Indonesia (Bali) - Vacaciones de Galungan

479 días viajando...
27 días en Bali...


Y empieza una nueva semana en Bali, en la que voy conociendo, profundizando, y entendiendo más y más lo que es esta isla. 


Mercado de Tampaksiring...

Esta semana fui al mercado que hay cerca de la ONG para comprar limones para terminar de curarme la infección de garganta (el sarpullido desapareció por completo).


El sitio es una explosión de colores y olores. Una vez que me metí dentro era difícil moverse o encontrar la salida. Muy impresionante.






Cuando por fin encuentro un puesto con algo parecido a limas (imposible encontrar limones), le pregunto a la mujer del puesto.


- ¿Son limas?

- [Cara de "eing?"]
- Hemmmm... ¿habla inglés?
- [eing?]
- Bueno, es igual... (cojo 6 limas)... How much?
- [algo en indonesio]
- Madre mía...

Menos mal que llama a gritos a otra mujer de otro puesto y ésta sí que habla algo de inglés y por fin puedo comprar mis limas.


Unos días después Karmen, Dayú y Wayan quieren ir al mismo mercado a hacer unas compras, y nos piden a Nana y a mí que les ayudemos. Yo encantado de pasar la mañana allá, claro.


Yo ayudo a Wayan, Nana a Karmen, y Dayú se maneja muy bien sola.




Las compras tienen que ser en los puestos de fuera, claro. El interior es inaccesible en silla de ruedas.




Lo mejor son los colores...








Lo que es terrible son las condiciones en las que tienen a las gallinas esperando ser compradas para ser comidas. Es terrible ver como vienen en una furgoneta, cogen una docena por las alas, y se las llevan.









Cahaya Mutiara Foundation...


El viernes 31 de marzo fue el último día de Mathiew, el voluntario francés que ha estado con nosotros una semana en la fundación. También le han hecho despedida, al igual que a Lydie.





Yo, por lo pronto, he dejado ya mi huella.





Es curioso que "España" en indonesio sea "Spanyol". Me puedo imaginar la escena del primer explorador de nuestro país llegando a estas tierras.


- Hello... where are you from?

- Yo zoy español!!
- Oh, he is from Spanyol...

Y sigo dando clases de piano a Koming, con el que me lo paso bomba, intentando hacer improvisaciones sobre un bajo continuo que le he enseñado.





Sophia

El Sábado 1 de abril conocí a Sophia, una encantadora diseñadora de joyas holandesa, en el Seniman Coffee Studio, un agradable café de Ubud.




Desde allí fuimos andando hasta el Sari Organik, donde nos tomamos un estupendo zumo, y luego me llevó a cenar a un sitio muy recomendable, el Moksa Restaurant, un restaurante vegano cuya comida viene de su propia producción ecológica basado en la permacultura.




Y terminamos escuchando a un grupo concido suyo, cantando clásicos de los 70-80 en el Laughing Buddha de Ubud. 
El día ha sido todo un descubrimiento de sitios nuevos. Pero nos tenemos que ir pronto. A ella le queda un largo viaje en moto hasta Canggu, que es donde vive, y a mí otro hasta la ONG. 

Sophia lleva 6 años en Bali, hasta hace poco trabajando como Product Manager para una joyería holandesa y desde hace poco sacando adelante su propia línea de anillos: I AM.




Vacaciones de Galungan...


Ese mismo sábado, por la mañana, Ketut me dice que el próximo Miércoles 5 de abril es la celebración del Galungan, que es como la Navidad indonesa, algo que ya sabía. Lo que no sabía es que para celebrar ese día, al igual que con la Navidad, todo el mundo se va a casa con su familia. Ketut me informa que durante toda la semana, y hasta el viernes, la fundación permanecerá cerrada y que soy libre de ir donde quiera... pero que no me puedo quedar allí.


La verdad es que dicho el día antes de tenerme que buscar la vida... igual es un poco pillado de tiempo, pero, por otra parte, la idea de tener una semana libre por delante, me entusiasma.


Así que rápidamente me busco la vida. Lo primero que hago es hablar con mis amigos españoles Jésica y Fran, de Uluwatu, que inmediatamente me invitan a la fideuá que harán mañana domingo en su casa y que luego me ayudan a buscar dónde alojarme.


Así que el domingo 2 de abril por la mañana, empaqueto unas pocas cosas en la mochila pequeña, me cojo la moto y pongo rumbo a Uluwatu.




Donde llego empapado de sudor por el calor bochornoso que hace. Menos mal que Jésica y Fran tienen piscina. Podría acostumbrarme a esto.



Y la fideuá de Fran, aunque hecha con espaguetis cortados, queda de impresión. ¿El truco de Fran? Tostar los espaguetis antes de cocerlos. ;-)




Al final comemos con una pareja de españoles amigos suyos y una pareja de alemanes que viven en la casa de al lado.




