Australia / Melbourne - Día 28 (09/03/16) - De paseo por el CBD

Día 83...

Hoy me siento tan bien haciendo los saludos al sol, que decido seguir y me hago media serie de Ashtanga. Hacia mucho que no lo hacía. Y es que casi me ha dejado de doler el costado por completo. Me ha sentado de maravilla. 

Después recojo un poco mis cosas, que empiezan a ser caos, y me voy para el Lentil a desayunar. 



Ahí me encuentro con Lily y desayuno con ella. Yo mi revuelto de tofu (hoy me doy cuenta de que no lleva huevo, ya que este Lentil es vegano) y unos pancakes, y Lily un porridge. Lleva su ukelele. Me apetece un montón comprame uno y llevármelo de viaje para aprender a tocarlo. En Sydney estuve a punto de hacerlo. En GumTree hay uno por $10, pero parece muy malillo.

Le doy las gracias a Lily por dejar que me quede en su casa. La verdad es que el primer día me sentí un poco fuera de lugar, con gente tan joven, y yo en el sofá... pero desde entonces se han portado todos tan bien conmigo, que estoy encantado de estar ahí. Le comento que me sorprende ver el ambiente de la casa, con tantísima gente, compartiendo todo y sin haber visto un solo conflicto. Me dice que es verdad, que nunca han tenido conflictos. Me parece maravilloso poder tener esa convivencia, y es que es verdad que el ambiente que se respira es de respeto, generosidad y amistad. Es una pena que tengan que dejar la casa dentro de nada por derribo. 

Me despido de Lily y me voy para el CBD. Quiero darme una vuelta y comprar unas postales. 

Está lejos para ir en bici, así que voy en bici hasta la estación de Broxton y me cojo el metro hasta Flinders St. 



Uf... el CBD está lleno de gente y, de repente, siento que me agobia. Ya no estoy acostumbrado a estas multitudes estresadas. La gente camina rápido, come en la calle, no paran de comprar...



Pero la arquitectura es maravillosa. 




Aguanto lo justo para comprar las postales y un litro de zumo de naranja (porque hace muchísimo calor, a pesar de estar nublado) y me voy con la bici hacia Fitzroy. Mucho más tranquilo, dónde va a parar...



En Brunswick St. compro los sellos... 



...y eso me recuerda una cosa que me contaron y que no sabía, y es que Australia no es una república, sino que aún pertenece a la Commonwealth y, como tal, su jefe de estado es la reina de Inglaterra, cosa que no llevan demasiado bien aquí. 

Pensaba irme al Lentil de Thornbury a comer, pero cuando cruzo Johnston St. cambio de opinión y cojo esa calle para irme al de Abbotsford, un poco por variar, y por ver a la gente de allá. 



Cuando llego, me encuentro con Chloé, la voluntaria francesa que conocí aquí el primer día. Como con ella y con otro voluntario, Loïc. 



Pasamos un rato muy agradable charlando. Es una persona encantadora. Me hace muchas preguntas sobre HelpX y mi forma de viajar. Me está siguiendo en el blog (¡Hola, Chloé!) y siente mucha curiosidad por saber cómo lo estoy viviendo. 

Me hace una pregunta en concreto que me hace reflexionar. Me pregunta si la edad es un problema para hacer este viaje, ya que la mayoría de los viajeros son gente muy joven. Le explico que, al contrario, que me he encontrado muchos hosts que prefieren acoger a gente de más edad porque suelen ser más responsables, trabajadores y proactivos. Pero me pregunta por otro aspecto que me parece muy interesante: por la comodidad. Dice que no se imagina a sus padres durmiendo en cualquier sitio. 

Dejando aparte lo mayor que me ha hecho sentir (es broma) y que debo ser (espero) algo más joven que sus padres, la verdad es que no soy demasiado exigente en cuanto a la comodidad. Ahora mismo estoy durmiendo en un colchón en el suelo y sin sitio para tener mis cosas, y estoy la mar de feliz. Pero también es verdad que ahora miro con más cuidado las condiciones de alojamiento cuando hago HelpX, porque hay suficiente oferta como para buscar que, al menos, tenga habitación no compartida y cierta comodidad a cambio de mi trabajo. Y para mí, el lujo total, es tener habitación y baño privado, y derecho de uso de la cocina para poder hacerme mis comidas. 

La verdad es que ha sido muy interesante, porque me ha hecho reflexionar sobre ello. 

Nos despedimos y yo aprovecho para sacar una foto del entorno. 



