Vietnam (Saigon) - Hola Vietnam

sábado, agosto 05, 2017
597 días viajando...
7 días en Saigon...


30 de Julio de 2017...



Por fin estoy en Saigon, montado en un autobús con tumbonas en vez de asientos. Soy el único occidental de todo el autobús.

Selfie con espontáneo incluido
El viaje se hace muy largo y pronto me doy cuenta de que quizá tomarme litro y medio de gazpacho durante el viaje no ha sido la mejor idea en un autobús sin WC.

Cuando ya no puedo más y no parece que vayamos a hacer parada, voy hasta el conductor y le indico de una forma gráfica el problema. Hace gesto señalando el lateral de la carretera y para el autobús ahí mismo. ¿Quién necesita un baño en la inmensidad de las carreteras de Vietnam? Parece que le ha venido bien, porque él también aprovecha la parada.

Mucho más relajado y ligero, seguimos el camino. A la hora de la cena paramos en lo que podríamos considerar un bar de carretera, aunque... es mucho más que eso. 


Por cierto, al bajar del bus el conductor me hace una seña para que me acerque, saca su móvil, escribe algo y me lo enseña. Ha utilizado el Google translator para indicarme que hacemos un brake de 25 minutos. Me parece todo un detalle que se tome la molestia con el único pasajero que no habla vietnamita en el bus. Se lo agradezco con lo único que sé decir en su idioma: "Cam on".

El lugar está lleno de puestos de comida y la verdad es que tengo hambre, pero no veo la forma de hacerme entender y decir que soy vegetariano. Todo lo que veo lleva carne y de un aspecto no muy apetitoso. Y por lo que veo nadie habla ni una palabra de inglés, así que al final me rindo.

Nos ponemos de nuevo en camino y a las 21:15 llegamos por fin a la Estación de Autobuses de Mien Tay. Han sido como 8 horas en bus y 11 desde que salí de la casa de Sara en Camboya.


Desde aquí mi idea es coger un bus local para llegar hasta la casa de mi Couchsurfing, Minh, pero el servicio de buses termina a las 21h.


Nada más bajar del bus me "asalta" un taxista ofreciéndose a llevarme. Le digo a dónde voy y le pregunto que cuánto me cobra. Me dice que 200.000 VND (unos 7,5€). Teniendo en cuenta que estoy a unos 9 kms de mi destino, me parece un precio razonable. Al día siguiente veré que las tarifas para ir al aeropuerto son de unos 160.000 VND (unos 6€), y la distancia es similar, así que se lo podía haber negociado, pero tampoco hay gran diferencia.


Poco después estoy por fin en mi destino, el Language Exchange Coffee House, un café regentado por la maravillosa Minh, quien ha aceptado muy amablemente a acogerme como couchsurfer por unos días.


Como se puede ver, el café es un lugar donde la gente viene a practicar idiomas charlando en inglés, francés, alemán, español, vietnamita, malayo, chino, japonés o coreano.

Al llegar me recibe Minh y Jim, un majísimo viajero sueco que también está alojado por Minh.

Como suele ser habitual en Vietnam (y en Asia en general) la gente vive en el mismo edificio en el que tiene el negocio. Minh vive en el primer piso, y en las dos aulas que tiene en el segundo piso nos alojamos Jim y yo. Ésta es la mía:


31 de julio de 2017...

Al dia siguiente me doy una vuelta por Saigón. La ciudad es bastante caótica y está dominada por las motos.


Para el almuerzo, Jim se ha ofrecido a cocinar algo típicamente sueco: albóndigas con puré de patatas. En mi caso, claro, me como sólo el puré, que está riquísimo. Comemos juntos Jim, Minh, Hung (uno de los empleados de Minh) y yo.

Por la noche Minh se ofrece llevarnos a Búi Vién, la famosa calle de los Backpackers de Saigon, que por la noche se convierte en el lugar de marcha de la ciudad. Jim no se anima, pero yo ni lo dudo.

Uno de los bares es el Crazy Girls cuya actividad está mucho más centrada en la calle que dentro del local.



