Australia / Tasmania - Día 42 (01/02/16) - Encuentro de españoles.


Día 46 del viaje...

Hoy es el primer día de cole de Ella. Está nerviosa e ilusionada. Yo hago mis saludos al sol mientras se preparan, y les despido tomando el café que Sarah me ha preparado... :-)

Doy de comer a los animales, compruebo que no hay ni un huevo (qué raro... están poniendo muchísimo menos), y cuando vuelvo, me siento un momento al ordenador, noto algo en el cuello, me lo sacudo y...


...una sanguijuela!

No me ha picado de milagro. Encima resulta elegante, la jodía.

Me hago un minidesayuno y cuando vuelve Sarah, le preparo a ella otro.



Como tarea, Sarah me pide que recoja las semillas de kale (berzas), de unas ramas que tiene secándose en el invernadero...


...y que las plante junto a otras semillas de lechuga (lettuce), cilantro (corriander), remolacha (beetroot)... 


...otra variedad de lechuga, la berza (kale cavolo nero)...


...y un mezclum de lechugas.


Me hago una comida rápida, una ensalada de tomate, pepino, garbanzos, las lentejas dahl, zanahoria, manzana, semillas de girasol y calabaza, porque a las 15 he quedado con Laura y su marido Asier, dos alicantinos que llevan 8 meses viviendo aquí con su pequeña, primero en Melbourne y ahora en Hobart.


Me cuentan que ambos estaban en sendos trabajos que no les gustaban y que necesitaban un cambio de vida. En el caso de Asier es más cantoso aún, porque siento biólogo marino, estaba trabajando de visitador médico, y aquí en cambio está haciendo un máster y preparando un doctorado de su especialidad. Laura está formándose en diseño de moda, que fue siempre su ilusión. Ambos tuvieron el valor de dar el paso, también por su hija, porque querían otro ambiente para ella. Y es otro caso en el que se ve que no es tan difícil hacerlo. Lo más difícil siempre es tomar la decisión. Después... todo viene rodado.

También hablamos de que ambos tenemos la sensación de que en Europa las cosas no están bien y van por mal camino. No quiero ser pesimista, pero sí creo que hay una crisis de valores importante que hace que muchas personas sólo se preocupe de sí mismos, de lo económico y de lo inmediato. Y al final todo eso genera tensiones y conflictos.

Un ejemplo que me ha dejado impactado, es que cuando Laura y Asier llevaban a su hija al parque con un año, varias veces otros niños le pegaron o le quitaban sus juguetes, hasta el punto de que cuando un niño se le acercaba, se iba corriendo a su madre porque quería volver a casa. Y en la guardería, el primer día, salió horrorizada. En cambio aquí dice Laura que jamás ha visto un gesto violento a un niño hacia otro y que ella está encantadísima con la guardería y que no quiere volver a casa.

¿Qué están viendo los niños en casa o qué tipo de límites se les está poniendo como para que un niño pueda tener un gesto de violencia? ¿Y cómo es posible que eso no se pare inmediatamente? En Italia, en la playa, vi cómo un niño que no tendría más de 5 años le pegaba una patada a su madre y ésta no hacía ninguna alusión a esto. 

Para mí la violencia ha sido uno de los más grandes problemas de la humanidad y creo que está en el extremo opuesto de lo que debería definir la relación entre los humanos: el amor...

...y me preocupa el camino que lleva occidente en ese sentido.

Con Asier y Laura quedamos en volver a vernos el jueves, antes de que me vaya, para hacer una cena campestre y conocer a su pequeña. No sólo han sido encantadores. Además me han dado unos cuantos tips sobre Melbourne y sobre lo demandado que está aquí el español. Me dicen que pruebe a dar clases o hacer intercambios de idiomas. No me vendría mal. Ni el dinero ni clases de inglés.

Cuando llego a casa, Álex está en plena faena con las puertas del cebertizo. Ya casi las ha terminado.


Me pone como tarea reorganizar los troncos que hay justo al lado, para poder hacer sitio a la tubería que vamos a poner como desagüe del futuro fregadero.



Alex es majísimo, y como el otro día me vio sufriendo usando el mazo para abrir la tierra, hoy me ha traído un pico, así que abrir la zanja ha sido duro, pero manejable.



Sarah me dice que le ha contactado otra helper interesada en venir, una iraní que está viajando por Australia. Si finalmente viene, coincidiríamos unos días, ya que llegaría el 5 y yo me voy el 10. Me parece interesatísimo la posibilidad de conocer a una viajera de Irán y conocer la realidad de ese país desde sus ojos, y no desde lo que nos quieren mostrar los medios.

De hecho, los chicos de Marcando el Polo, un pareja de argentinos que llevan 7 años viajando, están ahora en Irán y hablan mucho sobre las diferencias entre lo que nos cuentan y la realidad de allí

Para cenar me hago un guiso de cosas. Lombarda, zanahoria, arroz...


Me queda sosillo, pero la verdad es que me importa más que la comida sea sana, a que esté muy sabrosa.

He vuelto a contactar con Mica. Una uruguaya que vivía en Sydney y a la que pedí couchsurfing cuando llegué, pero me dijo no podía porque se iba a Tasmania. Luego cuando me vine a Tasmania, intentamos quedar, pero nunca coincidimos. Y hoy hablamos... y resulta que se va hoy para Melbourne! Cualquiera diría que me está siguiendo pero por delante.

Lo bueno del caso es que dice que va a buscar alojamiento, y que si lo encuentra antes del 10, me aloja ella cuando llegue. Estoy pensando en quedarme un par de noches en Melbourne antes de ir a la granja para poder conocerlo un poco. Laura y Asier me han hablado del barrio de Fitzroy como el más alternativo de allí, lleno de restaurantes vegetarianos y sitio chulos. Tengo que ir.

Mañana es Tuesday Spanish, así que por la tarde iré a compartir mi español con los nativos.

Pero mientras...

...Peace & Love.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.