Indonesia (Lombok) - Road Trip en Lombok

493 días viajando...
37 días en Bali...
4 días en Lombok...

Tras el road trip por Bali, paso unos pocos días en Canggu, disfrutando por fin sin tener que trabajar. Sophia me enseña alguno de los lugares más interesantes de la zona.

La Playa de Pererenan, donde se pueden disfrutar de maravillosas puestas de sol... junto con millones de locales...





...mientras a nuestras espaldas se celebra una curiosa boda.




El curiosísimo restaurante/cine Divine Earth, donde además de alimentarte muy sanamente, también puedes disfrutar de la proyección de una película... y gratis!




El Corner House, un estupendo café... 




...con una estupenda ensalada de arroz negro.




Aunque también sigo preparando de vez en cuando mis desayunos sanos.





O el Warung Pantai, en la playa de Batu Belig, en Seminyak, donde se come estupendamente bien por muy poco.



Uno de los días coincido con Marta, mi amiga catalana que conocí en Brisbane, y vamos juntos a visitar el templo de Goa Gajah, construido alredededor de una impresionante cueva excavada en la roca.




El recinto es grande y espectacular.




Pero lo mejor es un camino escondido que nadie conoce, y que Marta supo por un guía hace tiempo, que lleva hasta el lecho del río.




Durante esos días, quedo con mis amigos españoles de Uluwatu, Fran y Jésica, en irnos el jueves los cuatro (con Sophia como guía, que ya ha estado) a hacer una road trip por la isla de Lombok.


Lombok es otra de las islas de Indonesia, la que está al este de Bali. Es de mayoría musulmana, al contrario que Bali que es de mayoría hinduista. Pero es un destino turístico también bastante conocido.




The Road Trip por Lombok

Jueves 20 de abril


Así que el jueves por la mañana, Sophia y yo cogemos el petate y nos ponemos en camino con su Scoopy. Nuestro destino es Pandang Bai Port, el puerto de salida del ferry a Lombok.




Ahí hemos quedado con Fran y Jésica, a quienes nos encontramos nada más llegar (rodeados de guías turísticos intentando venderles servicios). Nos dicen que llevan siguiéndonos la mitad del camino (ellos vienen desde Uluwatu) sin darnos cuenta.


Compramos los tickets para el ferry, que salen bastante baratos, 112.000 IDR (7,70€) por cada moto con dos pasajeros. Se supone que hay un ferry cada hora, pero tienen un caos considerable. Nos toca esperar bastante, pero finalmente...




...sobre las 10h salimos del puerto.





Nos cruzamos con otro de los ferrys que vienen de Lombok.




El ferry está lleno de vendedores de todo tipo de comida.




Y ahí conocemos a Patri y Alejandra, dos malagueñas encantadoras que van también para allá y con las que hacemos buenas migas enseguida.



  
El viaje es largo de cojones. Entre 5 y 6 horas. Por eso es tan barato. Éste es el slow boat. Por bastante más también está el fast boat.

Hasta la tripulación busca la manera de entretenerse...




A las 14:15 estamos desembarcando en el puerto de Lembark. Hemos tenido suerte, el trayecto ha sido mucho más rápido de lo habitual.





(foto de Sophia)

Allí nos despedimos de Patri y Alejandra (que no tienen moto y van a buscar taxi) y vamos directamente hacia Kuta Lombok, la población más turística de la isla.




Hay como una hora en moto desde el puerto hasta Lombok, pero basta ese tiempo para sentir la enorme diferencia entre Bali y Lombok. Probablemente Lombok es lo que era Bali hace 10-20 años, antes de ser aplastado por el turismo. O probablemente Bali es lo que le espera a Lombok en los próximos años, viendo la velocidad del desarrollo turístico.


Pero ahora mismo es un lugar muy agradable, muy real, con una naturaleza bastante bien conservada, con población local real y sin estar llenísimo de turistas por todas partes.


Durante el trayecto en ferry buscamos en Booking un alojamiento BBB en Kuta y encontramos uno con bastante buena pinta, The Spot Bungalows, a 120.000 IDR (8,25€) la noche. Así que vamos directamente allí y nos asignan unos bungalows muy curiosos, elevados, con suelo de bambú que da la imresión de que va a ceder en cualquier momento.




El tiempo justo para dejar las cosas, ponerse el bañador, y nos vamos a Kuta Beach, la playa más cercana.