1 de agosto de 2017...


El martes me doy una vuelta por el centro, donde visito el famoso Notre-Dame de Saigon...


La Oficina de Correos, que está justo al lado, donde pregunto el coste de mandar parte de mi equipaje a Hanoi, con vistas a hacer el mototrip mucho más ligero...

El Teatro de la Ópera...

El Ayuntamiento con la estatua de Ho Chi Minh delante...


El Mercado Ben Thanh, lleno de colorido y olores...


El Skydeck, al que no subo por no pagar la entrada. Sigo en economía de guerra y evito las turistadas al máximo...


Publicidad de Heineken al otro lado del río...


Me fascina la arquitectura de la ciudad...



2 de agosto de 2017...


El miércoles soy yo el que se ofrece a cocinar. Minh me lleva a un súper cercano para hacer la compra. He decidido hacer tortilla de patatas/boniatos y ensalada mediterránea. Así que compro patatas, boniatos (sweet potatos), cebollas, lechuga, tomates, zanahorias, remolacha, aceite de oliva...


Ya sé que lo de poner boniato en la tortilla no es muy ortodoxo, pero a mí me encanta el sabor que le da, y el boniato tienen bastantes más propiedades que la patata.


Yo me pongo con las tortillas, mientras Minh y Hung lavan y preparan los elementos de la ensalada. Le pido a Jim si puede poner su cámara para grabar toda la preparación.



Como se han apuntado algunos amigos de Minh a comer, he hecho 2 tortillas y una ensalada grande. Por fortuna la sarten era buena y han quedado más que aceptables, y lo que es mejor... ¡les encanta! Todo desaparece en cuestión de minutos! Aunque antes hay sesión de fotos, claro.




Por la noche Minh se ofrece a llevarme a comer un auténtico Pho. Vamos en su moto, conduciendo ella, pero basta recorrer 10 metros para que se dé cuenta de que peso demasiado para ir de paquete, así que me deja conducir a mí. Me ofrece algo que lleva todo el mundo aquí cuando va en moto... una mascarilla.


Me lleva a cenar a uno de los mejores y más baratos restaurantes de Pho de Saigon, el Phở Hòa Pasteur




Me como un pho vegetariano enorme por 30.000 VND (1,12€).




3 de agosto de 2017...


El jueves es el día que dejo mi couchsurfing y me cambio a un hotelillo en el centro. Lo he encontrado por Booking y, según llego, veo que he acertado plenamete. Está una zona de callejuelas del centro que no puede tener más encanto.




Se trata del Install Dream Hostel, donde el primero que nos recibe es el gato de la casa.


Los dueños son una familia que son pura amabilidad, un matrimonio con un hijo pequeño. Le digo al padre que necesito una moto para ir a por mis cosas y para recoger a Mer mañana al aeropuerto. Y ocurre algo muy típico aquí, y es que sea lo que sea lo que les pidas, lo tienen... o no, pero te lo consiguen. En este caso me dice que él me alquila una moto por 100.000 VND (3,73€), más barato que lo que he visto por ahí. Se lo acepto, y me lleva a la peluquería de al lado, donde veo cómo les da algo de dinero a la dueña y cogemos su moto. Así, sin más, sin papeles, ni fianza, ni ID, ni nada...

Con ella me vuelvo a la casa de Minh para recoger mis cosas y despedirme de todos. De Minh, de Jim...




...y de Hung.



Con la moto alquilada me vuelvo para el centro. Es todo un reto conducir por las calles de Saigon. No hay reglas, apenas hay semáforos... es la ley del más grande. El vehículo más grande tiene preferencia sobre el pequeño, y ahí la moto es el último mono. Los coches o camiones giran o se te cruzan sin mirar, es tu problema. Así que hay que ir con mil ojos. Y la densidad de tráfico es brutal, especialmente de motos. Los cruces son como los famosos vídeos en que no te explicas cómo nadie choca pero al final todos pasan.

Para comer me doy una vuelta por la zona y acabo en un restaurante vegetariano, el Com Chay Liên Hurong (aquí los nombres son como para acordarse), donde me pido un Pho y un arroz negro.




