Australia - UberEATS funciona


21-27/11/2016

Lun-Dom

346 días viajando...

74 días en Melbourne...


Y aquí sigo, en Melbourne, que ya se prepara para unas calurosas navidades.



Mis semanas se están centrando en dos cosas: cocinar y ganar dinero. Visto así, es una buena combinación...


En cuanto a cocinar...


Pues como siempre el lunes es el día de hacer el cake para los almuerzos de los chicos. Esta vez he probado esta receta de Bizcocho Bicolor de Coco y Chocolate, que se basa en que cuando ya tienes la masa lista, la separas en dos boles, uno lo mezclas con coco y el otro con cacao, y luego pones uno en el molde, lo metes en la nevera 1/2 hora para que se endurezca y luego pones encima el otro... y para el horno.



y... he aquí el resultado.



No está mal, pero cometí dos pequeños errores. El primero es que la masa era demasiado densa, debía haberla aligerado con más leche, eso ha hecho que el bizcocho salga poco esponjoso. El otro es que en la parte de chocolate puse demasiado cacao (y en general pongo poco azúcar) y esto ha hecho que esa parte sea una bomba de chocolate negro, que a mí me encanta, pero que para los chavales es demasiado. Por eso durante la semana veía que se comían la parte de coco y se dejaban la de chocolate... parte que me comía yo, claro. :-p

Esta semana adelantamos el día de burritos al lunes...



...y el martes hice pasta. Y cuando digo que hice pasta, no me refiero a que gané dinero, sino algo más... literal.






El miércoles, como teníamos un montón de champis que habían sobrado de una acampada que hicieron el finde pasado, repetí el risotto de champis con leche de coco.




Y como sobró mucho risotto, el jueves seguí esta idea para aprovechar lo que había quedado, haciendo una especie de hamburguesas de arroz. Para ello mezclo el arroz que quedada con huevo, lo aplasto, le pongo queso rallado en medio, lo cierro como una bola, lo rebozo en pan rallado, y lo hago a la plancha aplastándolo con cuidado.




Y lo acompaño con unas acelgas cogidas del jardín, cocidas con patata y zanahoria y rehogadas con champiñones.







La cosa tiene bastante éxito, la verdad. Así que lo celebro con una copita de vino en el jardín en modo relax.




En cuanto a ganar dinero...

El martes Margaret volvió a ficharme para que le ayudara a mover unos muebles y a lijar y pintar una hamaca vieja que tenía en el jardín.





Queda a juego con la fachada de la casa.

Y el miércoles me llega por fin la cosa que me compré en eBay para poder llevar el móvil en la bici cuando hago repartos. Es fundamental para poder seguir la ruta sin tener que pararme.

Eso sí, descubrí que me resulta más cómodo ponerlo al revés y sobre el manillar.



Y es que de repente UberEATS ha empezado a funcionar muy bien. Por un lado, al parecer, según vas haciendo repartos con efectividad, vas subiendo tu puntuación y te van dando más encargos. Pero es que además he descubierto el sitio perfecto, Brunswick St. en Fitzroy, donde en unos pocos metros hay un montón de locales que venden comida a domicilio a través de UberEATS. De hecho es normal ver a repartidores en esa calle esperando a que les entre un pedido. Porque los pedidos se los dan al que más cerca está del local de envío. El sábado en unas pocas horas me hice 6 envíos y terminé la semana con un saldo de $113, que está muy bien, la verdad. Así tengo la sensación de estar entrenando mientras gano dinero.




Y es que con Rebecca nos hemos desafiado mutuamente a presentarnos a un Triathlon en enero, por lo que nos vamos a poner a entrenar desde ya. Así que la parte de la bici está siendo divertida... y lucrativa.

La parte de nadar, iremos un par de veces por semana a una piscina que hay en el centro. Ésa va a ser la parte que más me va a costar volver a cogerle el ritmo. Hace años que no nado en plan en serio.

Por cierto, el sábado no fueron sólo los 6 repartos con UberEATS. Por la mañana tuve el training en el restaurante español de Thornbury, donde estuve practicando a hacer cafés (aquí son muy especialitos. Se considera que Melbourne es la capital mundial del Flat White, que no es lo mismo que el Latte, que no es lo mismo que el Capuccino, que no es lo mismo que el Mocha...) y aprendiendo cómo funciona el sistema de pedidos a cocina y cobro. Iré un par de mañanas de finde para estar acompañado y luego me dejarán solo algún día entre semana... ¡hala, a aprender!