(foto de Sophia)


(foto de Sophia)

Lo malo de estar tan cerca de la zona turística es que está llenísimo de vendedores, especialmente niños de no más de 10 años vendiendo pulseras. Es impresionante cómo hablan inglés y, sobre todo, cómo se han aprendido varios juegos para enganchar a los clientes. El más usado por todos es de las capitales. Te piden que les digas tres países y te dicen sus capitales y si aciertan, le tienes que comprar una pulsera. Y es impresionante como se las han aprendido TODAS.

- Vale, venga... ¿Andorra?

- Andorra la Vella.

Flipamos.


También está el que dice que puede hacer piruetas en la arena.






Nos quedamos allí hasta la puesta de sol.




Por la noche nos vamos los 4 a cenar a un sitio que no consigo recordar, y después nos vamos a tomar un copa al Samalas Restaurant & Bar, donde nos "asalta" Pia Papaya, una niña de 8 años con un desparpajo impresionante, y unas dotes de vendedora que ya quisieran muchos. En vez del juego de las capitales, me reta al piedra-papel-tijera al mejor de 3. Si gana, le compro una pulsera; si pierdo, me la regala... y me gana!





(foto de Sophia)


Viernes 21 de abril

Al día siguiente, después del desayuno (incluido en el precio) de café (balinés, of course) y pancake de plátano, nos ponemos en marcha para intentar llegar a la famosa Pink Beach, en la península de Ekas.




Hacemos una parada en un desaladero de lo más artesanal.






Y nos encontramos de todo. 


Búfalos...



(foto de Jésica)


(foto de Sophia)


(vídeo de Sophia)

Niños yendo al cole...



(foto de Sophia)


(foto de Sophia)

...y hasta a Patri y Alejandra, que aparecen en su moto por una incorporación justo cuando pasamos, y que, para colmo de las casualidades, también van a Pink Beach.



(foto de Jésica)

Así que, a partir de ahí, vamos juntos con las tres motos, como se puede ver gracias a la GoPro de Fran y Jésica.



(vídeo de Jésica)

Los últimos kms dentro de la península son de locura. No hay carretera, es un camino de cabras lleno de baches donde, con suerte, podemos ir a 20 kms/h. Por los carteles nos damos cuenta de que hay dos "Pink Beach's".




Nos encontramos a un local por el camino que resulta ser un guía (bueno, aquí todos lo son) y nos dice que vayamos a la de más lejos, que está mejor. Pues nada... a dar botes.


Pero al final llegamos sanos y salvos.



(foto de Sophia)

Y el lugar merece la pena.




 La arena no es tremendamente rosa... pero algo rosadita sí que es.



(foto de Sophia)


(vídeo de Sophia)



Pasamos ahí la mañana y, para comer, nos vamos al Warung que está ahí mismo, ya que los precios son más que razonables (10.000 IDR = 0,7€).





(foto de Sophia)

Estoy enviciadísimo con los young coconuts.



(foto de Sophia)

Después de comer nos vamos a la playa del otro lado del warung, por variar.




Y allí, justo en frente, hay una isla a la que Sophia, Fran y yo decidimos llegar nadando. 



(foto de Sophia)


(foto de Sophia)


(vídeo de Sophia)


(foto de Sophia)


(foto de Sophia)


(foto de Sophia)

Y pasamos en la playa el resto de la tarde.


A la vuelta, hacemos una parada en una pequeña aldea para echar gasolina.





Y, en seguida, nos empiezan a rodear todos los niños de la aldea. Somos la atracción del lugar.






(foto de Jésica)

Y desde allí, nos ponemos en camino de nuevo hacia Kuta Lombok.



(foto de Jésica)


(foto de Jésica)

Para cenar nos apetece Pizza e intentamos ir a The Bus Bar, que tiene fama, pero esa misma fama hace que esté petadísimo, así que optamos por Warung Aldi's, donde la espera es larguísima, pero las pizzas lo merecen.





Sábado 22 de abril


Al día siguiente decidimos ir los 6 a alguna playa más cercana, a alguna de las del golfo redondo que hay antes de llegar a las penínsulas del sur.


Por el camino vemos algunas escenas más propias de África.




Cuando llegamos al golfo, vemos que en el acceso a todas las playas hay un grupo de chavales que cobra por el "parking" 10.000 IDR. No es que sea mucho (0,7 €), pero comparado con los 2.000 IDR que te cobran por aparcar en Bali en cualquier sitio... es un poco abuso. Además, son todas demasiado turísticas, así que decidimos seguir avanzando un poco a la aventura.




