Tres años viajando

lunes, diciembre 17, 2018

1096 días viajando...


¡3 años!

Ni en las previsiones más optimistas de mis amigos (ni en las mías, lo confieso), nadie apostó a que yo aguantaría más de año y medio viajando. Y aquí estoy, habiendo superado el doble!

3 años desde ese 17 de diciembre de 2015 en que dejé Madrid con una mochila (bueno, dos. Las mismas que llevo ahora), un billete de sólo ida a Australia, una reserva en un HelpX en Tasmania, muchas ganas y mucho miedo.

3 años en lo que he visitado ya 15 países, algunos de ellos varias veces.


3 años de aprendizaje, gente maravillosa, experiencias de todo tipo... 

3 años que, en suma, se han convertido ya en una forma de vida.

Así que quiero publicar este post (ya se ha convertido en una tradición) para hacer un resumen de lo que han sido estos 3 años de viaje.



En mi primer día de viaje, aquel 17 de diciembre de 2015, publiqué un breve post explicando el por qué había decidido irme de viaje y cómo pensaba hacerlo. Es interesante leerlo ahora, 3 años después.




Un año después, el 17 de diciembre de 2016, publiqué un extenso post explicando con detalle cómo había sido ese primer año de viaje, dónde había estado y qué había significado a nivel de experiencias y aprendizaje.




Y el 17 de diciembre de 2017 publiqué otro post donde hablaba de ese segundo año.


Así que voy a dedicar este post a hablar de lo que ha sido este tercer año viajando por el mundo.


¿Y dónde has estado?

Puesssss.....

Dic 2017 - Feb 2018: Melbourne (Australia) 

Cuando publiqué el post de "2 Años Viajando" estaba en un housesitting en Coburg (Melbourne, Australia), donde pasé las Navidades con mis amigos de allá, especialmente Jolu y Conchita.


Aquí estamos todos, incluidos los dos perretes que estoy cuidando esos días. Winston y Albert.

Para pasar la Nochevieja, nos ponemos de acuerdo Jolu, su novia Emily, Conchita, Bruno y yo (junto con mis dos perrretes y el perro de Emily), para pillar una casa de AirBnB cerca de Phillip Island y pasamos una de las mejores Nocheviejas que recuerdo, de excursiones, piscina, comida, bebida, charlas y buen rollo.



El 19 de enero se me acaba mi housesitting en Coburg, pero tengo otro housesitting de una semana en Thornbury, otro barrio de Melbourne, en una preciosa casa con un precioso perrete, Shep, incansable perseguidor de pelotas.



Cuando se me acaba este housesitting, me paso los últimos días en Melbourne de Oca en Oca, ya que me es imposible encontrar otro housesitting al que ir. Así que recurro al couchsurfing y consigo alojamiento por 5 días con Emma y su perro Jack en Albert Park, un barrio de Melbourne pegado a la playa. Ahí dedico mi tiempo a repartir comida con UberEats y a pasear a Jack.


Tras el couchsurfing, paso una noche en casa de Louise, la madre de mi amiga Sara (la que fue mi couchsurfer en Madrid y la primera que me habló de Melbourne) y cuya madre resulta que vive en Albert Park a solo dos manzanas de la casa de Emma. Así que esa noche les cocino un risotto a Louise y a la hermana de Sara...


...y duermo en el sofá en compañía de su cariñosísimo gato Sebastian.


Mi siguiente hospedaje es en el barrio de Preston, en casa de mi amiga Jean, de las primeras personas que conocí en Melbourne cuando llegué al principio de mi viaje. Y allí me reencuentro con su perita Bessy.


Al final siempre estoy rodeado de mascotas, aunque no haga housesitting.

El día 5 de febrero de 2018 consigo un HelpX en casa de Tao y Megan de dos semanas en el barrio de North Fitzroy...


...lo que me permite tener un lugar en el que terminar mis días en Melbourne.


Feb - Mar 2018: Kathmandu (Nepal)

El 20 de febrero de 2018 vuelo a Kathmandu, la capital de Nepal, para hacer un Workaway en una especie de refugio de perros


Foto de Julie
Allí conozco a Julie, una enfermera francesa que acaba de empezar su propio viaje por el mundo sin fecha de regreso. 


A los 3 días de llegar, tenemos una mala experiencia con los hosts del lugar y Julie y yo decidimos marcharnos a The Sparkling Turtle Backpackers Hostel.