La verdad es que es muy obvio que este Lentil es mucho más hippy y alternativo que el de Thornbury.

Me vuelvo con la intención de irme ya, pero me encuentro a Sara y Atom comiendo juntos y no puedo evitar unirme a ellos. 



Atom es un japonés maravilloso, que rezuma bondad por todas partes. Y además es muy divertido. Al rato se va a seguir currando y nos quedamos Sara y yo, y se nos va la tarde hablando a ratos en español, a ratos en ingles, hablando de las diferencias entre ambos idiomas, corrigiéndonos, echándonos muchas risas... y la verdad es que he aprendido un montón de cosas, como la diferencia entre fun y funny, ya que en español no lo diferenciamos. 

No deja de sorprenderme que Sara tenga sólo 18 años, porque tiene una conversación y una madurez de 30.

Obviamente Sara no se ha ido a Adelaide hoy. Se va el viernes. Me cuenta que se va al festival Fringe de Adelaide, que es de los más famosos del mundo y me dice que por qué no me voy también. Es tentador... podría irme el viernes y volver el lunes justito para pillar el vuelo a Nueva Zelanda. Son 7 horas de viaje en coche. Es una posibilidad muy tentadora. Además coincide también con el festival Womadelaide. Si encuentro cómo ir y dónde quedarme, me lo planteo. Es la ventaja de este viaje, que puedo improvisar todo el rato.  

Se nos va tanto la tarde con la charla, que al final nos traen la carta de la cena. 



Decidimos irnos, ella a su casa y yo para el Lentil de Thornbury. Al salir, no puedo evitar fijarme en...



Nos despedimos en la parada de bus y yo me voy con la bici al metro. 

Nada más llegar al Lentil, me encuentro que la encargada es Natalia, la colombiana y también está Magda, la argentina. Va a ser una noche en español. 

Me encuentro a Natalia hablando con un hombre, que le dice que necesita ayuda para descargar unas maderas. Me ofrezco, por supu. Los Lentil dependen en gran medida de todo tipo de donaciones. En este caso es un hombre vietnamita que se ha encontrado un montón de maderas y las trae para usarlas en la reforma que se está haciendo en la parte trasera del local para convertirlo en zona de uso comunitario. 



Como veo que hoy van bien servidos de voluntarios, prefiero cenar primero. 



Sopa de boniato y quinoa, y ensalada de lentejas. La verdad es que estoy comiendo de maravilla aquí. 

Después me cojo un delantal y echo una mano, pero hoy vamos tan sobrados de gente que la jornada es de lo más relajada. 

Al final del turno charlo con Natalia y Magda acerca de que me voy a NZ, y Magda dice que ella pasó 5 meses haciendo woofing en un parque nacional de la isla sur y que Jo (la americana que duerme en el garaje) pasó 8 meses. Que el sitio es increíble. Me pasa los datos...



Y, a poco que googleleo, efectivamente el Wharariki Holiday Park es un sitio espectacular. Magda me dice que siempre cogen woofers y que les dan la opción de que elijan qué trabajo prefieren. 

Pues ya tengo segundo destino. La verdad es que me apetecía mucho conocer también la isla sur, y éste parece el sitio ideal. 

Hoy ando sorprendido. Siempre me he considerado una persona tímida y vergonzosa que le costaba mucho socializar. Pero no sé si es por la gente de aquí o porque algo ha cambiado en mí, pero no paro de conocer gente maravillosa con la que estoy pasando unos momentos increíbles. 




6 comentarios:

  1. Por fin me he puesto al día ;).
    Fantástico viaje, gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. Entonces...has aprendido que funny es nuestro "gracioso", relacionado con reirse, y fun o es un sustantivo, gracia, o esta relacionado con pasarlo bien pero no exactamente con la risa. Me equivoco?
    1beso. Carol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te equivocas, pero es que, además, ambos se pueden usar como adjetivos (divertido), pero "fun" es en el sentido de alegre, de alguien que se divierte, y "funny" en el sentido de hacer reír.

      Eliminar
  3. ¿Qué tal, Pablo? Llevo siguiendo tu periplo día a día desde que te fuiste...(aunque no he dicho nada hasta ahora...). Y la verdad es que me resulta súper interesante la experiencia de tu viaje y esas 'otras formas' de viajar con poco dinero.
    Ánimo, sigue así, y sigue manteniéndonos al día de tu "aventura "....y que dure.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hey,Javi! Qué ilusión! Muchas gracias por seguirme!!

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.