Después de comer y de la sobremesa, Jésica y Fran me llevan a buscar habitación al Pecatu Guest House, un backpackers lleno de surferos jovencísimos y buenorros, donde me dicen que sólo les queda una habitación maloliente (sic) y que me la dejan por 100.000 IDR (unos 7€) la noche. Le echamos un vistazo... y efectivamente, el olor a desagüe es difícilmente asimilable.


Allí nos encontramos con Mª Carmen, una andaluza conocida de la pareja y muy conocida en el guesthouse. Ella insiste un poco y le dicen que miremos en el SDK Homestay, que está justo al lado y que, curiosamente, está prácticamente vacío (probablemente debido a que tiene toda la pinta de que está sin acabar). Allí Mª Carmen le regatea un poco a Nyoman, el dueño, y le conseguimos una habitación para esa noche, bastante básica pero apañada, por 90.000 IDR (6,3€).






Después, para celebrarlo, nos vamos a cenar al restaurante chino Waroeng de Dusun donde nos ponemos hasta el kiko por 50.000 IDR (3,5€) cada uno.




Al día siguiente decido visitar el famoso Pura Uluwatu (entrada 30.000 IDR -> 2,1€), un templo construido en un acantilado que da la sensación de que al final la erosión del mar lo terminará tirando.









Lo más bonito es recorrer el camino que sigue el acantilado.






Después decido irme a Canggu para pasar unos días por esa zona de la que me han hablado muy bien.



Allí me encuentro con Rosa, una española que llegó hace poco a Bali y me estuvo preguntando a través del grupo de "Españoles en Bali" por el voluntariado que estoy haciendo. Al final lo habló con Stefan y quedó en ir esta semana para unirse al proyecto, pero como es Galungan, no puede ir hasta el sábado (como yo), así que se va para Ubud esta tarde y se quedará por ahí hasta entonces.


Nos encontramos en su Guesthouse, Eco Serenity, donde te puedes tomar un agua de coco (directamente del coco,con su pulpa y todo) por 20.000 IDR (1,4€). Allí le cuento un poco cómo es el trabajo de voluntario en la fundación y cómo es Ubud.


Después nos vamos a comer al Dian's Café II al lado de la playa llena de surferos.





Un par de días después vuelvo a hablar con ella y me cuenta que ha cambiado de opinión, que no va a hacer el voluntariado y que se va de Bali antes de lo previsto, que no le está convenciendo demasiado.

Toca buscar alojamiento, y lo mejor es hacerlo por recomendación. Contacto con Sophia, mi amiga holandesa, y me dice que mire en Terracotta Guest House, un hostel también lleno de surferos donde me ofrecen una cama en litera en un dormitorio lleno de surferos jóvenes y buenorros (es lo que abunda en todos los hostels de Bali, los surferos que no tienen suficiente dinero como para pagarse algo mejor) por 90.000 IDR (6,3€) la noche. El precio es guay, pero... Uf, qué pereza compartir habitación con 6. Me dice que también tiene una habitación privada en una casa que está al lado y que me la deja por 200.000 IDR. Demasiado, pero se la regateo, y al final me la deja a 500.000 IDR por tres noches (11,80 €/noche), con derecho a uso de la piscina, las facilities... y la habitación está genial, ya que es parte de una casa donde nadie vive ahora, así que privacidad total.




Con la ducha al aire libre. Si llueve, casi no tengo que abrir el grifo.




Para cenar vuelvo al Dian's Café (es de lo más barato de la zona) para comerme una superensalada... ¡qué necesitado estoy de verduras crudas!




El miércoles 5 de abril, Sophia me lleva a visitar el famoso templo de Tanah Lot, un poco más al norte de Canggu.


Sophia ya había estado allá un par de años atrás y, aun así, se lleva dos sorpresas. La primera es que la entrada cuesta 60.000 IDR (4,2€) un poco bastante caro para los precios que se manejan por aquí. Pero la segunda sorpresa es que han cambiado la entrada para que tengas que recorrer al entrar toda la zona comercial que han montado. Y lo más sorprendente es que todo está en japonés! Es como cuando vas a Mallorca y te encuentras todo en alemán.




El sitio es chulo, pero está tan petadísimo de turistas que pierde bastante encanto. Creo que cada vez llevo peor visitar sitios turísticos y disfruto simplemente con la experiencias de convivir con gente local en sitios sin turistas.









Una de las cosas que más me impresionan son los modelitos que llevan muchas japonesas. Probablemente no son los más cómodos para estas visitas (ni estas temperaturas), pero están obsesionadas por salir perfectas en las fotos.







Hay hasta una Holly Snake que hay que pagar por ver.



El templo de Tanah Lot está encima de una roca en la playa a donde no se puede acceder. Pero al menos te puedes hacer fotos chulas, como todo el mundo.






