Cook Islands / Rarotonga - Día 30 - (13/07/16) - Y finalmente...

Día 210...

Nuevo día. Parece que ha dejado de llover por fin. Miro los mensajes y, tal y como me esperaba...


Para empezar hay dos cosas absurdas en el mensaje:

1) Los bancos no empiezan a trabajar a la 1, obviamente.

2) Si el banco abre a la 1, obviamente a la 1 no va a estar en casa.

En fin, le sigo el juego. Le digo que OK, pero que iré sólo a cobrar, que hoy no puedo hacerle ningún trabajo porque luego tengo otra cosa. Y es que hoy tengo la entrevista en Castaway Resort a las 14:15.

Hablo con Carlos y quedo con él en The Waffle Shack para tomar un café y contarle la historia. Me dice lo que ya sé, que toca poner buena cara y esperar, que no hay muchas más opciones.

Como estoy "in town", le mando un mensaje a Tyronne para decirle que igual es más fácil quedar aquí para que me pague. Y recibo este bonito mensaje.



Si tenía alguna duda de que hubiera alguna mala interpretación por diferencias culturales... se me quita de golpe. Tengo clarísimo que no quiero volver a trabajar para esta persona. Sólo espero que realmente me pague.

Así que cojo mi moto y me voy para su casa y... oh, sorpresa... no hay nadie. Le mando un mensaje y me voy para el hostel para hacerme algo de comer. 

Lo primero que hago es poner a cocer los garbanzos que llevan dos días en agua. Y luego me caliento el arroz que me quedó de ayer.

Estando ya allí, Tyronne me manda un SMS diciendo que ha tenido que llevar a un guest al aeropuerto y que viene al hostel a pagarme. Vaya, eso sí que es una sorpresa.

Y, efectivamente aparece, con una actitud condescendiente pero, sorprendentemente, me siento muy seguro. Me da tan igual ya, que no me afecta nada su presencia, así que mantengo una actitud de seguridad, no me levanto de mi asiento y le miro directamente a los ojos. Me pregunta...

- ¿Tienes algo que hacer ahora?
- Sí, lo siento, tengo una entrevista para trabajar en Castaway Resort.
- ¿Como mantenimiento?
- No, como manager.

Y ahí le cambia la cara. Empieza a decirme no sé qué sobre trabajar sin visa y le digo que tranquilo, que Castaway me gestiona la visa de trabajo. En ese momento dice "ah, por cierto...", y me da los $50.

Me pregunta si estoy libre mañana y le digo que según me vaya en la entrevista, que le mando un mensaje luego. Y ahí nos despedimos. Fin de la historia.

Espero escoger mejor a mis empleadores la próxima vez.

Aunque siempre te queda la duda de si todo ha estado en mi cabeza, si soy yo el que he interpretado todo y si siempre tuvo intención de pagarme. Pero he aprendido a fiarme de mis intuiciones, especialmente en lo referente a la energía que recibo de las personas. Y sé que hay personas de las que debo alejarme, sin más.

Y, hablando de intuiciones, es curioso lo que escribí en el post del la semana pasada

El Castaway se me sigue resistiendo, pero algo me dice que al final algo va a salir por ahí.

y aquí estoy, camino de mi segunda entrevista con Paul. También está Lucile, la segunda de abordo, con la que intercambiado docenas de correos pero aún no había conocido en persona. Y es curioso cómo ocurren las cosas. El hecho de haber cobrado y haber sabido enfrentarme y manejar la situación con Tyronne justo antes de la entrevista, me hace ir con una sensación de seguridad en mí mismo enorme. Así que la entrevista es una charla distendida con ambos en la que Paul me cuenta que aunque los otros 3 candidatos (somos 4 finalistas) tienen más experiencia en F&B (food & beverage), lo que a él realmente le interesa es la parte de team management y customer service. Y él sabe que tengo bastante experiencia gestionando equipos de trabajo en mis producciones teatrales. Me comenta que su mayor preocupación es conseguir que los trabajadores se esfuercen en dar un buen servicio a los clientes, con buena actitud, muy pendientes de ellos, con un servicio rápido, eficiente y agradable. Y Paul es un tipo listo y me doy cuenta de que ve en mí a alguien con la energía necesaria para hacer algo así.

