Indonesia (Bali) - Últimos días en la ONG

miércoles, abril 12, 2017
482 días viajando...
30 días en Bali...


Ya un mes en Bali...

Y así paso mis últimos días en Cahaya Mutiara... acompañado por Near, que cada vez está más apegado a mí y se pasa el día en mi habitación.




Las comidas siguen siendo todas a base de arroz blanco, pero consigo encontrar cosas que añadirle (que no sea pollo o el pescado extraño que comen aquí). Aprovecho que los tomates del huerto empiezan a madurar.




Y me he encontrado en una pared unas lecciones de inglés para ellos que también sirven perfectamente como lecciones de Bahasa para mí.







La pronunciación del Bahasa es muy sencilla, porque es muy fonética, al igual que el español. Sólo hay que tener en cuenta que la "C" siempre se pronuncia "Ch" (Canggu se pronuncia "Changú"), y para el sonido "K" usan la "K" (Gracias es "Terima kasih"). La "G" es siempre "Gue", la "J" es siempre "LL" y la "R" es siempre "RR".


Y por lo que he visto, casi todas las palabras son agudas. Con estas pocas reglas, es muy fácil pronunciar correctamente el indonesio leído, y queda muy bien.


El lunes pasado tuvimos la visita de dos mujeres locales que vienen de vez en cuando a echar una mano en algunas tareas del jardín o la limpieza. Son de una efectividad y rapidez impecables. No me queda muy claro si son voluntarias o les pagan por su trabajo. No hablan ni palabra de inglés, pero sonríen continuamente, y me he hecho amigo del hijo de una de ellas, que ha estado rondando por aquí.







En cuanto a "flora y fauna", me sigo encontrando de todo. Esta vez ha sido una mantis religiosa de tamaño considerable.




Y el martes 11, mi penúltimo día en la ONG, me han invitado a acompañarles a una celebración que no me ha quedado muy claro qué es (la comunicación no es el fuerte del los balineses), pero yo digo que sí a todo.


Para la ocasión me prestan un Sarong, la prenda que llevan tanto hombres como mujeres en todo tipo de celebraciones (incluso como prenda habitual).




Así que nos montamos todos en el minibús que alguien donó a la fundación y conducidos por Kadek, como siempre, nos dirigimos allí.






Cuando llegamos veo que es una especie de almuerzo para celebrar la festividad de la luna llena... o algo así.




Y, como casi todas las celebraciones aquí, se trata de comer. 







Y en mi última tarde en la ONG, aprovecho que estoy libre para darme una vuelta hasta Ubud y reservar en persona una habitación para mañana, para la primera noche de la Road Trip.


También aprovecho la estupenda luz que tenemos hoy (por fin ha dejado de llover todas las tardes) y que cojo el otro camino hacia Ubud que da un poco más de rodeo, pero es mucho más chulo, para sacar algunas fotos.







Las calles siguen adornadas por el Galungan pasado y el Kuningan que viene (estamos en el mes de las festividades más importantes).





Y las últimas noches las pasamos jugando al póquer con unos turistas alemanes y canadienses que están alojados en la casa de al lado y que han venido a visitarnos.

Y sí, voy ganando yo... ;-)




Finalmente llega el miércoles 12 de abril, mi último día en la ONG. Hago mis saludos al sol (mi hombro está mejor y estoy volviendo a hacerlos), lavo la ropa de cama y las toallas, recojo mis cosas y hago las últimas tareas en el huerto.

Después del almuerzo, me hacen la despedida. Nos reunimos los que estamos y me dedican unas palabras de agradecimiento. En mi turno les digo que de lo que se trata en este viaje es de aprender y que, por lo tanto, soy yo con mucha diferencia quien debe estar agradecido, por todo el aprendizaje que me llevo de este lugar. También les cuento esa frase que vi una vez en Facebook sobre lo que suponía ser un viajero y que, en mis palabras, sería algo así como:


"El precio de vivir emociones continuas es echar continuamente de menos"


Y, pagando ese precio... les voy a echar mucho de menos.

Me entregan un documento de agradecimiento.




Y me regalan una tarta y una camiseta.



Y por último me piden que escriba en el libro de libro de voluntarios para los futuros voluntarios que vengan.




Y así acaba mi estancia y colaboración de un mes en Cahaya Mutiara Ubud Foundation, por la que he pasado por todo tipo de emociones. Desde la sensación de querer salir corriendo nada más llegar, hasta la profunda gratitud que siento ahora al marcharme.

No ha sido una estancia fácil para mí. No soy un trabajador social vocacional, y no he podido evitar añorar ciertas comodidades, como comida sana, o no estar siempre lleno de hormigas, comodidades de las que puedo prescindir en periodos cortos de tiempo, pero que se me hace más difícil en estancias más largas. Sí es verdad que me he sentido útil y haciendo una labor necesaria, pero también sentía que era una gota en un océano de necesidad. También he sentido la necesidad de estar más tiempo solo o a mi bola, pero ése es precisamente el precio de este modelo de viaje con HelpX, en el que siempre vives con gente y pocas veces puedes estar solo o sentirte completamente libre.

Es por eso que ando dándole vueltas a la idea de cambiar el modelo, como ya comenté en el anterior post, y utilizar mucho más HouseSitting o MindMyHouse y menos Helpx o WorkAway.

Por lo pronto tengo cerrado un House Sitting de Singapur a final de este mes y casi cerrado un House Sitting en Kep (Camboya) para Junio-Julio.

El House Sitting no te da libertad total, ya que hay que cuidar de unas mascotas que suelen necesitar atención diaria, pero sí es mucho más ligero que un HelpX y, sobre todo, estás solo con una casa para ti. El precio de ello es que no incluye comida, ni gasolina y a veces ni siquiera la electricidad o el gas que consumas. Eso quiere decir que algo de dinero necesitas. Por suerte Asia, para eso, es muy barata, pero aún así algo de pasta se necesita. Así que ando estos días dándole vueltas a unas ideas de proyectos en Internet y buscando colaboradores que quieran hacerlos conmigo. Si salen adelante, sería una perfecta forma de viajar: House Sitting + Trabajo Online. Es lo que en este mundillo se conoce como...







No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.