Una mujer india que parece que viaja sola le pide a Sophie que le haga la foto de rigor.





Nos alejamos un poco y vemos que hay otros templos dentro del recinto mucho menos visitados. Aquí es donde típicamente viene todo el mundo a ver la puesta de sol a través del agujero.






Y cuando ya hemos tenido suficiente turisteo, nos vamos al Eco Serenity a regalarnos una buena comida y un agua de coco.





Otros lugares chulos de Canggu a los que voy por recomendación de Sophia para tomar un café y planificar un poco los siguientes pasos de mi viaje, son el Satu Satu Coffee...




...Pelotón. Sí, tal cual. Esto está lleno de sitios con nombre en español, fundados probablemente por gente que viene de allá...



...y Corner House, donde al parecer el café produce risa.





También visito el taller de Sophia donde trabaja su producto de joyería. Me la encuentro con su amiga holandesa que está de visita, pintando unas marionetas que han comprado para regalo y que estaban en un estado regulero.





Y ayer sábado 8 de abril volví a la fundación para pasar mis últimos días aquí.



Conclusiones...


Después de casi un mes en Bali, debo decir que sigo sin ver lo que atrapa a tantísima gente en este lugar. Son incontables las personas que me he encontrado en este viaje que me hablaron maravillas de Bali y me dijeron que tenía que venir, por no contar todas las que me he encontrado aquí y que vuelven una y otra vez (cuando no se quedan directamente a vivir), enganchados por completo a este lugar. 

Es cierto que Bali es muy interesante por su cultura, donde el hinduismo es mayoritario dentro de un país mayoritariamente musulmán. Los hinduistas, al igual que los budistas, creen en el karma, y por ello son gente especialmente amable y de confianza, puesto que saben que todo el mal que aflijan, lo recibirán de vuelta. Eso hace que el entorno en general sea seguro y agradable (con excepciones).

Pero también es un país arrasado por un turismo exagerado y absurdo que ha crecido exponencialmente en los últimos años hasta un nivel para el que no está preparado. El tráfico y la contaminación son espantosos, especialmente en las ciudades más turísticas del sur o en Ubud donde ni siquiera con la moto se puede circular. Y los habitantes locales son amables y simpáticos... sólo mientras seas un posible cliente del que puedan conseguir algo. Cuando no, no hay ningún tipo de conexión. Sé que estoy generalizando, pero es algo que no sólo pienso yo, me lo ha dicho mucha gente mucho más asentada aquí que yo. Y es completamente normal. Para ellos somos invasores, no demasiado respetuosos, pero con bastante dinero. Eso nos hace tolerables, pero no queridos.

Y es que el tipo de turismo es bastante terrible para los pobres habitantes locales. Surferos sin camiseta y surferas en bikini paseando por las calles de las ciudades... yoguis con sus ajustadas ropas de licra y sus esterillas a la espalda... centenares de australianos que no van más allá de Kuta sólo a emborracharse cada noche... Millones de chinos, japoneses y coreanos yendo en manada de aquí para allá en buses contratados y haciéndose fotos absurdas por todas partes... No veo mucho sentido a irte a un país por el que se supone que te sientes atraído por su cultura, pero que luego no seas capaz de respetar sus costumbres o intentar integrarte mínimamente, y que sólo intentes vivir tal cual vivirías en tu casa. Hay muchas calles comerciales y muchas playas de chiringuitos que son exactamente las mismas que verías en cualquier otra ciudad del mundo. No hace falta venir a Bali para tener eso... si exceptuamos que todo es más barato aquí.

Que igual ésa es la gracia para la gente... que todo es más barato aquí.

Porque para mí Cook Islands tiene muchísimo más encanto que Bali... pero es muchísimo más caro, claro.

Cuando hablo con todas esas personas enganchadas a este lugar de una u otra manera, siempre les pregunto el por qué... y siempre todos me dicen lo mismo: por la energía tan especial de este lugar.

Pero por más que lo he intentado, después de un mes sigo sin conseguir sentir esa energía (y me considero una persona bastante perceptiva para ser hombre). Pero también es cierto que la mayoría de esas personas me han reconocido que Bali ha cambiado muchísimo (a peor) en los últimos años. 

No sé... Empiezo a pensar que quizá lo que hubiera aquí se ha perdido, aplastado por el peso de tantísima gente que no ha sabido vivirlo y respetarlo.

Uf... lo leo y suena terriblemente negativo. Y debo decir que no me arrepiento EN ABSOLUTO de estar aquí. Ha sido uno de los lugares con mayor aprendizaje por los que he pasado. Mi mes en la ONG ha sido difícil pero completamente enriquecedor, aleccionador y necesario. La gente maravillosa que he conocido aquí ha sido completamente impagable. Es mucho lo bueno que me llevaré de aquí cuando me vaya.

