España (Barcelona) - Y me doy una vuelta por Barcelona


1.496 días viajando...
17 días en Barcelona...


El 4 de enero de 2020, muy tempranico, voy a la Glorieta de Marqués de Vadillo para encontrarme con el BlaBlaCar que me llevará a Barcelona. Viaje tranquilo, lleno de niebla.


En realidad el coche me deja en Sant Adrià de Besós, ya que mi destino no es Barcelona. Ahí cojo un tren de cercanías para llegar al que será mi destino...


Vilassar de Mar

Y es que estas dos semanas y pico que pasaré por aquí, voy a estar alojado por mi maravillosa amiga Marta y su familia, en la población de Vilassar de Mar.


Me he venido a ver a Marta, a la que no veía desde que vino a visitarme en mi paso por México, hace justo un año. Y también para preparar y dar la primera de mis charlas, que será aquí, en el Pangea Travel Store de Barcelona.


El apartamento de Marta tiene una terraza con unas vistas increíbles del amanecer sobre el mar...


...que es el lugar perfecto para mi práctica mañanera de yoga.


Y, después de la práctica, Marta prepara estos inolvidables desayunos.


Y es que, como se puede ver, es una inigualable cocinera.


Durante mi tiempo en Vilassar, además de preparar la charla, Marta me lleva a visitar la playa, donde se pueden dar larguísimos paseos, tanto por la mañana...


...como al atardecer.



Otro día me lleva a hacernos la subida al Castell de Burriac, que es eso de ahí arriba.


Es un lugar muy agradable...


...con unas vistas estupendas de Mataró.


Hay que aprovechar para hacerse la foto oficial... bueno, para que Marta me la haga.

Foto de Marta
A la bajada, hacemos una parada de avituallamiento en Font Picant, un merendero de unos amigos de Marta.


Marta trabaja en Vallvidriera, uno de los barrios con mejores vistas de Barcelona.


Y un día voy a hacerle una visita para almorzar con ella y darnos un paseo hasta la Torre de Collserola.


Y también tenemos varias ocasiones de quedar de vinos con sus amigos, en sitios tan estupendos como el Vins i Divins que está en El Masnou.



Barcelona

Pero, claro, también aprovecho mi estancia para visitar una de mis ciudades favoritas del mundo. Para ello cojo el cercanías que me deja justo en Arc de Triomf.


Además, tengo la enorme fortuna de que mi amiga Elena, que vive aquí, me presta su bici para que la use durante toda mi estancia. Aquí se puede ver, en la Plaça de Felip Neri.






Para comer, hago una visita a uno de mis lugares preferidos, el Red Ant, para comerme su increíble ramen vegetariano y beberme su inolvidable IPA de barril.


Y para el café y trabajar un poco con la charla, voy a uno de mis cafés favoritos, El Bornet.


Un café que, como se puede ver, es muy dog-friedly.



La Charla

Y así, poco a poco y agradablemente, llega el día de mi primera charla viajera, el 18 de enero de 2020. Estoy supernervioso, porque me ha sido bastante difícil condensar en hora y media todo lo que quería transmitir. Tengo que aprender a concretar más. Además, ni siquiera estoy seguro de que lo que voy a contar tenga sentido o interés para la gente que pueda venir. 

Para mi sorpresa, viene mucha más gente de la que se había apuntado. Y, también para mi sorpresa, veo un enorme interés en todo lo que cuento, algo que se nota muy especialmente en la ronda de preguntas.

Gracias, Marta, por las estupendas fotos que sacaste.

Foto de Marta
Foto de Marta
Foto de Marta
Ahora toca dar esta misma charla en el Pangea de Madrid, así que poco después, el 21 de enero de 2020 me despido con un "hasta pronto" de Marta y su familia (bueno, de su pequeña Aina se me olvidó despedirme, y aún no me lo ha perdonado)... y me cojo otro BlaBlaCar de vuelta.

Esta vez voy en la furgo donde suele hacer sus giras españolas Sergio Dalma, así que voy de lujo!


En la parada que hacemos para almorzar, es una buena ocasión para ver el frío de muerte que esta haciendo estos días.



Planes

Pues eso, lo dicho, marcho para Madrid para dar la charla en el Pangea Travel Store de allá el 25 de enero de 2020 y quedarme por ahí hasta el 28, día en que iremos unos cuantos amigos a Córdoba...

...pero eso ya es otro capítulo.


Conclusiones

Cuando preparaba la charla, decidí estructurarla en:
  • Introducción
  • El Por Qué
  • El Cómo
  • Aprendizajes
Y es precisamente en ese último apartado donde encontré más problemas. ¿Cómo condensar 4 años de aprendizajes diarios, de reflexiones, conclusiones y millones de preguntas abiertas... en unos pocos minutos de charla?

Me fui a la charla sin tenerlo de todo claro, pero una vez allí, las ideas fueron fluyendo de una forma sorprendente.

Por un lado hablé de la Zona de Confort, un tema que ya desarrollé ampliamente en un post que escribí en Camboya hace más de 2 años, muy enfocado a que la verdadera libertad está en el desapego. Sólo cuando conseguimos desapegarnos de lo material, de la seguridad, de la falsa estabilidad, de las dependencias emocionales... es cuándo podemos empezar a probar el sabor de la magia de la libertad.

Y por otro lado hablé de lo absurdo del patriotismo, de las fronteras, de las etiquetas... que nos empeñamos en encerrarnos en nuestras pequeñas o grandes parcelas (físicas, territoriales, ideológicas...) sin entender que lo único realmente importante son las personas (y los animales, claro) y que sólo como comunidad podemos encontrar la felicidad. Y que por mucho que nos esforcemos en cuidar de nuestra parcela, los problemas son globales y nos acaban salpicando, así que debemos considerar una única parcela, la Tierra, y cuidarla entre todos... y cuidarnos todos.

Y justo estaba reflexionando de qué forma cerrar la charla mientras paseaba cerca del puerto de Barcelona, cuando pasé por delante de un edificio que me dio la respuesta.

Para mí, esto resume lo único importante en mi vida.






No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.