Nueva Zelanda / Rangataua - Día 18 (01/04/16) - Último día en Rangataua

Día 106...

Por fin un día para dormir. Quedamos en levantarnos hoy con calma, así que no me pongo el despertador. A las 7 me despierto medio desvelado, pero pienso "no, va, tengo que dormir un poco más". Y debo haber caído en coma, porque lo siguiente que recuerdo es que son las 10:30 (¡ups!) y tengo varios mensajes de Susan desde las 9:00 pidiendo usar el baño (¡¡re-ups!!). Mira que le he dicho que puede entrar siempre que quiera. Como no hay bañera en su casa, necesita usar la del estudio. 

Así que hoy no hay yoga (es muy tarde), ni tortilla (no hay huevos). Desayuno unas tostadas con tomate y café. 

Aún no he recibido respuesta de Dan, pero decido arriesgarme y comprar ya el billete del Ferry, porque veo que los baratos se agotan con rapidez. Hay dos compañías de ferry: Bluebridge e Interislander. La primera es más barata pero tarda media hora más, unas 3 horas y media, y tiene menos salidas durante el día. Aún así me lo pillo con ellos, por sólo $53 (la otra eran $65) a las 13:30. Para llegar a Wellington, que es de donde sale el Ferry, se tarda unas 3 horas y media en coche y hay que estar como una hora antes, por lo que, si quiero ir en autostop (porsupu), tengo que empezar bastante pronto. 

Susan nos tiene preparadas varias tareas. Lo primero es mover un enorme baúl que tiene en el estudio. Lo quiere llevar a su casa para barnizar y tenerlo allí. Entre los 3 lo hacemos en un momento. 

Lo siguiente es arreglar unas sillas rotas que tenía en The Shed. Lisa las lija y yo las encolo y reparo. 



Susan nos saca algunas fotos a traición. :-)





Después, aprovechando que los inquilinos de The Shed es están en el Tongariro Crossing, vamos a hacer algunas chapucillas. Susan y Lisa barren las hojas y cortan el césped, y yo limpio los canalones que recoge el agua de lluvia. 



El agua que pasa por aquí es la que bebemos.

Me tengo que enterar bien, porque Susan dice que el agua nos llega tal cual, Leticia dice que es filtrada a través de unas bombas y alguien más me dijo que era tratada químicamente. Pero lo más sorprendente es que el agua del grifo es perfectamente transparente y sin ningún sabor. A mi me sabe igual que la de Madrid. 

Me encanta la casa del vecino. 



El resto del día lo dedico a escribir en el blog la subida al Ngauruhoe. Como dice Susan, escribir en el blog es un trabajo a tiempo completo. 

Hoy es mi última noche, así que decidimos salir a celebrarlo. Como me niego a volver al Clyde Hotel, donde aún me deben $40, Susan nos lleva al Powderkeg.





Tiene el aspecto del típico hotel/restaurante de un sitio de esquí, todo en madera y muy rústico, pero lujoso. Según parece es el mejor sitio de Ohakune y la verdad es que tiene muy buena pinta. 



Me hace mucha gracias el aviso que viene en la carta diciendo en que "insisten" en usar productos naturales... "siempre que pueden". 



El local está petado. Tardamos un buen rato en conseguir mesa. 



Nos pedimos una botella de vino y para comer Lisa se pide una pizza, yo la hamburguesa vegetariana y Susan varias guarniciones vegetarianas. Dice que le está sentando tan bien no comer carne que quiere mantenerlo. 



Mi hamburguesa es de judías negras, un poco picante, pero buenísima. 



Algo más tarde se pasa Leticia para despedirse de mí. Cris no ha podido venir porque está con gripe. :-(



De vuelta a casa me pongo a preparar la mochila. El plan es empezar a hacer el desayuno a las 7h para comenzar el autostop a las 8h. Espero conseguir estar en Wellington antes de las 12:30, que es cuando empieza el check-in del ferry. 

Susan y Lisa me llevarán hasta la carretera, porque ellas se van a pasar el día a Whanganui, un pueblecito costero. 

He lanzado varias solicitudes de couchsurfing en Picton (donde deja el ferry) y en Blenheim (que está al lado). Porque voy a llegar a las 17h e igual es un poco tarde para hacer autostop. Hay unas 4 horas hasta Christchurch e igual es más fácil hacer autostop por la mañana.

Por otra parte aún no he tenido confirmación de Dan. Espero no llegar a Christchurch y encontrarme que no tengo donde quedarme... :-/

Confiemos. 

Con esto cierro casi 3 semanas en Rangataua (Ohakune) y empiezo una nueva etapa en Christchurch. Me apetece mucho el cambio. Habrá quien prefiera la estabilidad y la rutina, pero yo le estoy cogiendo el gusto cada vez más a lo de cambiar de vida cada 2-3 semanas. 









No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.