Por la tarde me doy una vuelta por el centro. Hay obras por todas partes, pero la ciudad resulta fascinante.





Esto es Búi Viên, la calle de los backpackers donde estuve tomando algo con Minh la otra noche. 



Aunque lo mejor son las callejuelas del centro.



Me sigue fascinando lo del cableado en Asia...



Por la noche conozco a Miriam, una irlandesa que lleva tiempo viviendo aquí dando clases de inglés. También ha vivido en México y en Corea del Sur. Lo más interesante es que tiene un amigo en Hoi An que es guía turístico y que quizá pueda conseguirme una moto allí.


4 de agosto de 2017...


El viernes por la mañana es, por fin, el día que llega desde Madrid mi amiga Mer para hacer juntos un mototrip hacia el norte, hasta Hanoi. Con la moto que alquilé ayer, me voy para el Aeropuerto a buscarla. Llegar hasta el aparcamiento de motos del Aeropuerto es todo un record. No hay ni una sola indicación en inglés.


Cuando llega Mer y ve que vamos a ir en moto, no se lo cree. Es toda una experiencia que tu primer contacto con Vietnam sea adentrarte en la ciudad en moto.

Una vez en el centro, nos dedicamos a pasear por sus calles y fotografiar todo lo fotografiable. 




Las callejuelas del centro, donde tenemos el hotel, son lo mejor de Saigon, ya que todo el mundo hace la vida en la calle y sientes que casi estás dentro de las casas.




Foto de Mer


Foto de Mer
Paramos a tomar café en un localillo donde nos atiende una chica nicaragüense. Por cierto... el café de Vietnam es de los mejores cafés que he probado, con un sabor muy dulzón e intenso.


Camino al Museo de la Guerra, caemos como novatos en la trampa de un vendedor de cocos, que haciendo la broma de dejarme llevar su carga... 


Foto de Mer

...cuando nos queremos dar cuenta ya nos ha abierto un par de cocos y me pide 150.000 VND (6,60€), le digo que ni de coña y le doy 100.000 (3,70€) y se va contento. Sigue siendo muchísimo más de lo que se paga por un agua de coco.

El Museo de la Guerra resulta interesante pero es bastante más pequeño de lo que esperábamos. Y me llama la atención en una cosa. Hasta ahora siempre que había visitado un museo similar, solían ser un recuerdo de los horrores de la guerra (en ambos bandos) y una canto a la paz. Aquí hay claramente un acto de denuncia de los horrores que cometieron los americanos y con un punto de revanchismo. De hecho, el museo se llamaba antes Museum of Chinese and American War Crimes.




Aquí están algunas de las minas que los americanos sembraron por todo el territorio. 

Actualmente, más de 40 años después del final del conflicto, las minas siguen matando a la población a un ritmo de 5 personas al día. (Según la fuente que consultes, la cifra varía entre un centenar y 1.500 muertos al año).

De hecho recomiendan no circular por lugares rurales no transitados habitualmente. Buena recomendación para nuestro mototrip.


Para comer, optamos por el sitio más local que encontramos. De hecho no es ni siquiera un local, es una callejuela que han cubierto con unas lonas y donde han instalado una cocina y unas mesas. 


Foto de Mer


Foto de Mer


Vídeo de Mer

La comida nos sale por 130.000 VND (4,84€) los dos.


Seguimos el paseo por Saigon. Lo de hacer vida en la calle llega al extremo de que hay hasta barberías en las aceras.



Foto de Mer
Hacemos una parada para el famoso café Propaganda


Foto de Mer





Foto de Mer

Esta callejuela de enfrente es la que lleva a nuestro hotel.



Foto de Mer

Para cenar vamos al Thao Nhi, donde tienen cervezas de medio litro por 10.000 VND (0,37€).



Foto de Mer





5 de agosto de 2017...

Último día en Saigón. Día de lluvia. Lo aprovechamos para dar una vuelta por las callejuelas del centro.



Y desayunar, claro.



