México (Tulum) - 2 semanas en Tulum


1.152 días viajando...
15 días en Tulum...
7 días en Cancún...

Después de mi viaje por la zona del Yucatán, no tenía muy claro cuál iba a ser mi siguiente destino, pero tenía ganas de conocer la famosa Riviera Maya y mucha gente me había hablado muy bien de Tulum. Sabía que me iba a encontrar con algo bastante turístico, pero también pensé que si quería pasar un tiempo currando, podría ser un bien sitio.


Llegada y alojamiento...

Así que el 26 de febrero de 2019 viajo de Cancún a Tulum. Me horrorizo bastante al comprobar que mi autobús funciona con Windows XP!! 😅


Pero llego sano y salvo.


Y esto es lo primero que veo de Tulum, la avenida principal.


Me dirijo al Hostel que he elegido (pero no reservado) por Internet, el DayTripper Hostel


Pero, para mi sorpresa, me dicen que está al completo. No hay plazas. Y eso que no es temporada alta. Pues nada... a buscar otro.

Elijo otro por Google Maps, pero cuando me estoy dirigiendo a él, paso por delante del Hostel Shéck y me atrae su aspecto. 


Entro a preguntar y veo que vale más o menos lo mismo que los otros (200 MXN, unos 9,20€ por noche) y me da buen rollito, así que decido quedarme. Me dan una cama en una habitación de 20 y tantas literas. Pero dividida por zonas y muy espaciosa.



Y Zazo termina por convencerme.



Veo que Zazo no es excesivamente social. El dueño del lugar me explica que antes era muy amigable con todos los huéspedes, pero según se fue dando cuenta de que al final todo el mundo se iba, optó por mostrarse más distante para no pasarlo mal. Una interesante lección de desapego.

El hostel tiene el desayuno incluido, que cambia cada día, pero que suele ser un pancake o una tortilla... y café, claro.


El resto de comidas me las hago yo en la estupenda cocina que tienen.





Pero el hostel es algo provisional, porque me sale muy caro. Rápidamente busco otras opciones. Estoy a punto de conseguir un par de housesittings, pero se cancelan en el último momento. Una pena.

Lo que sí sale al final es un Workaway en un camping/hostel de curioso nombre, Mi Planta de Naranja Lima, regentado por Pedro, un portugués que lleva bastante tiempo aquí.

Está aún a medio hacer, especialmente lo que será el futuro dormitorio compartido.


Pero tiene una estupenda cocina exterior...


...y tiendas de campaña para los huéspedes. Ésta es la que me deja utilizar gratis a cambio de estar por las mañanas cuidando a los perros y atendiendo a los huéspedes.


Y es que, efectivamente, tiene dos perretes absolutamente encantadores:

Patita...



...y Flaco.



Los perros adoran a Pedro y se pasan el día con él.


En el camping no soy el único helper. También están Olivia, de Gran Bretaña, y Celso y Rebecca, una maravillosa pareja de Brasil con la que hago muy buena amistad.

Una de las tareas que acometemos todos juntos es organizar y limpiar la cocina. Yo propongo poner montones de ganchos para colgar las cosas, porque es la forma más fácil de mantenerla ordenada. Al final queda más que presentable.


En general paso mis días trabajando online, escribiendo el blog, conociendo Tulum y... cocinando, claro. Aquí uno de mis típicos desayunos.



Tulum...

Tulum es probablemente la segunda ciudad más famosa de la Riviera Maya después de Playa del Carmen. Por lo que me cuentan, en los años 80 y 90, Tulum era un destino casi desconocido y era sobre todo visitado y habitado por backpackers y hippies, que formaban una pequeña comunidad en la que todo el mundo se conocía. Pero como suele pasar en estos casos (véase La Playa), todo el mundo quiere ir a un lugar paradisíaco y desconocido, por lo que al final deja de serlo. La popularidad de Tulum creció y con ella el número de visitantes y la mano de obra para trabajar en el sector turismo, multiplicando el número de habitantes en muy poco tiempo. La frase que más oigo en Tulum es la misma que oía en Bali: "Esto ya no es lo que era".