Y es que aún no me voy. Todavía me queda mucho que recorrer e igual en estas semanas cambia mi visión de esta isla. Pero me ha parecido interesante reflejar aquí mi sensación en este momento.


Planes...

Y es que Bali, al ser para mí la puerta de Asia, me ha hecho replantearme un poco mi viaje. 

Al buscar futuros destinos y mirar los HelpX, me he deprimido bastante. La oferta de HelpX en Asia es infinitamente menor que en Australia o Nueva Zelanda, y eso hace que la oferta sea mucho peor, rayando en muchos casos en la explotación. He llegado a ver ofertas de 6 horas/6 días a cambio de sólo alojamiento en habitación compartida y sin comida.

Eso, sumado a cierto cansancio físico y psicológico que me ha supuesto este mes en la fundación, me hace replantearme intentar no usar más HelpX, al menos en Asia.

Así que voy a intentar usar sólo House Sitting, es decir, alojarme en casas de gente que necesiten que les cuiden sus mascotas mientras se van de vacaciones. Algo mucho más relajado (en algunos casos son casas muy chulas). 

Pero de esto también hay muy poca oferta, así que lo que haré es, en vez de buscar un país de destino y luego buscar allí dónde quedarme, lo voy a hacer al revés, voy a buscar House Sittings por esta parte del mundo, y viajar a los países donde los consiga.

Por lo pronto ya tengo el primero. Voy a cuidar un apartamento con sus mascotas en pleno centro de Singapur, desde el 28 de Abril al 2 de Mayo. Y ya tengo mi billete a Singapur para el 27 de Abril, que será el día que deje Bali.

Tengo posibles House Sittings también en Camboya, Thailandia, Vietnam... ¡fingercrossing!

En la Fundación estaré hasta este miércoles 12 de abril (justo cuando cumplo un mes aquí). Desde ese día y hasta el sábado 15 estaré de viaje con Sophie por el norte de la isla. El sábado tengo la boda de mis amigos Kevin y Patricia (españoles que conocí en el restaurante español del Melbourne) y desde entonces y hasta el 27... fluiré. Me dejaré llevar por lo que ocurra. :-)

Quizá mi visión de Bali cambie después de todo este tiempo que voy a pasar fuera de la fundación y que me permitirá vivir todo de otra manera.


Cuentas...


Y como estamos a primeros de mes, toca repasar las cuentas de marzo. Veamos...


GASTOS:

  • TRANSPORTE:             
    • Vuelo Darwin-Bali:                   123,65€
    • Bus (Incluye Alice Sprigs-Darwin):   181,62€
    • Alquiler Moto:                        45,50€
    • Gasolina:                              8,26€
    • Aparcamiento:                          0,07€
    • Peaje:                                 0,32€
  • COMIDA:   
    • Comer fuera:                          99,21€
    • Comprar comida:                       74,30€
    • Cafés:                                72,71€
    • Bebidas:                              35,84€
  • OTROS:
    • Road Trip Adelaide-Alice Springs:    259,65€
    • Ropa:                                 23,38€
    • Alojamiento:                          51,10€
    • Entrada Festival:                     24,50€
    • Entrada Templo:                        1,05€
    • Clase de Yoga:                         7,00€
    • Farmacia:                              4,29€
    • Internet:                              5,25€
    • Enchufe:                               1,99€
    • Limpieza:                              5,30€
    • Postales:                             27,15€
  • TOTAL:                                 1.052,14€

INGRESOS:
  • UberEATS:                                106,40€
  • TOTAL:                                   106,40

SALDO:
  • TOTAL:                                   945,74€

Uf... ha sido un mes de muchísimos gastos (el roadtrip, muchos desplazamientos, cambio de país, muchas actividades extra...) y pocos ingresos (sólo los premios que me da UberEATS por conseguirles nuevos repartidores), con un saldo que hacía mucho que no era tan alto.

Mis saldos mensuales quedan, pues, tal que así:


  • DIC:             345€
  • ENE: 393-19 =    374€
  • FEB:             387€
  • MAR: 468-290 =   178€
  • ABR: 301-39 =    262€
  • MAY:             880€
  • JUN: 925-12 =    913€
  • JUL: 765-30 =    735€
  • AGO: 602-507 =    95€
  • SEP: 864-641 =   223€
  • OCT:           1.090€
  • NOV: 753-506 =   -47€
  • DIC: 1178-1027=  121€
  • ENE: 760-1529 = -769€
  • FEB: 768-276 =   492€
  • MAR: 1052-106 =  946€
  • TOTAL:         6.225€
  • MEDIA MENSUAL:   389€

Pero bueno, al menos la media mensual sigue estando por debajo de 400€.


En cualquier caso sigo animado y con ganas de nuevas experiencias y aventuras. 

Y, además, algo muy bueno se avecina.




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.