Nueva Zelanda / Whangeteau - Día 9 - (08/05/16) - Diseñando un gallinero

Día 143...

Me vuelvo a despertar después de las 7. Estoy perezosillo. 

Anoche parecía que la perrita Bessy se iba a quedar a dormir conmigo, pero en cuanto Carol salió de casa para dormir en el cobertizo, Bessy salió corriendo tras ella. Se está calentito conmigo, pero madre no hay más que una.

A pesar de las leves agujetas de la carrera de ayer, hago mis saludos al sol y vamos a por el desayuno. Tortilla de patata y calabaza.



El problema es que es un tipo de calabaza (pumpkin) que se cocina mucho más rápido que la patata, así que prácticamente queda disuelta.



Mientras estoy con la tortilla, Kupe se pone a hacer tortitas. Hoy vamos a tener macrodesayuno.





Aunque la tortilla nos la comemos Nat y yo. A los niños no les gusta la calabaza. Pero las tortitas están estupendas. Así no hay forma de ser gluten-free!



Después del desayuno, mientras Gala se dedica a mimar y meter gallinas en casa (debería ser veterinaria o algo así)...



Yo me pongo a hacer bocetos del diseño del gallinero. Al final descarto la idea de hacerlo sobre una carretilla. Es demasiado lío y poco estable. La idea es hacer algo sencillo, ligero, transportable y estético.




Tengo la idea bastante clara de cómo hacerlo. A ver qué tal se me da, porque soy nuevo en esto, pero estoy aprendiendo un montón. No paro de mirar Pinterest, buscando "Chicken Coops" para sacar ideas.

Ya sólo falta ir mañana a comprar los materiales y me pongo al lío. Me apetece un montón.

De almuerzo me hago un sandwich con lo que queda de la tortilla y después me pongo a terminar de sacar las raíces de las hierbas del frontal de la casa. Por suerte encuentro en el cobertizo un azadón que lo hace mucho más fácil que con la pala.

Es un trabajo duro, especialmente por los enormes bloques de raíces que quedaron al descubierto al cortar las hojas.



Te das cuenta de lo antigua que es la casa cuando te encuentras entre las raíces los restos de un diskette de 3,5".



Y finalmente consigo sacar todas las raíces y despejar el terreno. Queda listo para plantar flores.


La montaña de raíces supera a la de hojas.



Aquí se puede ver el antes... 



...y el despues.



Me ha vuelto a escribir Sonja, de Aitutaki. Me recuerda que me van a pedir billete de salida de Cook Islands en el aeropuerto de Auckland, como ya me pasó en Melbourne para venir aquí. Así que hoy he estado mirando posibilidades. Lo más barato es volver a Auckland y desde aquí ver a dónde ir. También hay vuelos directos a Melbourne, lo cual es muy tentador, pero va a hacer mucho frío! Aunque si me quedo hasta septiembre en las Cook, ya pillaría la primavera. Pero no sé si me voy a aburrir antes, que por muy paraíso que sea, no da para tanto. Bueno, aún me quedan 3 semanas para decidirme.

Y también he estado mirando los vuelos Rarotonga-Aitutaki. Sonja dice que si me quedo en Rarotonga unos días, es fácil pillar una oferta de $99 de último minuto (el billete normal es más del doble), pero el problema es cuánto me cuesta estar en Rarotonga por mi cuenta. He estado buscando Couchsurfing, pero nada. Así que sigo buscando opciones.

Para cenar, Nat ha preparado algo que me ha parecido la gran idea. Lo ha hecho con una calabaza. En inglés diferencian con dos nombres diferentes los dos tipos de calabaza. Las alargadas son squash y las de Halloween son pumpkin. En este caso ha sido con una calabaza squash. La ha cortado en 2 a lo largo y la ha metido en el horno boca abajo hasta que ha estado hecha, y se sirve tal cual. Con un tenedor se remueve su interior y se toma con alguna salsa (en este caso ha hecho una salsa de tomate con aceitunas que estaba estupenda), servido en la misma cáscara. Riquísimo y queda muy presentable.

Lo malo es que estaba tan rico, que me lo he comido sin hacer foto. Vaya olvido.

Nat me había ofrecido que cogiera el coche y me fuera al concierto de Kim & Dusty que había en el Hall de Whangateau. La verdad es que tenía muy buena pinta. Música americana de estilo country y similar. Pero era a las 19h y se me ha hecho tarde después de cenar. La próxima vez estaré más atento a la hora.

La verdad es que me encanta lo que estoy haciendo aquí. La convivencia con la familia es más que buena y me encanta el trabajo que estoy haciendo. La construcción del gallinero va a ser toda una experiencia para mí. Pero se me hace un poco cuesta arriba lo de vivir tan lejos de todo. Si quiero tomarme una cerveza, me tienen que dejar el coche y conducir casi media hora hasta Warkworh. Y si quiero ir a una ciudad de verdad, es más de una hora hasta Auckland. Tengo que buscar actividades que hacer por aquí para no aburrirme, porque terminamos de cenar a las 19h y el resto de la tarde se queda bastante vacío.

Mañana haré alguna escapada a alguna parte.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.