Y eso no es todo este sábado. Cuando estaba repartiendo por Fitzroy, vi que alguien publicaba en el grupo de hostelería en el que estoy apuntado, que necesitaban un Kitchen Hand (un friegaplatos, vaya) para hoy mismo y que estaba bien pagado. Contesté inmediatamente y me dijeron que si podía estar allí a las 19h (eran las 18:30 y era en Richmond) me pagaban 25$/h (es difícil que paguen más de 18$ a un kitchen hand), así que me planté allí en 15 minutos. 

Me reciben con alegría, me llevan a la cocina, me presentan a la gente (todos de india o alrededores) y me presentan a la montaña de platos sucios más grande de la historia. Parece que les había fallado alguien. Por suerte ya tengo experiencia en el tema, entre lo que hice en Ohakune (Nueva Zelanda) y lo que hice el sábado pasado en el restaurante español, el fregar platos a nivel profesional ya no tiene secretos para mí, así que me pongo manos a la obra y, a pesar de que no paraban de llegar platos de la sala, conseguí ponerme "la día" en media hora, cuando ya lo tenía todo colocado y el espacio limpio y preparado para recibir más platos. El chef estaba encantado conmigo y no paraba de preguntarme si podía venir más días.

Además, me cuidaron mucho. Me dieron una hamburguesa vegetariana...



...un tupper con el curry de verduras y otro con arroz para llevarme a casa, y me invitaron a una cerveza cuando terminé, a eso de las 23h.

La encargada estaba también encantada conmigo, y que me llamará cuando vuelvan a necesitar a alguien de forma puntual.

O sea, que el sábado fue día de paliza total, pero me lo pasé teta y me saqué un dinerillo, que siempre ayuda.

Y la guinda fue que cuando llegué a casa, sólo estaba Soot (la familia pasaba esa noche fuera), y decidió que no quería dormir sola.



No fue negociable, así que me tocó pasar la noche con ella achuchándome que casi me echaba de la cama y escuchando cómo soñaba... :-)

El domingo quedé con Miriam para comer en el Vegie Bar de Fiztroy (regalo de mi amiga y profe de yoga de Cairns, Susan, que era muy habitual de este local cuando vivía en Melbourne... qué detalle, gracias!!).



Yo me pedí la sopa de noodles y ella el roti wrap. Ambos espectaculares. Y todo el mundo más que amable. Un sitio muy recomendable.



Después nos fuimos a la fiesta anzaluza (Andalusian Summer Party) del Robert Burns, donde estaban todos los españoles de Melbourne... por lo menos.




Aunque el rebujito a $8... da para tomarse sólo 1. Eso sí, superrico.


Rebecca me ha invitado el finde de la semana que viene al Folk, Rhythm & Life Festival en ElDorado. La cosa tiene una pinta buenísima. No tengo mucha costumbre de festivales, así que va a ser todo un descubrimiento para mí. Mi primer Woodstock... :-p


Por lo demás... de lo más destacado de la semana han sido las muertes de Rita Barberá y Fidel Castro. Casi se podría decir que ha caído uno de cada bando...

Y es que la política está tan polarizada en dos bandos, que a veces no sé si se está hablando de algo tan serio como legislar la convivencia en sociedad... o si se está hablando del Madrid-Barça.

Ha sido una semana en la que el 80% de las cosas que leía en Facebook eran opiniones de tinte político y muy radical, especialmente con Fidel Castro (con Rita Barberá eran más bromas que otra cosa). 

Estaban los que maldecían el nombre de Fidel por la larguísima dictadura sin libertad que supuso en cuba y que mearían alegremente en su tumba, y los que pensaban que era un santo del socialismo que había colocado a Cuba en los primeros puestos en cuanto a salud y educación y que habría que canonizarlo.

Y a mí lo que más me sorprendía era la seguridad con la que unos y otros defendían sus posturas, con mucho más interés en expresarla que en escuchar y analizar otras posturas.

Mi opinión es... 

...inexistente. Porque para formarme una opinión necesito toda la información. Y si hay alguien aquí que se considere completamente bien informado en cuanto a política a esos niveles, con los medios de in-comunicación que tenemos...

...de verdad, enhorabuena.







No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.