Nueva Zelanda / Christchurch - Día 5 (07/04/16) - Fiesta de cumple

Día 112...

Mi gozo en un pozo. La cafetera venía sin el filtro, así que no me sirve de nada. A ver si lo encuentro en la otra casa.




Mi dedo ha amanecido ligeramente mejor. Pero el hecho de que no empeore ya es muy de agradecer.

James ha venido temprano y me ha dejado la Veggie Box, así que aprovecho para variar un poco, y la tortilla de hoy me la hago de cebolla, calabaza y acelgas, de las que aquí llaman Silver Beet (las normales) y las Rainbow Chard (las de colores).






Después de desayunar le doy una buena limpieza a mi habitación con la aspiradora. Todas las esquinas están llenas de arañas. Se trata de prevenir nuevas picaduras.







Además he encontrado por fin un edredón, porque mi habitación parece la nevera de la casa. Así de apañada ha quedado.



Siguiendo la sugerencia que me hizo Holly, he decidido intentar hacer una compota de fruta. Voy a usar varios melocotones que cojo del árbol, un par de peras que también cojo del jardín, un par de manzanas, limón y canela.



Pelo y troceo la fruta. El limón lo exprimo y rallo la cáscara. Y luego lo pongo a cocer con muy poquita agua  fuego muy lento. En nada la fruta empieza a soltar agua y se pone a cocer.



Lo malo del fuego, es que no se oye cuando se sale... :-p



Lo dejo cociendo una media hora, luego le añado la ramita de canela y lo dejo cociendo unos 10 minutos más. Después se tritura bien con un tenedor.

Para guardarlo, lavo muy bien unos botes, los pongo a hervir un rato en agua, le echo dentro la compota aún muy caliente, y lo cierro bien. De esta manera queda casi al vacío y bastante esterilizado.




Ya sólo queda dejarlo enfriar y a la nevera.

La compota sale tan roja porque la variedad de melocotones que tienen aquí es tremendamente roja y mancha más que la remolacha.


Cuando termino, Shanguita me invita a compartir su comida: Arroz con un pequeño guiso de judías verdes y una especie de caldo de tomate que está superrico.



Después de comer riego las plantas del invernadero y del jardín, y después me voy de nuevo para el centro médico a devolver los informes que me llevé ayer por error. La de recepción creo que aún se está riendo de mi cagada. Y eso que le he explicado que si el médico me dice "This is for you"... pues me lo llevo. Y ella "...de verdad te has llevado los informes a tu casa???... jajajaja".

Menuda paliza de bici llevo. Es más de una hora ir y volver. Se me va a poner un culito que ni George Clooney.


Por el camino paro a comprar dos botellas de vino. Hoy es el cumple de James y lo vamos a celebrar en la casa de los woofers. Me he ofrecido también a hacer una tortilla allí. A ver si tienen huevos suficientes, porque están en modo vegano.


Cuando llego, me preparo una merienda de café con leche de soja y un trocito de chocolate (¡tenéis que probarlo!... es el mejor invento después del café con baileys) y unas tostadas con la compota que preparé esta mañana. 




No ha quedado mal, aunque sabe demasiado a melocotón para mi gusto. Creo que mejoraría poniendo más manzana, que es mas dulce. El melocotón es muy ácido.


Antes de ir para la casa de los woofers, Sai me pide que le ayude a llevar al container los portátiles que acaban de llegar. No termino de entender a qué se refiere hasta que me lo enseña.




Efectivamente es un container. Parece que es relativamente habitual aquí tener uno en el jardín de tu casa para guardar de forma segura las cosas de valor. Tanto frente a ladrones como frente a terremotos.


En el jardín hay otro container que es donde Dan tiene sus cosas personales.





Y es que me dice Sai que New Brighton es una zona "insegura". Entiendo que es en la escala de "inseguridad" de Oceanía, donde lo más peligroso que he visto es a algún jovenzuelo haciendo derrapar el cochazo de su papá. Holly también me comentó ayer que la zona del Antidote es relativamente insegura por las noches, por el tema del alcohol y demás. Pero vamos... cuando has estado en sitios como Quito, esto te suena a chiste.

Me voy para la casa de los woofers y, ahora que lo sé, no paro de ver containers por todas partes.