Desde cuya azotea hay unas vistas impresionantes de Kathmandu.


Tenemos la suerte de que nuestra estancia en la ciudad coincide con el Holi Festival, uno de los festivales más famosos de Nepal.



Mi idea al venir a Nepal era recorrerlo en moto, pero no estaba muy convencido de hacerlo solo, así que le propongo a Julie que se venga conmigo y ella acepta encantada. 


Mar 2018: Patan (Nepal)

Así que le compro la moto a Pol, un catalán que conocí por Facebook, y con ella nos vamos el 2 de marzo de 2018 Julie y yo hasta Patan como primera etapa de nuestro mototrip. Pero la experiencia resulta desastrosa. La moto que me ha vendido Pol está en terribles condiciones y, además, tiene matrícula de la India y no tiene permiso para circular por Nepal. Así que optamos por renunciar a ella y pasamos 3 noches en Patan mientras intentamos conseguir una nueva moto.



Mar 2018: Mototrip (Nepal)

Finalmente optamos por alquilar una moto decente y nos hacemos nuestro mototrip por Nepal del 5 al 27 de marzo de 2018.


Foto de Julie

Foto de Espontáneo


El mototrip resulta una experiencia única para conocer el verdadero Nepal, más allá de Pokhara y los circuitos del Himalaya. Y Julie es una persona con la que es muy fácil viajar, convirtiendo este mototrip en una experiencia muy especial.


Mar - Abr 2018: Kathmandu (Nepal)

Del 27 de marzo al 3 de abril pasamos nuestros últimos días en Kathmandu planeando nuestro siguiente destino.



Abr 2018: Kuala Lumpur (Malasia)

Julie me comenta que le han aceptado en un Workaway en un refugio de animales en Pekan (Malasia) y me ofrece irme con ella. Yo acepto encantado, claro. El 3 de abril de 2018 volamos a Kuala Lumpur, donde pasamos 3 noches conociendo la capital.



Abr 2018: Pekan (Malasia)

El 6 de abril de 2018 tomamos un bus hasta nuestro nuevo destino, el refugio de animales de Pekan, donde pasamos dos maravillosa semanas cuidando a los animales (la mayoría gatos)...




...y con nuestro host, Luke, una maravillosa persona que se desvive por dar un hogar a todos a pesar de sus pocos recursos.



Abr 2018: Kuala Lumpur (Malasia)

El 21 de abril de 2018 nos vamos Julie y yo de nuevo a Kuala Lumpur para despedirnos. Ella pasará un tiempo más en el refugio y luego seguirá su viaje por Asia, y yo voy a pasar una temporada en España.

Foto de Julie


Abr 2018: Singapur (Singapur)

Mi vuelo a Madrid hace escala de una noche en Singapur.



Abr-Jun 2018: Madrid (España)

Y llego a Madrid el 24 de abril de 2018 en lo que es mi segunda visita a "casa" desde que empecé mi viaje. Nada más llegar me compro una moto y paso 2 meses trabajando para UberEats...


...ahorrando, quedando con amigos y familia y disfrutando de mi ciudad.



Incluso tengo tiempo (y la suerte) de rodar un anuncio de cerveza.




Pero uno de mis planes al venir a España, era aprovechar para hacerme un mototrip por el norte, ahora que he descubierto lo fácil que es hacerse un mototrip de larga duración.


Jun - Jul 2018: Mototrip (España)

El 27 de junio de 2018, cargo mi moto con mi mochila y una tienda de campaña, y empiezo mi mototrip por el norte de España yendo hacia Portugal y sin más planes que seguir más o menos la costa. Al final serán 4 semanas y 4.474 kms.





Jul - Ago 2018: Madrid (España)

Termino mi mototrip el 24 de julio de 2018 y paso un último mes en Madrid despidiéndome de todos y recogiendo mi apartamento que he mantenido durante los primeros 2 años y medio de viaje, pero que ahora he decidido dejar definitivamente. Con este gesto me convierto oficialmente en un nómada sin hogar.



Ago 2018: Londres (Reino Unido)

Mi siguiente destino es un housesitting en Bahamas, pero decido tomarme con calma mi viaje hasta allá y hacerlo con escalas largas. El 22 de agosto de 2018 dejo Madrid para pasar 2 noches en Londres.