Después de desayunar vamos a la oficina de correos. Para no hacer el mototrip muy cargados, he decidido enviar por correo gran parte de mi equipaje a Hanoi. He contactado a través del grupo de Facebook "Españoles en Vietnam" con Álvaro, un jugador de fútbol profesional y maravillosa persona que me hace el favor de recibir el paquete y guardármelo hasta que llegue a finales de mes.



Para comer nos asomamos por el Food Market que hay al lado del hotel, pero que resulta ser poco vegetariano.



Así que al final nos vamos a uno de los minúsculos locales que hay por las callejuelas donde se come infinitamente mejor e infinitamente más barato.





Por la noche decidimos probar el famoso Ben Thanh Street Food Market de Saigon.



Que, como suele pasar con todo lo turístico, resulta un poco agobiante y caro, pero tiene cierto encanto.




Y así termina nuestra estancia en Saigon.


Cuentas...

Como estamos a fin de mes, toca ver las cuentas de Julio, mi segundo y último mes de housesitting en Camboya.


  • TRANSPORTE:             
    • Bus:                                  15,32€
    • Taxi:                                 16,79€
    • Moto:                                  6,42€
    • Gasolina:                              8,02€
    • SUBTOTAL:                             46,55€
  • COMIDA:   
    • Comer fuera:                          43,40€
    • Comprar comida:                      132,67€
    • Cafés:                                53,26€
    • Bebidas:                              53,30€
    • SUBTOTAL:                            282,63€
  • OTROS:
    • Ropa                                   2,57€
    • Electricidad:                         91,33€
    • Entradas Museo:                        6,85€
    • Farmacia:                              1,84€
    • Visado Vietnam:                       23,59€
    • Conexión Internet:                    11,60€
    • Jabón:                                 0,86€
    • SUBTOTAL:                            138,64€
  • TOTAL:                                   467,80€
El mes de julio ha sido un poco más gastoso que el mes pasado, porque en éste he contabilizado los gastos de electricidad de ambos meses.... y ha sido un palo. El Housesitting de Camboya no incluía la luz, es decir, tenía que pagar por la electricidad que usara, y ha sido sorprendentemente caro. Lo más sorprendente es que julio ha sido más caro que junio a pesar de que no usé ni un solo día el A/A. En cualquier caso sigue siendo un gasto razonable.

Mis saldos mensuales quedan, pues, tal que así:

  • DIC'15:             345€
  • ENE'16: 393-19 =    374€
  • FEB'16:             387€
  • MAR'16: 468-290 =   178€
  • ABR'16: 301-39 =    262€
  • MAY'16:             880€
  • JUN'16: 925-12 =    913€
  • JUL'16: 765-30 =    735€
  • AGO'16: 602-507 =    95€
  • SEP'16: 864-641 =   223€
  • OCT'16:           1.090€
  • NOV'16: 753-506 =   -47€
  • DIC'16: 1178-1027=  121€
  • ENE'17: 760-1529 = -769€
  • FEB'17: 768-276 =   492€
  • MAR'17: 1052-106 =  946€
  • ABR'17818-67 =    751€
  • MAY'171326 =    1.326€
  • JUN'17: 328 =       328€
  • JUL'17: 468 =       468€
  • TOTAL:            9.098€
  • MEDIA MENSUAL:      455€

Planes...

Y así nos despedimos de Saigon (Ho Chi Minh), la capital del sur de Vietnam. Mañana, 6 de agosto, tomaremos un vuelo para Hoi An donde empezará nuestra aventura de tratar de comprar una moto e ir con ella hasta Hanoi (hacer Saigon - Hanoi era demasiado para sólo 3 semanas). Es todo un reto que me emociona y asusta a partes iguales. Nunca sabes qué tal puede salir algo así. Pero me he leído unos cuantos blogs de gente que ya lo ha hecho y tengo bastante claro cómo hacerlo.


La próxima vez que publique en este blog será cuando ya haya acabado el mototrip, pero iré poniendo adelantos en mi Instagram y en mi Página de Facebook. Así que...

...seguidme!!




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.