Casi toda la actividad se desarrolla en dos lugares, la avenida principal y la playa, que queda bastante apartada y de la que hablaré más tarde, por eso de contar las cosas de forma ordenada.

El centro de la avenida principal tiene el típico nombre con letras de colores que ya he visto que está en todos los pueblos de México.


Y éste es uno de los extremos de la avenida, su cruce con la Av. Satélite, que es donde estaba mi hostel.


En esta avenida es donde se concentran casi todos los comercios, cafés y restaurantes de precios y productos nada locales.

Pero basta darse un paseo un poco más allá para conocer el verdadero Tulum, el de la gente que vive aquí.



Car Wuash... con dos cojones! 😅


Los de Tulum son unos rebeldes. ¿Que no se puede tirar basura? Pues toma dos tazas.


Si tienes problemas mecánicos, nadie mejor que El Cebollas!


Mi alma animalista/vegetariana no puede con estas cosas... 🙈


Una de las cosas que me encanta de México es la publicidad "artesanal". Los carteles están pintados a mano en los muros. Es de lo más artístico.


Aunque unos se lo curran más que otros...



Enfrente del camping está la Unidad Deportiva de Tulum, que es un gran parque lleno de instalaciones deportivas. 

Me hacen especial gracia la señal de "prohibido perseguir a tus hijos si se te escapan"...


...y la que te explica cómo llegar a la Palapa cuando ya estás en la Palapa.


Pero una de las mejores cosas de Tulum, en mi opinión, es el Street Art.






La Playa de Tulum...

Como ya comentaba, el pueblo de Tulum no da al mar. La playa queda bastante apartada. Eso hace que haya dos núcleos turísticos. El de la ciudad, para los turistas más hippies buscando más locales, fiesta, música y actividades; y el de la playa, basado más en resorts y vida playera.

Para conocer la playa, cojo una de las bicicletas del camping y me voy para allá. Son unos 15-20 minutos de pedaleo. Como suele pasar en México, las playas se supone que son públicas, pero los accesos no siempre lo son. Yo entro por el lado de la Zona Arqueológica.


Al parecer este año hay un enorme problema con el sargazo, las algas que cubren muchas zonas de la playa.


Me doy un paseo hasta el extremo sur de la playa.



Y media vuelta.



Foto de un espontáneo
Parece que hay tormenta a lo lejos.


La playa está bien, pero... es una playa. No le veo nada realmente especial, pero es que en general soy muy poco playero. Y por lo que veo, por aquí sólo hay hoteles y resorts. No me parece una zona especialmente interesante.

A la vuelta, justo cuando entro en la avenida principal, pillo un atardecer espectacular.



Cenotes...

Uno de los días que estoy aquí, mi amiga Beatriz, de Madrid, a quien conozco a través de mi amiga Paola, de Ciudad de México, me invita a visitar un par de cenotes.

Los cenotes son la mayor atracción turística de la península del Yucatán. 

Primero vamos al Cenote Zacil-Ha, que es el único con un precio razonable por la zona. La entrada son 50 MXN (2,30€). Pero una vez allí nos damos cuenta de por qué es tan barato. No deja de ser un agujero en el suelo con una pinta bastante artificial. Y, para colmo, no hay nadie en absoluto.


No ha sido una buena elección, pero, aún así, nos damos un baño, ya que estamos aquí. 

Poco después optamos por ir al Gran Cenote, el más famoso de la zona. La entrada es algo más cara, 180 MXN (8,50€), pero venga, por un día...

El cenote es bastante más espectacular, con unas grutas y rincones muy sorprendentes...



Pero está llenísimo de gente, claro. Esto es la versión mexicana de una piscina española en verano. Al convertirlo en un acontecimiento turístico, el cenote pierde todo su encanto natural. Pero bueno, es lo que hay.


Playa del Carmen y paella con españoles...