Foto de Espontáneo

Ago 2018: Toronto (Canadá)

Y el 24 de agosto de 2018 cruzo el Atlántico para pasar 3 noches en Toronto.



Ago - Sep 2018: Nassau (Bahamas)

Y el 27 de agosto de 2018 llego por fin a la ciudad de Nassau, en la isla de New Providence en Bahamas, para hacer un housesitting de un mes.


Con mis 3 perros: Chester, Effi y Sherman...


...y mis 3 gatos: Paris, Ping Pong y Mudpie.



Sep - Oct 2018: San Gerardo (Costa Rica)

El 29 de septiembre de 2018 vuelo de Bahamas a San José de Costa Rica. Allí cojo un bus para ir a mi destino final, el pueblecito de San Gerardo, donde tengo un housesitting de un mes, el primer housesitting sin animales que me ha tocado hacer.


Durante mis primeros días aquí y gracias a los contactos de Pedro, un español que lleva media vida por estas tierras, consigo comprar una moto a alguien local, lo que me da muchísima libertad de movimientos.


San Gerardo está justo al lado de la entrada del Parque Nacional del Chirripó, que es uno de los accesos al Cerro Chirripó de 3.820m. Es demasiada tentación, así que el día 22 de octubre de 2018 inicio la subida al Cerro Chirripó que culmirará en la madrugada del día siguiente, cuando consigo hacer cima en compañía de Yesenia, una americana que me encuentro por el camino.




Oct 2018: Atenas (Costa Rica)

El 26 de octubre de 2018 termino mi housesitting en San Gerardo, pero Beth, mi host, me ofrece su casa de Atenas por unos días más. Así que los últimos días de octubre los paso en su casa de Atenas.



Nov 2018: Mototrip (Costa Rica)

El 29 de octubre de 2018 llega mi amiga Mer desde Madrid para acompañarme durante dos semanas en un Mototrip por Costa Rica, como ya hicimos el año pasado en nuestro Mototrip por Vietnam.


Foto de Mer

Y vuelve a ser una experiencia increíble. La mejor manera de conocer un país es, sin duda, recorrero en moto. Y Mer es la mejor compañía posible para hacerlo. Eso sin contar con sus maravillosas fotos. 

Foto de Mer
Mer se vuelve a Madrid el 11 de noviembre de 2018, pero decido quedarme un par de semanas más de Roadtrip por Costa Rica.




Nov - Dic 2018: Tlalpan (México)

El 27 de noviembre de 2018 vuelo de Costa Rica a Ciudad de México para pasar 3 semanas en Tlalpan, un de sus barrios de la zona sur, en casa de mi amiga Renata, cuidando de sus dos gatos Peluso y Burbuja.




Dic 2018: Desierto de los Leones (México)

Y el 15 de diciembre de 2018 me mudo a un housesitting en el Desierto de los Leones, un bosque muy cercano a Ciudad de México.

Y aquí es donde, 2 días después de llegar, el 17 de diciembre de 2018, cumplo mis 3 años viajando.



¿Y cuales son mis planes ahora?

Pasaré 3 semanas en esta casa cuidando de los 4 perros y 2 gatos, y después seguiré un tiempo más por México. Me quedé muy sorprendido al llegar y ver que México es el único país en el que he estado en que te dan una visa on-arrival de turista gratuita de 6 meses. Lo normal en todas partes ha sido siempre 3. Así que tengo tiempo de sobra. 

¿Y después de México?

Mi plan es ir hacia el norte según vaya entrando el verano. Mi ideal sería hacer USA y Canadá por la costa oeste y llegar hasta Alaska. Y lo ideal-ideal sería poder hacerlo en una furgoneta de mi propiedad. A ver si es posible. Estoy en ello.

Pero sé que quiero seguir viajando durante bastante tiempo más.


¿Y cuánto cuesta viajar como lo hago?

Mi media de gastos se está manteniendo bastante estable.

