Vietnam (Hoi An) - Hoi An, punto de partida del mototrip

lunes, agosto 07, 2017
599 días viajando...
2 días en Hoi An...


Antes de publicar el largo post con nuestro mototrip por Vietnam, voy a dedicar un minipost a nuestra visita a Hoi An, justo antes de cumplir mis 600 días viajando!


La mañana del día 5 de agosto nos despedimos del Install Dream Homestay, donde tan bien nos han tratado, nos despedimos también de su gato, procurando no despertarle...


...y cogemos el bus para el Aeropuerto. 


El vuelo es muy corto y, en nada, ya vemos Da Nang, la ciudad cercana a Hoi An que alberga el aeropuerto.

De Da Nang a Hoi An hay casi una hora en coche. Decidimos, un poco a lo loco, probar el autostop a ver si encontramos quien nos lleve.

Foto de Mer
La verdad es que Asia es bastante más complicada que Australia o Nueva Zelanda para hacer autostop. Sólo paran taxistas pidiéndonos unos 250.000 VDN (9,20 €) por llevarnos. Como hace un calor de muerte y la cosa tiene mala pinta, al final negocio con uno de ellos (que vuelve a pasar para ver si nos lo hemos pensando mejor) y nos lo deja en 150.000 VND (5,50 €), y aceptamos.

De esta manera por fin llegamos a nuestro alojamiento conseguido por Booking, el Chau Lam Homestay, donde nos reciben con estusiasmo, especialmente la pequeña de la familia, que quiere hacer alarde de su estupendo inglés. 

Lo primero que necesitamos es... comer. El dueño del hotel se ofrece muy amablemente (toda la familia son maravillosos) a llevarme a un restaurante vegetariano que hay muy cerca, donde compro 3 de los platos que ofrecen a 18.000 VNC (0,66 €) cada uno y dos cervezas. En total 80.000 VND (casi 3€).


Me llevo la comida al hotel, donde le dueño nos deja unos boles y palillos para comer. Así da gusto.


El alojamiento está un poco apartado de la ciudad, pero resulta casi una ventaja, por su tranquilidad.

Por la noche le alquilamos una moto al dueño del Homestay (90.000 VND = 3,30 €) y nos damos una vuelta por la Ancient Town de Hoi An, que es famosa por su decoración con farolillos.


Y la verdad es que han sido muy listos. Se han propuesto que todo un barrio sea estéticamente precioso (algo nada habitual en las ciudades vietnamitas)... con la idea de atraer turistas para que consuman en los numerosísimos comercios que hay en la zona.

Foto de Mer
Y vaya si lo han conseguido. Es tal el número de turistas que se llega a hacer muy agobiante.

Las orillas del río están llenas de niños que venden velas para que las eches al río.

Foto de Mer
Y, por supuesto, paseos en barca.

Foto de Mer

Al final buscamos un rincón tranquilo donde desconectar de tantas multitudes.


Foto de Mer
A la mañana siguiente desayunamos en el homestay. Me tiene entusiasmado el café vietnamita, no sólo por sus sofisticadas cafeteras de uso individual, sino también por su maravilloso sabor dulzón.

Su preparación es gota a gota...


Y pan con tortilla... francesa, claro, que se note que Vietnam es una ex-colonia.


Por la mañana hemos quedado con Tri, el guía vietnamita, amigo de Miriam, la irlandesa que conocí en Saigon. Nos lleva hasta un taller donde ha localizado una moto que nos puede interesar. Éste es el taller...

...y ésta es la moto.

Es una (fake) Honda Win Sufat de 110cc. Es el modelo más típico que llevan por aquí los Backpackers que recorren el país. Tiene algunas cosas que no funcionan, como el botón de arranque, los intermitentes, etc... Pero tiene grandes ventajas, como el portaequipajes, con sitio en los laterales, y que le funcionen bien las luces, cosas que no suele ser habitual. Así que toca negociar...


...probar la moto, por supuesto...



...y al final consigo que me la dejen, con todo arreglado y con cambio de aceite, por 210 USD (175 €). Un chollo.


Así que poco después... ya es nuestra. La bautizamos como "Bia" (cerveza en vietnamita).


Foto de Mer
Para hacerme a ella nos damos una vuelta por los alrededores.



Paramos para comer en un sitio que nos ha recomiendado Tri. 

La verdad es que Tri se ha portado maravillosamente con nosotros, consiguiéndonos la moto y dándonos algunas indicaciones, como este lugar para comer muy local (como nos gusta a nosotros), o unas pozas para bañarnos en el camino que tomaremos mañana, y todo sin pedirnos nada a cambio.


Así que si vais por Hoi An, y necesitáis un guía, contactad con Tri, guía turístico, porque es de absoluta confianza.


Comemos lo que nos ponen (aunque consigo hacerle entender que no me ponga carne): Unos fideos con verduras, gambas y unos huevos pequeños de origen misterioso, pero que están buenísimos.



Foto de Mer
A destacar las sillas y pupitres para niños de primaria que ponen aquí casi siempre para comer.


Foto de Mer
Y la tarde decidimos pasarla en la playa de Hoi An, que es especialmente grande y agradable.

Por la noche nos volvemos a dar una vuelta por el Ancient Town.




Y cenamos frente al río.


Y así termina nuestra estancia en Hoi An.


Mañana empieza nuestro mototrip por Vietnam. El único plan es estar el 24 de agosto en Hanoi, todo lo demás... lo iremos viendo por el camino. Es nuestra primera experiencia en un mototrip tan largo (ya hice algunos cortos por Indonesia y fueron geniales), por lo que estamos muy emocionados y nerviosos!


Tenemos muy presentes las palabras que nos ha dicho Tri esta tarde. Nos ha dicho que con nuestra actitud tan abierta y amable hacia todo el mundo, nos será muy fácil todo. Y ésa es nuestra idea, intentar integrarnos y adaptarnos todo lo que podamos a la vida local, huyendo todo lo posible de lo turístico. 


¡A ver qué tal se nos da!


Próximo episodio...


...el mototrip por Vietnam.





No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.