Poco después de llegar a Tulum, da la casualidad de que hay una quedada/paellada de Españoles en Playa del Carmen a la que me apunto, claro. Es una buena excusa para conocer Playa del Carmen, probablemente la ciudad más importante o conocida de la Riviera Maya. Así que me cojo el colectivo que va de Tulum a Playa del Carmen y, en menos de una hora, estoy allá.

La ciudad me recibe con música... y lluvia!


Me refugio en Las Quekas, una franquicia de quesadillas.


Pero me escandalizo bastante cuando veo el método que usan para no tener que lavar los platos. ¿De verdad una bolsa de plástico por cada plato que sirven?


Cuando pasa el temporal (las lluvias tropicales son cortas), me voy andando hasta la playa. Aquí la ciudad sí está pegada a la playa.



Llego hasta la playa propiamente dicha.



Luego me doy un paseo por la famosa Quinta Avenida, que es la calle peatonal y más comercial, claro. 

Se dice que México es una ciudad insegura. Yo no lo he visto, pero cuando ves cómo arreglan un cajero, empiezas a creerlo.


Aquí también hay Street Art.


Y finalmente llego al Hostel 3B, en cuya terraza hemos quedado. Paco ha hecho una mega paella de marisco y una más pequeña vegetariana (la que estoy mirando, claro) para los dos vegetarianos que andamos por aquí.

Foto de Paco
Con su alioli y todo.


Hago muy buenas migas con algunos de ellos. Lástima que, al no estar en la misma ciudad, no se da la ocasión de vernos más veces. 

Y ésta es la Quinta Avenida por la noche, que permite hacerse una idea de lo que hace el turismo con una ciudad que, en algún momento, fue un paraíso mágico.



Accidentillo...

La segunda vez que voy a la Playa de Tulum en bici, tengo una caída de lo más tonta. La rueda se me sale de la acera y me voy al suelo. No es nada, porque no iba rápido, pero de alguna manera he debido apoyar mal el hombro, porque al día siguiente me duele horrores. Lo comento porque hablaré de ello en el próximo capítulo.


Intento de Curro...

Lo que me trajo a Tulum fue la idea de que, al ser un lugar turístico, sería fácil conseguir curro y sería un lugar agradable en el que pasar quizá un par de meses ganando algo de dinero.

Pero tardo poco en darme cuenta del error.

Mi primer intento es como camarero en el Restaurante Vegetariano La Hoja Verde... 


...donde se quedan encantados con mi perfil, pero donde me ofrecen 5000 MXN/mes (235€) más propinas por jornada completa 6 días a la semana. 

Flipo un poco, claro, pero pronto me doy cuenta de que México es barato... porque los sueldos son ridículos.

Me ofrecen ocuparme de un puesto de alquiler de patinetes eléctricos desde la apertura al cierre (jornada completa y más), 6 días a la semana, por 1000 MXN/mes (470€). La verdad es que estar pringando todo el día sólo por ese dinero, no me compensa ni de lejos. Gano más con mis trabajos online.

Pero el colmo es cuando contacto con una empresa de informática y me entrevista el dueño, que busca alguien con conocimientos de redes y routers para hacer instalaciones en los hoteles. Es un trabajo de bastante cualificación que necesita alguien con buenos conocimientos informáticos. Una vez que se da cuenta de que domino el tema, se muestra muy interesado en contratarme, pero me ofrece, por jornada completa, 6 días a la semana... 8000 MXN/mes (376€), menos que alquilando patinetes!!

Así que me rindo, está claro que no me compensa para nada la idea de currar en México. Prefiero seguir con mis currillos on-line.


Despedida y Planes...

Así que, al poco de llegar, ya estoy buscando otras opciones. Busco housesitting en USA, pero, de repente, veo algo interesante en el grupo de Facebook de House&Pet Sitting en México. Lee, una americana que vive en México pero que anda de viaje por Europa, escribe un post desesperada porque su actual housesitter se ha marchado y necesita a alguien muy urgentemente para cuidar de su gata Griselda en Maravatío.