  • DIC'15:              345€    (Media: 345€)
  • ENE'16: 393-19 =     374€    (Media: 360€) 
  • FEB'16:              387€    (Media: 369€) 
  • MAR'16: 468-290 =    178€    (Media: 321€) 
  • ABR'16: 301-39 =     262€    (Media: 309€) 
  • MAY'16:              880€    (Media: 404€) 
  • JUN'16: 925-12 =     913€    (Media: 477€) 
  • JUL'16: 765-30 =     735€    (Media: 509€) 
  • AGO'16: 602-507 =     95€    (Media: 463€) 
  • SEP'16: 864-641 =    223€    (Media: 439€) 
  • OCT'16:            1.090€    (Media: 498€) 
  • NOV'16: 706-753 =    -47€    (Media: 453€) 
  • DIC'16: 1178-1057=   121€    (Media: 427€) 
  • ENE'17: 760-1529 =  -769€    (Media: 342€) 
  • FEB'17: 768-276 =    492€    (Media: 352€) 
  • MAR'17: 1052-106 =   946€    (Media: 389€) 
  • ABR'17: 818-67 =     751€    (Media: 410€) 
  • MAY'17:            1.326€    (Media: 461€) 
  • JUN'17:              328€    (Media: 454€) 
  • JUL'17:              468€    (Media: 455€) 
  • AGO'17:              986€    (Media: 480€) 
  • SEP'17: 658-677 =    -19€    (Media: 458€) 
  • OCT'17: 780-408 =    372€    (Media: 454€) 
  • NOV'17:            1.373€    (Media: 492€) 
  • DIC'17: 1402-618 =   784€    (Media: 504€) 
  • ENE'18: 597-790 =   -193€    (Media: 477€) 
  • FEB'18: 751-806 =    -55€    (Media: 457€) 
  • MAR'18: 533-63 =     470€    (Media: 458€) 
  • ABR'18: 2121-20 =  2.101€    (Media: 514€) 
  • MAY'18: 1018-988 =    30€    (Media: 498€) 
  • JUN'18: 866-1187 =  -321€    (Media: 472€) 
  • JUL'18: 753-306 =    447€    (Media: 471€) 
  • AGO'18: 1497-185 = 1.312€    (Media: 497€) 
  • SEP'18: 777-900 =   -123€    (Media: 478€)
  • OCT'18: 1313-43 =  1.270€    (Media: 501€)
  • NOV'18: 1115-485 =   630€    (Media: 505€)
  • TOTAL:            18.162€ 
  • MEDIA MENSUAL:       505€ 

Hace un año estaba en una media de gasto de 497€ y ahora estoy en 505€. Poca diferencia.

Así que, en los tres años que llevo viajando, llevo:
  • Gastos:   31.964€ 
  • Ingresos: 12.802€ 
  • Saldo:    18.162€ 
Casi 32.000€ de gastos, que se compensan en parte con unos 12.800€ de ingresos en todo tipo de curros que he ido pillando por el camino. 

¿Y de dónde salen los algo más de 18.000€ que faltan?

Pues esos salen de mi proyectos online y otras fuentes de financiación. ;-)


¿Y cómo va el aprendizaje?

Despùés de 3 años, el viajar ya se ha convertido por completo en una forma de vida. Todavía hay nervios y algunos miedos cada vez que voy a un lugar nuevo, pero cada vez me manejo con más soltura antes los retos y las novedades. 

Es especialmente interesante saltar con frecuencia de países subdesarrollados a países del primerísimo mundo. Es brutal darse cuenta hasta qué punto nuestro entorno moldea nuestra mentalidad. Un día estás en un país donde la gente lucha por tener lo justo para sobrevivir, pero se les ve felices y con una generosidad desbordante. Al día siguiente saltas a un país donde la gente se esfuerza en mostrar una sofisticación, un estatus y una forma de vida ostentosa que, visto desde donde vengo, resulta terriblemente ridícula. Y, curiosamente, mucha de esta gente son tremendamente individualistas, egoístas... e infelices. 

La riqueza y la comodidad no sólo no dan la felicidad, sino que, en mucho casos, produce depresión, puesto que te roba las metas de tu vida.

Para mí, una de las grandes maravillas de este viaje ha sido quitarme por completo de encima el estrés y las preocupaciones. Incluso este año decidí dejar el piso que tenía alquilado en el centro de Madrid por quitarme una de mis últimas cargas. La sensación de desarraigo fue sorprendente. Por primera vez en mi vida no tengo una "dirección", no tengo una base, no tengo dónde volver. Pero esto también me ha producido una sensación de ligereza difícil de explicar. Entiendo que no es para todo el mundo. La mayoría de las personas con las que lo hablo me dicen que ellos no se ven capaces de carecer de una base. Y es que es algo natural en nuestra especia, especialmente para las mujeres, la necesidad del nido. Pero una vez que rompes esa barrera de necesitar un "territorio", es cuando realmente empiezas a volar.