Cuando llego me pongo a hacer una de mis tortillas con patata y lo que parece una calabaza de estas alargadas, aunque el color es demasiado amarillo.



Lo vuelvo a hacer rallando la patata y la calabaza, pero esta vez, al cocinarlo, queda muy pastoso...



 ...y al mezclarlo con el huevo, más aún. Y la tortilla no acaba de quedar compacta.



No ha sido mi mejor tortilla, pero bueno, no ha quedado tan mal. Creo que ha el error ha podido ser uno de los siguientes:  

1) Que lo que yo creía que es calabaza, es algo extraño que al cocinarlo se pone muy pastoso. De hecho el sabor no es muy de calabaza.

2) Que igual es mejor hacer rodajas la patata y la calabaza, en vez de rallarlas, para que no quede tan pastoso.

3) Que lo he mezclado con el huevo estando demasiado caliente y el huevo ha empezado a cuajarse antes de ponerlo en la sartén. Suele ser buena idea dejar que se enfríe un poco.

De todo se aprende.

Mientras cocino, estamos James, Chika, Holly, Grace y yo. Pero después van llegando algunos amigos, compañeros de clase de inglés de Chika (una japonesa, una colombiana y una francesa de madre colombiana y padre español) y Emi, una kiwi que es la profe de yoga de Antidote.




Yo he hecho la tortilla, Chika ha hecho un curry japonés buenísimo y una ensalada, y Grace otra ensalada.




Aquí vemos a los recién prometidos, James y Chika, disfrutando de mi tortilla.



Y postres veganos. A destacar el brownie vegano de remolacha y cacao espectacular que ha hecho Holly.



Hoy me he sentido muy bien con ellos. Bastante más integrado. Lo que me descoloca aún es el "trabajo". Nunca es muy claro lo que tengo que hacer y me siento bastante a mi suerte en ese sentido. Hoy Sai me decía "Today I don't need you anymore... you can go and make some gardening" ¿¿Make some gardening?? Le he tenido que explicar que en Madrid vivo en un apartamento en el centro y que no he tenido un jardín en mi vida. Me dice que es cortar la hierba y "eso"... Pero si no sé ni qué máquina hay que usar para cortar la hierba.

Hasta ahora los trabajos que he tenido que hacer como helper han sido muy claros y muy guiados. Y nunca me ha faltado iniciativa para hacer tareas por mi cuenta. Pero este "a mi suerte" tiene el riesgo de que es facilísimo meter la pata. No puedo evitar pensar que cada uno aquí tiene su parcelita (Los woofers en Antidote y Sai en Battery Laptop) y hay cierto miedo a que entre gente nueva en esas parcelitas.

Me han contestado positivamente de algunos HelpX a los que he escrito, pero todos son en la isla norte, y me da pereza ir allá ahora. Otra cosa sería si me confirmaran el Vipassana. En ese caso me voy ahora, luego hago el Vipassana y luego vuelvo a la isla sur.

He escrito al Wharariki National Park, donde me recomendaron Magdalena y Joanna que fuera, cuando estaba en Melbourne. He avisado a Magdalena que iba a escribir, y ella ha escrito también recomendándome. Creo que sería un sitio perfecto al que ir ahora. A ver si sale.

Y lo mejor del día es que me ha escrito Sonja, a quien había olvidado por completo.  Resulta que en Noviembre, antes de empezar mi viaje, escribí a varias ofertas en las Islas Cook. Me contestó una tal Odette diciéndome que podría ser, que le dijera fechas, y luego me escribió Sonja diciendo que le había pasado mi contacto Odette, y que le diera más detalles. A ambas les dije que al final iba a empezar el viaje por Australia y Nueva Zelanda, y que les contactaría de nuevo en Abril o Mayo... y se me había olvidado por completo.

Y de repente, hoy, me escribe Sonja preguntándome si voy para allá y sigo interesado en ser su woofer en Aiutaki. ¡Ostras, y tanto! Y de hecho he contactado también con Odette, que está en Rarotonga, para avisarla que voy, para tener las dos opciones. A ver qué me dicen.

Así que igual al final parece que tengo donde ir, que era una cosa que me acojonaba un poco. No puedo permitirme irme a Cook Islands sin algo allí. Es demasiado caro.

Pero así... sí.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.