Veo que Maravatío es un pequeñísimo pueblo en el estado de Michoacán, bastante lejos de donde estoy ahora y en una zona muy rural. Tengo claro que es lo opuesto a un lugar turístico, pero, después de mi experiencia en Tulum, me atrae la idea de pasar una temporada en un lugar auténtico de México. Lo único que me asusta un poco es que busca a alguien para mes y medio, y me parece demasiado tiempo para un lugar así. Pero finalmente hablo con Lee y me dice que le vale si puedo estar tres semanas (ya tiene a otra persona para las 3 últimas semanas) y que si puedo ir ya mismo, me paga el vuelo.

Así que no me lo pienso demasiado y le digo que sí, El 10 de febrero de 2019 me despido de mis compañeros del camping y de Pedro...


...y me cojo un autobús a Cancún.


El plan es coger el vuelo a Morelia (capital de Michoacán) al día siguiente. Para pasar mi noche en Cancún, vuelvo a recurrir por tercera vez a la más maravillosa familia de couchsurfing que he conocido jamás: Amira, Juancho, Olivia... y Taco!



Que, sin dudarlo ni por un segundo, con esa maravillosa generosidad que tienen, me vuelve a acoger por esa noche en su casa.


Cuentas...

Y ya se ha terminado el mes de enero, así que toca hacer las cuentas. Este mes corresponde a mis últimos días en Ciudad de México, mi vuelo a Cancún, mi viaje con Marta por Yucatán y parte de mi estancia en Tulum.

GASTOS:
  • COMIDA: 
    • Comer fuera:              125,82€
    • Comprar comida:           117,81€
    • Cafés:                     25,50€
    • Zumos:                      6,24€
    • Bebidas:                   61,98€
    • SUBTOTAL:                 337,35€
  • TRANSPORTE: 
    • Avión:                     48,08€
    • Bus:                       52,96€
    • Taxi:                      38,15€
    • Ferry:                      6,91€
    • Bici:                       3,68€
    • Taller:                   387,24€
    • Aparcamiento:               2,54€
    • SUBTOTAL:                 539,56€
    • VIVIENDA:
      • Hotel:                     72,89€
    • OTROS: 
      • Gafas de sol:               4,52€
      • Entradas:                  22,69€
      • Postales:                   3,68€
      • Propina:                    0,90€
      • Higiene:                    6,71€
      • Conexión Internet:          8,75€
      • SUBTOTAL:                  47,25€ 
    • TOTAL:                        997,05€

    Se me ha disparado el gasto este mes porque tuve que pagar parte de la reparación del coche del housesitting del Desierto de los Leones, al que le hice un pequeño roce y no tenían un seguro en condiciones.

