Australia / Melbourne - Día 31 (12/03/16) - Día de encuentros...

Día 86...

Hace un par de días cumplí un mes desde que vine a Melbourne desde Tasmania. Pasa todo tan rápido que hasta se me olvidan las efemérides.


Nuevo día. Lo primero que hago es irme a Mr. PC a recoger mi portátil. 



Ya arranca, pero sigue sin funcionar la pantalla. En fin, esperemos que en Nueva Zelanda tengan una tele a la que poder conectarlo. 

Después me voy al Lentil a desayunar, como siempre. 




A las 12:30 he quedado con Ana, la española que conocí en el Lentil la otra noche, para contarnos nuestros viajes. Hemos quedado en la estación de Victoria Park para darnos una vuelta por los jardines del convento de Abbotsford. Pero antes de ir me paso por casa para cambiarme de calzado (voy con sandalias) y cogerme una chaqueta. Lo del tiempo aquí es impredecible. Ayer moríamos de calor y hoy hace frío. 

Quedamos en la esquina de Johnston con Hoddle...



...y desde ahí vamos andando hasta el Convento de Abbotsford.




Es la segunda vez en este viaje que hablo con españoles. Y pasar la mañana con Ana ha sido más que agradable. Su experiencia ha sido muy enriquecedora para mí. Tiene una visión del mundo, de la vida y de los viajes muy parecida a la mía. Aunque ella cierra ya su etapa, volviendo a su tierra, en Huesca, a final de este mes. Hemos dado una vuelta por una parte de los jardines del convento que no conocía. 





Me ha consolado saber que ella también tuvo problemas con el inglés al principio y que cuando llevaba tres meses, como yo ahora, tuvo ese momento de "llevo ya tres meses y aún no lo entiendo todo... WTF??". Dice que es normal, que no me preocupe, que hay más avance del que nos creemos. Y es verdad, no lo entiendo todo, pero entiendo mucho más que antes y mis conversaciones son cada vez más normales, sin tantos "what?"

Nos vamos a tomar un café en el Lentil de Abbotsford y allí me encuentro con Lily, Yui, Jordan... Esto es una pequeña familia y al final nos conocemos todos. Lily me dicen que mañana hay un encuentro en varios parques de la ciudad, con música, malabares, comida, actividades... y me invita a ir. Es curioso como ocurre todo. 

Y cuando estamos volviendo hacia Victoria Park, ocurre una de esas "casualidades" que no paran de ocurrirme en este viaje. Nos encontramos por el camino a Shanaka, el fundador del Lentil, que me reconoce y me saluda. Está delante de su casa (bastante modesta). No sabía que vivía ahí, tan cerca de Abbotsford. Me dice que le viene bien estar cerca del primer Lentil, y es que no para de trabajar en el proyecto. Me cuenta que van a abrir uno nuevo en Turín (Italia) y hablamos sobre la posibilidad de abrir uno en España. Él piensa, como yo, que el mejor sitio sería Barcelona. Me pide que le mandé un mail y nos mantengamos en contacto para hablar del tema. 


Nos despedimos de Shanaka y ,en Victoria Park, me despido de Ana deseándole lo mejor en su vida y que disfrute de su primer sobrino que está a punto de nacer, y me marcho para el Lentil de Thornbury.

Al llegar, recibo un mensaje de Jenia. Mi camiseta ya está lista. 



Pues no ha quedado mal.

Me cojo un delantal y me uno al equipo de esta noche. 



Primera tarea: hacer las pizarras. No me acaba de quedar como yo quiero... pero está presentable. 



...y a las 6 empezamos a servir mesas. Es una tarde tranquila. Hay poquita gente. 

A las 8 y algo me hago mi propia comanda: sopa de tomate y pimiento (Pete, novio de Jenia y chef habitual de este Lentil, ha vuelto a hacer esta sopa porque le dije que era la mejor que había hecho hasta ahora) y el curry de judías verdes. 



Aquí cenando con Hannah, Rachael, Chuck y Pauline, una voluntaria francesa que habla un español perfecto. Sorprendentemente no tiene nada de acento francés, que suele ser muy marcado. Está en Melbourne estudiando y ayuda en el Lentil para poder comer, como yo. 

Jenia, que ha venido también a cenar al Lentil, me comenta que van a ir luego unos cuantos al Open Studio, aquí cerca, a escuchar a una banda que toca, y me invita a unirme. Es genial cómo me incluyen en sus planes. 

Me quedo hasta que terminan de recoger y nos vamos para allá. Pete me comenta que han lavado las camisetas multicolor, y...



...ups. 

Hablamos de los Lentil. Pete se va a Turín a ayudar a montar el de allá. 

Llegamos al Open Studio...



...hay un ambiente estupendo. La banda toda un estilo un poco brasileño y todo el mundo se pone a bailar a su aire. Es genial. 





De camino a los baños veo el anuncio de grupo que tocará próximamente, de nombre sutil y sugerente. 



A media noche la banda termina y yo me vuelvo ya para la casa. 

Me escribe mi hermana Almudena. Ella y su marido José me está siguiendo en el blog y, preocupados por mis problemas informáticos, se han ofrecido a mandarme a Nueva Zelanda un portátil que ya no usan. Son más majos que las pesetas, como decía nuestra madre. 

Se me acaba mi tiempo en Melbourne y siento que me han acogido aquí de una forma increíble. 

Espero volver pronto. 

2 comentarios:

  1. HE SALIDO YO!!! HE SALIDO YO EN LEOCALLEJERO!!!!! QUE ILUSION ME HACEEEEEE!!!!! Me siento importante ;)

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.