Australia (Melbourne) - Housesitting en Thornbury

772 días viajando... 
201 días en Melbourne...


El 19 de enero terminó mi housesitting en Coburg. Esa noche me acoge mi gran amiga Becky en su casa de Collingwood y, al día siguiente por la mañana, ya estoy en mi nuevo housesitting de una semana en Thornbury.

Cuando llego, la familia está terminando de empaquetarlo todo para irse de camping.


La casa es una típica casa de los suburbs de Melbourne, de una planta, pero especialmente luminosa y con encanto. Hay muy buena energía en esta familia.


Y la que será mi habitación es una pequeña maravilla.


En este caso me toca cuidar de Shep...


...Ash y (ay, no me acuerdo del nombre)...


...la familia de Nemo...


...y... ¡Swig!


Pues sí, esta vez tengo todo un zoológico. Mi rutina de la mañana (después de mi sesión de yoga en el patio y desayuno) es llevar a Shep al Mayer Park, un parque cercano a la casa, donde puede correr a sus anchas.


Shep es buenísimo con la pelota. Sólo hay que fijarse en su mirada de concentración cuando está esperando a que se la lance. No existe nada más en el mundo en ese momento.


Va a por la pelota disparado, la devuelve corriendo y sin rechistar... y vuelta a empezar. Podría tirarse horas así.

Lo siguiente es dar de comer a los peces, a los conejos (que son una auténtica monada)...


...y al lagarto. Esto tiene todo un proceso, ya que Swig come grillos vivos rebozados en calcio. Tal y como suena.



Y poco más.

La semana pasa rápido, haciendo mis repartos de comida y tal, y lo más reseñable es una quedada que hacemos en El Chato Tapas, el restaurante español de Thornbury, para celebrar el cumple de Emily. Allí me encuentro de nuevo con Conchita y Bruno...


...con el inigualable Jose (esta vez detrás de la barra)...




En cuanto a planes futuros... ya tengo mi billete a Nepal para el día 20 de febrero. Eso quiere decir que cuando termine mi housesitting aquí el 27 de enero, me quedan 3 semanas en Melbourne... y aún no he encontrado dónde pasarlas. He intentado varios housesittings, pero no ha habido suerte, así que en mis últimos días, a la desesperada, empiezo a buscar couchsurfing para tener dónde dormir mientras busco algo más definitivo.

Una de las personas que contacto es Pascale, una mujer Suiza muy interesante, que me dice que no puede alojarme en este momento, pero que le encantaría conocerme.

Al final me acepta Emma en su casa de Albert Park, un suburb justo al lado de la playa. Será todo un cambio, ya que nunca he vivido por esa zona. Al menos no dormiré en la calle.

Pascale me ofrece quedar conmigo para comer el día que dejo la casa de Thornbury y llevarme luego hasta Albert Park en su coche. La verdad es que me hace el favor de mi vida, porque voy bastante cargado entre mis cosas, la comida que me sobra y la bici...

...pero eso será en el próximo capítulo.


En general mi estancia en Melbourne está siendo muy tranquila. Mucho yoga, mucha comida sana, mucha (muchísima) bicicleta con Uber y mucha quedada con amigos.

Está bien una etapa así justo antes de la aventura que me espera en Nepal.



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.