Así que no sólo me he quitado el estrés, también hago ejercicio a diario (yoga), como extremadamente sano, casi siempre lo que yo mismo cocino, siempre a partir de productos de mercado, nada de comida procesada, lo que me lleva a sentirme especialmente saludable.

Esto me lleva a otro punto interesante. No soy un turista gastronómico. Muchísimos viajeros que conozco, lo que más les interesa es conocer la gastronomía de cada lugar. A mí me da algo de curiosidad y algo pruebo, pero por lo general prefiero comer a mi manera y mis comidas, hechas a partir de lo que compro en los mercados, eso sí. Es muchísimo más barato y mucho más sano.

Y cada vez más me voy dando más cuenta de lo poco que me interesa lo turístico. Cada vez que me dicen...

     - Si estás aquí tienes que ir a ver esto!!

...sistemáticamente me dejo una pasta, me decepciona y me parece poco interesante. 

En cambio disfruto mil veces cuando un grupo de gente local me invitan a una quedada y puedo integrarme con ellos. A mí me vale estar un mes haciendo housesitting, viviendo en un vecindario que puede ser el menos turístico del mundo (de hecho, cuanto menos turístico mucho mejor), y simplemente... vivir allí. Ir a comprar al mercado del barrio, conocer al vecindario... integrarme. Eso es con lo que más disfruto. Por eso cada vez hago menos caso a las recomendaciones que me dan, la verdad, y simplemente... vivo.

Otra de mis reflexiones de este año es que habiendo tanto sitios maravillosos en el mundo, es curioso como muchas veces nos conformamos en vivir un lugar incómodo, que no nos hace felices, porque nos da miedo el cambio o nos da pereza el esfuerzo de cambiar. 

El miedo y la pereza son las dos únicas cosas que nos impiden alcanzar nuestras metas.

Si en algún momento decido establecerme (y ese momento llegará, por supuesto) hay muchos sitios en los que me encantaría quedarme (va a ser difícil elegir), pero también hay muchísimos sitios donde no viviría ni loco. Y de nuevo vuelvo a pensar que, siendo libres, decidimos no serlo y atarnos a cosas, lugares y personas que no nos hacen felices, en vez de volar.

No paro de conocer expatriados viviendo en supuestos paraísos turísticos donde un día llegaron y se quedaron pensando que sería el lugar perfecto para vivir, pero que ahora, años después, cuando descubren que no hay paraísos (y mucho menos turísticos), lo único que hacen es quejarte de la forma de vida y la gente local.

Todo eso ha sido un poco mi aprendizaje exterior. Mi aprendizaje interior es un camino sin final del que a veces me desvío, pero que realmente disfruto y siento que es el buen camino. 

Cada vez tengo más claro que la felicidad no está en viajar, no está en tener una pareja o una familia, no está en tener mucho dinero, no está en cumplir tus metas, no está en la fama o el éxito. Por mucho que persigas la felicidad no la encontrarás, porque la felicidad está solo dentro de nosotros (sí, es un tópico, pero también una verdad como la copa de un pino). Y el camino interior, ése que nos lleva a conocernos, a explorarnos, a aceptarnos y querernos, a buscar el equilibrio y sentirnos bien con lo que somos y hacemos... ése es el gran viaje. Y hay muchas formas de recorrerlo. Para mí es viajar, aprender de otras formas de ver el mundo y poder estar tiempo conmigo mismo. Pero cada uno encuentra (o no) su camino a su manera. Lo importante es ser consciente de estar en él.


¿Y el futuro?

Pues no voy a decir, como he dicho en posts anteriores, que no me importa el futuro. Confieso que según va pasando el tiempo, algo de miedo al futuro hay. Creo que en parte me he dejado contagiar el miedo de algunos de mis amigos que con frecuencia preguntan aquello de...

     - Tu viaje mola, pero... ¿¿y después??

Es una gran pregunta. Sigo convencido de que será algo que aparecerá en mi camino. Algo que terminará con mis ganas de explorar porque será algo que me apetecerá mucho más.

     - ¿Y qué es?

Pues no tengo ni idea, ya se verá...

...pero será en un lugar maravilloso.





No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.