezco a quedarme yo con Max. Sarah acepta encantada, así que me cojo algo de fruta y salimos para la playa de Kignston, donde está la escuela de vela.


Sarah se va con Ella a hacer unas compras y yo me quedo ayudando a Max a montar su bote.






Les acompañarán dos lanchas de apoyo. Me preguntan si me importa ir en una de ellas, ya que el que la lleva es menor de edad, y por legislación debe ir acompañado de un adulto. No podían hacerme más feliz. Me prestan algo de ropa para la ocasión, ya que hace frío y es seguro que voy a mojarme.


Me lo paso como un enano. Varias embarcaciones vuelcan, o quizá es parte del ejercicio para aprender a subir, pero la mayoría abandona por frío o por miedo (son realmente muy pequeños, van solos en las embarcaciones y hace bastante mal tiempo, con mucho oleaje). Hay un momento en que sólo queda Max navegando. Es de los mayores, y va sobradísimo.

No tengo fotos de esto porque no me he atrevido a llevarme el móvil en la lancha, y mi cámara waterproof parece que no era tan waterproof y estoy reclamando la garantía.

Cuando terminamos me tomo un café mientras esperamos a Sarah.



En menos de una semana he tenido montaña y mar, mis dos pasiones.

Llega Sarah y volvemos a casa. Me hago una ensalada de tomate, pepino, remolacha, manzana, semillas de calabaza y girasol.


Después de comer me pide Sarah que vuelva a lijar las puertas, especialmente en los huecos donde irán los cristales, y que les dé la primera imprimación (no era barnizar lo que había que hacer). 

Así que lijo e "imprimo", incluido el marco. 



Me lleva toda la tarde. Después me paso a dar de comer a los bichitos, recoger los huevos (sólo 3) y ver cómo va el árbol que replanté.


No lo veo mal del todo... diría que incluso le están brotando algunas hojas.

He recibido un par de respuestas a mis solicitudes de HelpX y hay una en especial que me ha encantado. Se trata de Peace Farm, una comunidad de cuatro familias que viven en un valle cerca de Melbourne. Ya sólo el nombre bastaría para convencerme, pero es que además son granjas donde practican Permaculture Education Arts Community Enterprise (PEACE). Una de las familias, Cat y Matt, con sus cuatro hijos, me ofrecen ser su helper a partir del 10 de Febrero. Falta concretar los detalles, pero prácticamente ya he dicho que sí. El sitio me encanta. Se lo he comentado a Sarah y no hay problema.

Sólo me falta ver la forma más barata de ir de Tasmania a Melbourne. He mirado el ferry y sale por más de 100$. A ver qué encuentro.

Cenamos viendo Me and Earl and the Dying Girl, aunque sin subtítulos aún me cuesta seguir bien una peli. Tengo que volverla a ver. Está realmente bien.

La cena la han preparado los chicos. Pasta con una salsa (bueno, ésta ha sido más de Sarah) de verduras y aceitunas que está estupenda. 


La pasta es de maíz, no de trigo. Sigo con mi dieta gluten-free.

Al final anoche no salimos a bailar porque se canceló. Era al aire libre y el tiempo no acompañaba. Pero mañana me han ofrecido irme con toda la familia a un rocódromo de interior a practicar escalada. Parece que me conozcan y sepan lo que más me gusta. Acepto encantado.

Por la noche Sarah me enseña un vídeo que me deja impactado. Y van dos...


Y es esa manía tan nuestra, tan humana, de necesitar categorizarlo todo. Poner... etiquetas. "Y donde hay división, hay conflicto. Y el conflicto empieza las guerras".

Mi futura host en Melbourne se ha despedido en su email con un "peace and love"...

...¿Tan difícil es?


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.