Nueva Zelanda / Whangateau - Día 27 - (27/05/16) - Inaugurando el gallinero

Día 162...

Nuevo día. Me levanto, como siempre, a las 7:12 (y sin despertador) y hago mis saludos al sol. 

Y después, me despido de Gala y de Kupe, que ya no les veré más, porque pasan el finde fuera. Nat me hace una foto con ellos. Bueno, dos... una es con Gala imitando mis saludos al sol.





La verdad es que los voy a echar un montón de menos. No estoy nada acostumbrado a tratar con niños (fui el menor de 8 hermanos y nunca tuve hijos, por lo que nunca he convivido con ellos), pero la convivencia con Kupe y Gala ha sido muy fácil. Me han hecho sentir parte del equipo desde el principio. El trabajo que ha hecho Nat con ellos, y cómo se están desarrollando, los convierten en personas muy especiales. 

Hoy no soy capaz de desayunar arroz. Estoy un poco saturado. así que me hago unas tostadas con tahini.


Después, empiezo a poner orden en las herramientas. Guardo gran parte de ellas, que ya no las voy a usar más.




Y lo siguiente es uno de los grandes acontecimientos. Ponemos el gallinero en su sitio definitivo.







Una vez colocado, ya puedo terminar el cercado.








Y, finalmente...



Hago una pausa para firmar el gallinero... ;-)





Al final de la mañana, los de Fonefix me dicen que no han recibido el móvil. Ay, madre. Nat se ofrece a llevarme a Matakana para hablar con la mujer de la tienda que tiene el servicio de correos, para preguntarle si realmente lo mandó y por qué no me dio un tracking number.



La mujer, sin ninguna demasiada amabilidad, me dice que no me dio tracking number porque es un servicio extra por el que había que pagar $1,5 más. Que me lo dijo. Igual es verdad que me lo dijo, pero como le entiendo la mitad de lo que me dice. La cosa es que, al parecer, no nos entendimos bien (a pesar de que le dejé clarísimo que necesitaba que llegara cuanto antes) y lo mandé por servicio normal, no por courier, por lo que lo más probable sea que, simplemente, está tardando el llegar. 

Bueno, al menos parece que no me lo han mangado... espero.


Mientras Nat visita el Op Shop (tienda de segunda mano) de Matakana, situado en la antigua oficina de correos y telefónica...






...yo aprovecho para hacer algunas fotos. Lo primero... los servicios públicos, que, como comenté ayer, los de Matakana son también famosos.




Y, después, otros rincones del pueblecito.





A la vuelta, Nat se encarga de que el gallinero sea más acogedor, mientras yo termino de poner la alambrada.



Nat está emocionadísima con la idea de poner hoy a las gallinas en el nuevo corral, por eso estamos a toda velocidad. Y así lo veo yo también.

Hacemos una parada para comer: arroz con judías y chucrut de piña y cúrcuma.




Y de postre, nos comemos un trozo de la cake que ha traído una vecina. Y esto sí que es como en las películas. Cualquier excusa es buena para llevar una tarta a tu vecina. Como dice Nat: Tanto en lo bueno como en lo malo, lo que hay que hacer es llevar una tarta.

En este caso, la vecina la ha traído para confortar a Nat por el accidente y los días de hospital. Por eso viene con una nota deseándole que se recupere.




Una vez terminado el cercado general, quedaría hacer la separación, para dividir el corral en dos zonas, con el gallinero en medio y, así, usar la doble puerta. Pero eso lleva curro (hay que tapar también la parte de debajo del gallinero), así que eso se queda pendiente y, por lo pronto, tapamos una de las puertas de forma provisional.



Y ya está todo listo para empezar a traer a las gallinas. Es un momento que hay que grabar como es debido.




Y así queda oficialmente inaugurado el nuevo corral, que he montado yo solito en su mayor parte. La verdad es que ha sido el trabajo que más he disfrutado desde que estoy de viaje.





Cuando oscurece, metemos a todas las gallinas en el gallinero (vaya número, pillarlas una a una) y lo cerramos. Es el procedimiento habitual para hacer que se habitúen a su nuevo hogar, pasando la noche dentro.





Para cenar, Nat me ha preparado un huevo poché con salsa romesco (como ayer me encantó, hoy me la ha vuelto a hacer). 



Hoy he visto como la hacía. En la batidora pone miga de pan mojada, pimientos rojos (ella los pone crudos, después de congelar/descongelar, pero también pueden ser asados), ajo, aceite, vinagre de jerez, sal y una especie de pimentón levemente picante. He visto que la versión "oficial" de la salsa romesco normalmente también lleva tomate y almendras.

Durante la cena, charlamos sobre los distintos tipos de vinagres y le pregunto de dónde viene el White Vinegar que tanto veo por aquí. Lo usan para todo, incluso para limpiar. Y no parece que sea lo mismo que el White Wine Vinegar. Me dice que no lo tiene muy claro, así que vamos a por la botella... y flipamos.



Y no porque la marca parezca de whisky, sino porque dice que está hecho de un derivado de la leche (¡!). Nos ponemos a googlear un poco y vemos que, efectivamente, en países con mucha industria ganadera, como Nueva Zelanda, tienen un problema con qué hacer con el suero de la leche, cuando lo separan para hacer queso o mantequilla. Porque es algo que no puedes tirar sin más, ya que se considera muy contaminante para los ríos porque cambia el nivel de oxígeno del agua. Y, al parecer, hace como 20 años apareció una empresa que descubrió como convertir el suero en etanol y, de ahí, en vinagre. De esta manera conseguían un doble objetivo, reutilizar un residuo problemático y fabricar un vinagre barato.

Aunque, claro, para mí el ideal sería que no hubiera industria ganadera... pero cualquiera dice eso en Nueva Zelanda. Me linchan.

Ya he hecho el chek-in de mi vuelo de pasado mañana. El plan para mañana (después de liberar a las gallinas) es confirmar con Fonefix si les ha llegado el móvil.

A) Si les ha llegado el móvil, recojo mis cosas y me voy en autostop a Auckland mientras ellos lo reparan. No cierran hasta las 16h, por lo que tengo tiempo de sobra. Y para pasar noche tengo una Couchsurfing circense muy interesante.

B) Si no les ha llegado, ya no hay prisa por ir. Así que puedo elegir entre irme anyway y pasar mi último día en Auckland o quedarme un día más, ya que Nat tiene que ir a Auckland el domingo y podría llevarme.

Ya lo decidiré mañana.

2 comentarios:

  1. Buen trabajo Pablete! La verdad es que no conocía esa faceta tuya. Ha quedado increíble!😘

    ResponderEliminar
  2. Buen trabajo Pablete! La verdad es que no conocía esa faceta tuya. Ha quedado increíble!😘

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.