Australia / Melbourne - Día 4 (14/02/16) - Nuevas helpers


Dia 59...

Me consigo levantar a las 6:30 para hacer mis saludos al sol. Además literalmente, porque los hago en el patio, hacia el amanecer.

Mi primer desayuno es irme hasta el ciruelo y servirme. La fruta, directamente del árbol, sabe mejor.


Después voy a buscar a Travis que ya está donde las gallinas preparando el traslado. Ha aprovechado que duermen en el carromato para dejarlas encerradas y mover toda la estructura. Primero terminamos de poner la valla en el nuevo perímetro...


...y después, con ayuda de un coche, movemos a las gallinas, a las que finalmente liberamos. 


Yo me encargo de ponerles comida y agua a todas ellas. Comen fundamentalmente avena y pienso, más lo que encuentran en el suelo. 

Hay 4 tareas diarias fijas. Por la mañana: Dar de comer a las gallinas y dar de comer a las cabras y ordeñarlas. Y por la tarde: recolectar los huevos y voler a dar de comer a las cabras y ordeñarlas. El resto de tareas nos las ponen nuestros hosts del día. 

Travis me invita a desayunar en su casa con sus niños, Matis y Ossian. Los dos me han cogido un cariño sorprendente, sobre todo el pequeño Ossian. La verdad es que es un amor. 



Travis ha adquirido hace poco unas colmenas y disfrutan enormemente de la miel que ellos mismos producen. 



Después de desayunar, vamos a por la segunda tarea, dar de comer y ordeñar a las cabras. Hoy lo hago bajo la supervisión de Matis y Ossian.


Matis es ya todo un experto. 


Cuando terminan de comer, como todas las mañanas, las llevo hasta un descampado que hay en la parte más alejada de la granja, donde pasan el día hasta que las recogemos por la tarde.


Allí descubro el pequeño embalse donde me han dicho que me puedo bañar si quiero. 


Travis me pide que le ayude a plantar las zanahorias. El proceso es preparar las camas de tierra soltándola mucho con la herramienta del otro día (no sé cómo se llama) y la horca hasta conseguir un sustrato bastante fino. Después se le pasa el rastrillo para terminar de quitar hierbas y piedras y por último se hacen 4 surcos en cada cama. 



Ahora es el momento de poner las semillas de zanahoria y luego poner un poco de sustrato encima. 




Luego se riega en abundancia, pero con suavidad (las semillas de zanahoria son muy delicadas, por eso no se pueden poner primero en semillero, porque llevan fatal el que las trasplanten) y luego se cubre con una tela para conservar la humedad. 




Y después se vuelve a regar encima de la tela.

Durante el trabajo le pregunto a Travis sobre la organización de la comunidad, ya que es un tema que me interesa mucho. Me comenta que la propiedad es de Cat y Matt, pero que luego trabajan en comunidad, compartiendo, aunque con cierta especialización. Travis es el experto en agricultura y el que se encarga normalmente de organizar todos los cultivos. Matt se encarga del semillero (nursery) y Vicky/Murray de los eventos de la comunidad. 

Cuando terminamos con las zanahorias, toca recolectar calabacines y pepinos. Hay muchas variedades y en gran cantidad. 






Después del curro, Travis me invita a comer en su casa. Ha sido una jornada dura así que me da libre el resto de la tarde, después de recolectar los huevos. 


Decido coger una de las bicis para woofers y hacerme el camino que lleva hasta Warburton, para estar un rato a mi bola.


Justo cuando me voy a ir llega una nueva helper, Tamsin, de Sydney, aunque viene de estar dos años entre Granada y Vic, por lo que habla muy bien español. 

La dejo que la instalen y me voy con la bici. El camino empieza como a un kilómetro de la granja


La primera mitad, hasta Millgrove, es un camino de grava casi en línea recta. Al parecer es por donde pasaba el tren hasta 1930. 


De hecho, aún se conserva la estación. 


Como se ve, hay una constante preocupación por el fuego. Tiene hasta refugios. 


Finalmente llego a Warburton.



Busco un café con WiFi donde estar un rato de relax y poder escribir el blog.



Cuando me vuelvo, llego justo para el "ordeñamiento" de las cabras. Le están enseñando a Tamsin cómo funciona. 


También acaba de llegar Lorna, una helper americana, de Denver, que lleva varios meses en la granja, pero que se había ido una semana a Melbourne a descansar (y ver la Superbowl) justo cuando llegué. Así que ya somos tres. Travis y Emily nos invitan a cenar a todos. 


La verdad es que se agradece estar con más helpers. Es una relación más al mismo nivel y hay muy buen rollo. Además de la ventaja de que al ser Lorna veterana, es más fácil tener claro cómo funcionan las cosas aquí. 

Al final es siempre más divertido compartir con otros helpers. Los hosts, por muy cercanos que sean, siempre son los hosts. Así que curiosamente me lo estoy pasando mejor con la chavaleria de 20 y pocos años, que con los de mi edad. 

Y la otra gran ventaja, es que casi todos están viviendo una experiencia muy parecida a la mía, viajes sin planear y sin fecha de vuelta, y nos contamos experiencias y consejos. Tamsin se queda sólo hasta el viernes, porque se va a hacer un Vipassana a Sydney (todo está conectado). Y Lorna me ha dicho que estuvo de voluntaria en un Centro de Yoga, lo que me parece muy interesante.

Voy a mirarlo para New Zeland. 



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.