Nueva Zelanda / Rangataua - Día 8 (22/03/16) - Día de trabajo intenso

Día 96...

Cumplo una semana en Nueva Zelanda. Y tan ricamente. Aunque hoy ha sido la primera noche que he dormido mal. He tenido una pesadilla que no recuerdo, pero que era muy violenta. Y además tengo una pequeña infección en una uña del pie y me ha estado doliendo toda la noche. 

Me levanto y lo de siempre, zumo de manzana y zanahoria con jengibre, saludos al sol en casa de Susan, nos tomamos el zumo...



y a The Shed a hacer el desayuno. Hace un día estupendo, y no puedo evitar la tentación de sacar unas fotos a las casas de los vecinos, que son de revista. 




Cuando llego, veo esto que escribió Susan anoche y no me di cuenta.


Parece que le gustó mi arroz de cosas.

Hoy para desayunar, tortilla de patata y cebolla. La vuelvo a hacer con la patata rallada.



Pero no acaba de quedar bien. Por un lado la patata rallada, aunque se hace mucho más rápido, hace que tenga menos consistencia, y por otro lado, hay que dejarla más tiempo para que se haga del todo, pero como soy un agonías y pienso que se va a pegar, siempre la saco demasiado pronto.

Pero parece que gusta.


Después tenemos minireunión para repartir tareas, pero al final me encargo más o menos yo de organizarlo. Sophie limpia las ventanas...


Ayudo a Damien a terminar con las cortinas de las dos habitaciones que quedan...


...y luego él se pone a quitar telarañas, mientras yo pinto el techo del pasillo.




No he pintado paredes en mi vida, y no hay nadie para enseñarme, pero al final con un poco de sentido común, siguiendo más instrucciones del bote de pintura y mejorando la técnica poco a poco, la cosa se apaña.

También pinto todas las manchas que encuentro por la casa.

Otra tarea autoimpuesta es la de arreglar la cisterna del baño de arriba.


El problema es que la pared es tan fina que no aguanta el peso, así que le propongo a Susan hacer un arreglo algo más efectivo, clavando una madera en la pared y sobre ella atornillar la cisterna. 

Consigo dos tiras de madera y las barnizo. Mañana las pongo a ver qué tal queda. 

A media mañana nos avisa Susan de que tenemos una visita...


Se ha encontrado una cabra en medio de la calle, que le sigue... e intenta comerse su chaqueta.


Le sigue hasta dentro de la casa, donde intento darle una manzana, pero esta más interesado en jugar.




Sigo con las tareas autoimpuestas: clavo en la pared el especie de perchero que se cayó antes de que yo llegara...


...mientras Susan y Damien trabajan con la segadora para arreglar la entrada.


A las 17:30 damos por terminada la jornada, que ha sido la más productiva con diferencia, y Susan y yo nos vamos al pueblo a hacer la compra. Pero antes hacemos una parada de repostaje.


A la vuelta hacemos la cena. Susan prepara una pasta con salsa de atún gratinada al horno (que yo no comeré, claro), y yo preparo una ensalada colorida de las mías.


Lechuga iceberg, tomate, pepino, cebolla, garbanzos, remolacha cruda rallada, zanahoria rallada, perejil, frutos secos variados (crudos, porsupu), pasas, un poco de parnesano...

...gusta tanto que, a pesar de que es enorme, no queda nada.

La cena la completamos con unas mazorxas hechas en la BBQ.


Antes de cenar nos encontramos con un nuevo mensaje, esta vez de agradecimiento.


Nos queda una cena más que apañada...



...que acompañamos con un buen vino con el que nos obsequia nuestra anfitriona.


El por qué Damien parece Stephen Hawkings cuando se le mira a través de una botella, es un misterio.

He estado mirando otras rutas en el Parque Nacional de Tongariro y tiene muy buena pinta. Hay varios refugios de montaña para poder hacer una ruta de 4 días. Me encantaría hacerla. Damien me ha recomendado que mire en Couchsurfing, que hay un grupo de gente de NZ donde anuncian actividades o puedes buscar gente para hacer estas cosas. Aunque, la verdad, me apetece hacerlo solo. 

Para la infección del dedo he intentado comprar alcohol, pero aquí lo del alcohol de uso medicinal les suena a cachondeo. Me dicen que use vodka. Al final estoy usando aceite de árbol de té (tea tree oil) y parece que va muy bien. 

Una de las cosas que me sorprende de NZ y Australia (y supongo que se da en muchos más sitios) en la costumbre de construir todo con madera: las casas, las estructuras, las vallas... Probablemente un constructor sabría decirme el por qué, pero es que a parte de lo que supone tener que matar árboles para tener material de construcción, no paro de ver que la madera es un material muy estético, pero muy poco duradero. Al final siempre se pudre con la humedad...



Que entiendo que la madera queda súperchula a la vista, y lo digo sin ironía, pero a estas alturas ¿no hay otros materiales igualmente estéticos, pero de mucha mayor duración y menos impacto ecológico?

No digo usar granito para hacer catedrales...

...pero algo así.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.