Y es que aquí tienen bastantes problemas con los trabajadores locales. Lucile me lo explica de una forma muy clara, que refleja muy bien la forma de vida de la isla. El sistema familiar de Cook Islands es de varias generaciones viviendo en una misma casa donde la cabeza de familia, normalmente la abuela, decide el reparto de tareas, en plan... tú serás la que limpie la casa, tú la que cuide de los nietos, tú el que se encargue de la plantación, y tú el que vas a trabajar para traer dinero a casa. Como la casa está pagada y parte de la comida la cultivan, no necesitan mucho dinero, así que les basta con que alguno de los miembros de la familia sea el que trabaje para todos. Pero eso hace que el dinero que gana esa persona no es para ella, no es para comprarse cosas y pasarlo bien, es para mantener a su familia. Y eso hace que la motivación en el trabajo sea muy baja. Y eso es algo fácil de percibir.

Paul me dice que a primeros de la semana que viene se decidirá por 2 de los 4 candidatos, con los que tendrá otra entrevista, y que en una semana más tarde tomará la decisión final. En caso de ser elegido, el procedimiento sería volar a Auckland y solicitar desde ahí el permiso de trabajo, cosa que te dan en unos pocos días teniendo un empleador. Con esa carta, ya puedo entrar en NZ con billete de sólo ida.

La verdad es que si me dicen que no... pues más fácil, no tengo que decidir nada, empiezo a mirar algún sitio para irme a Australia el mes que viene.

Pero si me dicen que sí... uf, que vértigo. Pero como me dijo alguien. Si me dicen que sí, es por algo, así que probablemente lo acepte. Me viene bien el dinero, y la experiencia puede ser muy bonita.

Después de la entrevista me vuelvo al hostel, guardo los garbanzos en el congelador...



...y me pongo a escribir el blog. A mi lado está la madre de la familia que trabaja en el hostel, pintando telas que harán de sabanas. La técnica es chulísima. Utiliza una madera grabada...



...sobre la que poner la tela y va pasando un rodillo con distintos colores.




Por la noche me hago un potajillo de garbanzos y arroz con verduras y mucha cúrcuma, y paso un rato muy agradable con los 5 argentinos que llegaron ayer: Sebastián, Carolina, Antonela, Luisina y Nicole.



Formamos la mesa de habla hispana, charlando a voces con grandes risas. Sebastián y su pareja Carolina se van a buscar cervezas y yo me quedo con las otras tres jugando al chinchón.



Cuando vuelven, nos dicen (otra de las cosas que no sabía de aquí) que está prohibido vender alcohol después de las 21h. Forma parte de las medidas de prevención de accidentes que hay en la isla. Aún así pasamos un rato de charla genial. Sebastián/Carolina y Luisina/Nicole se conocieron trabajando en la recogida de fruta de NZ y se decidieron a venirse 10 días de vacaciones, y aquí se encontraron con Antonela. Poco después, al oírnos hablar español, se nos une Cristobal, un chileno que acaba de llegar al hostel y que viaja con una catalana de Barcelona, Alba, que está ya durmiendo, así que aún no la he podido conocer.

A las 23h y poco disolvemos la spanish-party, porque hay toque de silencio en el hostal.

Aunque vuelvo a estar sin curro, me siento bastante más tranquilo. Voy a intentar aguantar un par de semanas gastando lo mínimo para ver qué pasa con Castaway. Intentaré encontrar algún trabajillo más, pero intentaré asegurarme que el empleador sea mínimamente normal.

La familia de Richie se va ya mañana. Se han portado tan bien conmigo que no sé realmente cómo agradecérselo. Serán a los primeros que visite cuando vuele a NZ. 

La sensación de que no sé que va a pasar con mi vida en las próximas semanas, en vez de hacerme sentir inestable o inseguro, me genera una sensación de libertad que me encanta. Casi todos los sudamericanos que conozco están trabajando en la temporada de recogida de la fruta de NZ, en jornadas de 11-12 horas por $15/hora. Puedo entenderlo. Es otro modelo de viaje: trabajo duro 3 meses y con ese dinero viajo otros 3 sin trabajar. Pero para mí, en ese modelo, te pierdes la mitad de viaje. Yo prefiero el modelo de trabajar todo el tiempo, pero poco. De forma que el trabajo forma parte del viaje, como una experiencia más. Es verdad que no siempre es buena...

...pero es experiencia. 




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.