Hasta que, atravesando una aldea donde tienen pinta de no haber visto muchos turistas en su vida, llegamos a una playa completamente desierta.



Como no hay ninguna sombra, nos hacemos un apaño de campamento con los pareos, una lona que nos encontramos y una estructura de bambú abandonada.



(vídeo de Sophia)

Y... directamente al agua!



(vídeo de Sophia)

Desde allí nos vamos Fran, Sophia y yo a explorar un poco.



(vídeo de Sophia)


(foto de Sophia)


(foto de Sophia)


(foto de Sophia)




(foto de Sophia)

Cuando el hambre aprieta, decidimos movernos al otro lado de la península, donde parece que hay algunos sitios para comer.





(foto de Sophia)

(foto de Sophia)

Al final optamos por el Chillout Cafe, donde me pido una hamburguesa de aguacate impresionante.






Y desde ahí decidimos explorar playas más remotas.




Por el camino vemos una a lo lejos que parece espectacular.




Con las motos llegamos (con dificultad, el camino es terrible) hasta un resort en medio de la nada, el Inlight Lombok. Allí aparcamos, porque ya no se puede ir más allá, y seguimos andando, hasta llegar a...





(vídeo de Fran)

Donde tardamos medio segundo en meternos en el agua.




Y se nos va un poco la olla...


(foto de Sophia)



Hasta nos da por las posturitas de yoga.




(foto de Alejandra)

Bueno... ésta no es de yoga. Esto es más postureo que posturita.


(foto de Sophia)

Aquí yo enseñando a Alejandra a hacer el pino sobre la cabeza.


(foto de Sophia)

Cuando la tarde avanza, decidimos tomarnos un mojito en la piscina del resort. Al llegar, hablamos con el dueño, un ruso muy amable, que nos dice que no hay alcohol en el resort (¡Argh!). Pero bueno, tienen Young Coconuts y una fantástica piscina.





Sophia graba parte de la vuelta en moto, donde se puede ver la dificultad del camino y, lo más interesante, cómo son las aldeas del Lombok no tocadas por el turismo. Como se ve, todo el mundo nos sonríe y nos saluda a nuestro paso.



(vídeo de Sophia)

En el vídeo veo por primera vez esa característica tan mía de sacar la lengua cuando estoy concentrado. Madre mía... es exagerado! Es algo típico en los niños pequeños, pero que luego se les pasa. Creo que me quedé atascado en la infancia.

Fran y Jésica también graban parte del recorrido de vuelta.



(vídeo de Jésica)

Y por la noche nos vamos de cena los 6 juntos por Kuta Lombok para despedirnos. Mañana Patri y Alejandra se van para la Gili Islands, y nosotros 4 emprendemos el camino de vuelta. 


Domingo 23 de abril

Efectivamente, toca volver a Bali, así que tras regalarnos un segundo desayuno (el primero es el cansino cafébalinesconbananapancake)...




...nos ponemos en camino hacia el puerto de Lembar

En los trayectos en moto de los días previos me he quemado bastante la cara, así que decido hacer algo para que no me vuelva a pasar.


(foto de Sophia)

Sí, soy yo.

Finalmente llegamos a Lembar, donde no tardamos demasiado en embarcar.




Lo que sí tardamos una eternidad es en salir... como 1 hora. El viaje de vuelta es más lento y pesado que el de ida (suele pasar) y con bastantes menos fotos (también suele pasar).

Cuando llegamos a Bali, nos despedimos de Fran y Jésica y hacemos el largo recorrido hasta Canggu. Hay un tráfico del demonio y ya es de noche (requiere de una concentración total)... pero conseguimos llegar vivos.

Y así terminan estos maravillosos 4 días en Lombok. Lo dicho, Lombok es muchísimo más natural y agradable que Bali, sin ese turismo y ese tráfico que hacen de Bali un lugar difícil. También es verdad que Lombok tampoco es un sitio donde yo viviría, pero para unas vacaciones es muchísimo más tranquilo que Bali.

Me siento enormemente afortunado por la gente que he conocido aquí, como Patri/Alejandra, Fran/Jésica y muy especialmente Sophia. Cuando llegué a Bali todo fue bastante difícil y llegué a sentirme muy solo. Pero gracias a la maravillosa gente que me ha acompañado estos días, me iré con un bonito recuerdo en el corazón.

Y es que van terminando mis días en Bali. Mi vuelo a Singapur es en 5 días, el 27 de Mayo, donde tengo cerrado un House Sitting en un apartamento del centro. 

Pero eso será en un próximo post. ;-)






No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.