New Zealand (Darfield) - Últimos días en Darfield

698 días viajando...
27 días en Darfield...



En el capítulo anterior conté como habían sido mis dos primeras semanas en Darfield y en éste voy a contar mi dos últimas.

Mis días se reparten entre:

1) Max

Mi prioridad sigue siendo cuidar y mimar a Max, que está cada vez más spoiled y me pide mimos constantemente.




Y también ha descubierto lo bien que se duerme en mi cama y no se me separa en toda la noche.


2) Currar

Creo que ya comenté que me había salido un curro online para ser el Administrador de Sistemas de una empresa tecnológica de Vietnam. Pues ya he empezado con ello, así que dedico una buena parte del día a sentarme delante de mi portátil, eso sí, en buena compañía.


Y la verdad es que es genial tener una pequeña fuente de ingresos que me permita no tener que hacer HelpX, ya que, en los últimos tiempos, me estaba costando encontrar experiencias HelpX positivas. De esta manera puedo centrarme mucho más en hacer Housesittings, lo que me da muchísima más libertad.


3) Ver series

Me he tragado enterita la segunda temporada de Movidas Rarunas (Stranger Things), que me ha decepcionado bastante, porque no deja de ser una copia casi calcada de la primera temporada, pero sabiendo lo que pasa. En la primera al menos tenías la emoción de no saber lo que estaba pasando. Ahora debería llamarse Things I Already Know.

Eso sí, me declaro fan del personaje de Dustin, que se convierte por derecho propio en casi protagonista de la temporada. 

Y ya voy por la tercera temporada de The Sopranos, que me tiene totalmente enganchado. Es muy curioso ver como la serie va tomando forma en los primeros capítulos (da la impresión de que la empezaron sin saber muy bien por dónde tirar) hasta encontrar un punto perfecto entre el humor negro y el biopic. Los actores están todos maravillosos, Incluso algunos que son casi caricaturas, pero que se les perdona. Y James Gandolfini está absolutamente genial en su papel de capo de la mafia entre profundo e infantil, cuestionándose constantemente su vida.


4) Escalada

Alex me ha llevado a un par de sitios para practicar la escalada en roca. Sólo lo había hecho una vez en mi vida, en La Pedriza, hace años, y ha sido toda una experiencia.... y todo un reto!

El sábado, 4 de noviembre, fuimos al risco de Holmes Bay, muy cerca de Pigeon Bay, donde hemos quedado con unos amigos de Alex, también escaladores.


Dejamos los coches en Little Pigeon Bay Rd, desde donde hay que andar un poco hasta el risco.


Es un lugar para escalada tradicional en grietas, que es la modalidad favorita de Alex...



En cambio para mí es un sufrimiento. No estoy nada habituado a grietas y se me dan fatal.


Pero al final, con empeño y esfuerzo...


El domingo, 5 de noviembre, vamos a Lyttelton Rock, cerca de Lyttelton. Un risco no tan basado en grietas que para mí es más manejable.

Desde donde dejamos el coche, hay unas vistas magníficas de Lyttelton.


Hay que andar un poco hasta los riscos.


La primera pared que subimos es condenadamente alta. La más alta que he escalado nunca. Pero para Álex es muy fácil.




Pero a mí no sólo me cuesta un mundo encontrar la forma de hacerlo, sino que además subo bastante acojonado. Por mucho que vayas asegurado, la altura acojona un huevo.

Luego hacemos un par de paredes más.


La verdad es que me encanta la escalda, pero siento que necesitaría hacerlo mucho más a menudo para poder estar lo suficientemente entrenado como para disfrutarlo más.


5) Finde en la West Coast

Durante mi último finde en Darfield, hago una escapada a la West Coast con Alex, su hija Zoe y su amiga Nirvana, donde vamos a través del famoso Arthur's Pass.


Concretamente nos vamos al Punakaiki Beach Camp, un camping especialmente chulo que está entre Hokitika y Westport.


Llegamos casi de noche, así que montamos rápidamente las tiendas antes de que anochezca.


Y ya por la mañana puede apreciarse lo espectacular del lugar.


Y el día lo dedicamos a recorrer la zona y bañarnos en el río congelado.




Volvemos al camping a la hora del lunch y conocemos a Payton, una niña japonesa que se lo pasa bomba haciéndose selfies conmigo.


Y el domingo lo dedicamos a visitar los Pancake Rocks, unas formaciones rocosas que, debido a la erosión del mar, cogen la forma de pancakes.


La erosión del agua también forma lo que llaman los Blowholes.




Y finalmente volvemos para Christchurch, parando en un curioso café del camino.



6) Dejar la casa

Y mis últimos días en Darfield los dedico a cortar el césped, arreglar el jardín, limpiar y recoger la casa para dejarla muy presentable para la vuelta de Sebastian...

...y despedirme de Max, claro.


Y así, finalmente, el 14 de noviembre por la mañana, me despido de la casa.


Han sido 4 semanas muy interesantes. Por un lado he podido disfrutar de una estancia larga en un lugar agradable y poder así re-establecer un poco mis rutinas.

Pero por otra parte, haber conocido a la maravillosa Alex ha sido algo increíble y me ha permitido vivir experiencias que, de otro modo, hubiera sido imposible.

Me quedan pocos días en Christchurch, y después...

...Australia!!


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.