    • DIC'15:              345€    (Media: 345€)
    • ENE'16: 393-19 =     374€    (Media: 360€) 
    • FEB'16:              387€    (Media: 369€) 
    • MAR'16: 468-290 =    178€    (Media: 321€) 
    • ABR'16: 301-39 =     262€    (Media: 309€) 
    • MAY'16:              880€    (Media: 404€) 
    • JUN'16: 925-12 =     913€    (Media: 477€) 
    • JUL'16: 765-30 =     735€    (Media: 509€) 
    • AGO'16: 602-507 =     95€    (Media: 463€) 
    • SEP'16: 864-641 =    223€    (Media: 439€) 
    • OCT'16:            1.090€    (Media: 498€) 
    • NOV'16: 706-753 =    -47€    (Media: 453€) 
    • DIC'16: 1178-1057=   121€    (Media: 427€) 
    • ENE'17: 760-1529 =  -769€    (Media: 342€) 
    • FEB'17: 768-276 =    492€    (Media: 352€) 
    • MAR'17: 1052-106 =   946€    (Media: 389€) 
    • ABR'17: 818-67 =     751€    (Media: 410€) 
    • MAY'17:            1.326€    (Media: 461€) 
    • JUN'17:              328€    (Media: 454€) 
    • JUL'17:              468€    (Media: 455€) 
    • AGO'17:              986€    (Media: 480€) 
    • SEP'17: 658-677 =    -19€    (Media: 458€) 
    • OCT'17: 780-408 =    372€    (Media: 454€) 
    • NOV'17:            1.373€    (Media: 492€) 
    • DIC'17: 1402-618 =   784€    (Media: 504€) 
    • ENE'18: 597-790 =   -193€    (Media: 477€) 
    • FEB'18: 751-806 =    -55€    (Media: 457€) 
    • MAR'18: 533-63 =     470€    (Media: 458€) 
    • ABR'18: 2121-20 =  2.101€    (Media: 514€) 
    • MAY'18: 1018-988 =    30€    (Media: 498€) 
    • JUN'18: 866-1187 =  -321€    (Media: 472€) 
    • JUL'18: 753-306 =    447€    (Media: 471€) 
    • AGO'18: 1497-185 = 1.312€    (Media: 497€) 
    • SEP'18: 777-900 =   -123€    (Media: 478€)
    • OCT'18: 1313-43 =  1.270€    (Media: 501€)
    • NOV'18: 1115-485 =   630€    (Media: 505€)
    • DIC'18:              432€    (Media: 500€)
    • ENE'19:              997€    (Media: 513€)
    • TOTAL:            19.501€ 
    • MEDIA MENSUAL:       513€ 

    Así que se me vuelve a disparar la media mensual por encima de los 500€. Ay, madre...


    Conclusiones...

    Mi viaje por México está siendo muy interesante, pero no diría que es mi país favorito de todos los que llevo visitados. Una americana que conocí aquí en Tulum lo resumía muy bien diciendo que la sociedad mexicana (generalizando muchísimo, eh?) es en la superficie muy amable y cordial, pero que debajo hay mucha violencia soterrada (en mi opinión, creo que gran parte de ello se debe a la herencia española). Durante mi estancia en Tulum, no llegué a ver nada, pero supe que hubo innumerables robos con violencia e incluso algunos tiroteos.

    Si a eso le añadimos toda la violencia que trae consigo el narcotráfico (México es la entrada de la droga a USA, el gran consumidor) y un alto nivel de pobreza con sueldos ridículos que hace que muchas personas busquen otro tipo de salidas menos... legales, es una combinación bastante explosiva.

    Pero ya digo que yo no vi esa inseguridad en primera persona. La mayor parte de la violencia o inseguridad afecta a las bandas del narcotráfico, a la clase alta o a los turistas de dinero. Yo, como backpacker, nunca me he sentido inseguro. Pero también es cierto que nadie me animó con la idea de comprarme una moto y recorrer el país... más bien todo lo contrario.

    En cuanto a Tulum, ya lo he comentado más arriba. Creo que como otros muchos paraísos en el mundo, morirá por su propia sobrexplotación. Todos queremos disfrutar de un paraíso exclusivo, sin entender que si vamos todos, deja de serlo.

    Y no sólo lo digo yo. Está mucho mejor explicado en este artículo de la revista Elle:


    Cada vez tengo más claro en este viaje que disfruto mucho más de lugares normales haciendo vida normal, que de lugares turísticos haciendo cosas turísticas. 

    Es por eso que me siento especialmente ilusionado con este cambio de la Riviera Maya a Michoacán....

    ...a ver lo que me encuentro!



    1 comentario:

    1. "mucha violencia soterrada (en mi opinión, creo que gran parte de ello se debe a la herencia española)"

      Ay, pobres españoles, que nos llevamos las culpa de todo lo malo que hemos hecho y lo que no, se nos supone :(

      Me ha hecho gracia el nombre "Mi Planta de Naranja Lima", porque he leído tu post justo cuando acababa un libro del mismo título. Supongo que el camping cogió el nombre de ahí. Por cierto, un libro triste y precioso, me he pegado una jartá de llorar.

      ResponderEliminar

    Con la tecnología de Blogger.